En medio de los festejos por el ascenso de Olivol Mundial a la Liga Uruguaya, el argentino Damián Tintorelli y Emiliano González se acercaron a dialogar con Básquet Total.

Damián Tintorelli

Sobre el objetivo cumplido del equipo dijo: “Muy contento por este gran objetivo cumplido, en lo personal y en lo colectivo. Sobre todo por la alegría de la gente de Olivol, después de cuarenta años, se lo merecen y entrar en la historia del club me deja muy feliz.”

En un año especial, con pandemia incluida  alejado de su familia, pero picando la pelota Tintorelli dijo: “Es impagable lograr el objetivo. Lo único que extraño es no poder disfrutarlo con mi familia, con mi hija y mi señora, que hoy es el cumpleaños así que este regalo es para ella. Pero te repito, esto es impagable, hace tres meses estaba encerrado en mí casa sin saber que iba a pasar. Argentina está pasando un momento muy delicado, siempre estoy pendiente de eso, ahora el básquet allá con el armado de dos pequeñas burbujas quiere volver. Si estaba en mí país hubiera seguido encerrado tres meses más, no se que hubiera hecho. Olivol y Uruguay me regalaron la opción de volver al básquetbol y devolverles eso con este ascenso no tiene precio.”

Tras un golpe en la llave ante Unión Atlética, Tintorelli ha jugado todos los partidos infiltrado: “A pesar de todo la llevo bastante bien, por eso siempre recalco el trabajo de Ale, el profe y de Damián, el kinesiólogo. Nos hemos ido a hoteles para hacer recuperaciones, agua fría/caliente e hidromasajes. Ese trabajo que generalmente no se ve, sin duda es el que nos hace poner bien en cancha y recuperarnos para cada partido”.

El argentino se enamoró del torneo y de un club de barrio: “Es un esfuerzo tremendo de la gente de Olivol, con un trabajo impresionante en el club. Desde que llegué jamás me hicieron faltar nada. El ascenso en escalera tras pasar de tercera al metro y ahora Liga lo hace más especial. Tal vez, no se nota lo que hacen los dirigentes y esto deja en evidencia su gran tarea, tal vez es amateur o un club de barrio, pero siempre con todas las ganas. Ver a esa genta llorar de alegría, de saber que el objetivo principal estaba hecho tras cuarenta años, te repito, es algo que no tiene precio, cuando los ves así te das cuenta lo que de verdad se hizo.”

Sobre el partido Tintorelli mencionó: “En ningún momento nos fuimos de partido, yo salí por la tercera falta en el primer cuarto, pero el equipo siempre estuvo enfocado porque sabía que esto era una final. Aparecieron diferentes tipos de jugadores a lo largo del partido. Y eso los complicó, porque doblaban en el poste bajo, ayudaban en la caída y sobretodo empezamos a meter de tres, el equipo hoy dio muchas variantes en distintos momentos del juego y eso se le hizo difícil al trabajo de Stockolmo.”

Para finalizar habló de Urupan, el rival por el título: “Con Urupan ya nos enfrentamos, tenemos que intentar parar el contragolpe y que no nos corran tanto. Va a ser una linda final.”

Emiliano González

Las primeras palabras de González fueron: “Este es uno de los objetivos que nos trazamos al inicio de la temporada. Nadie del ambiente contaba con nosotros definiendo, solo nosotros creíamos en nosotros. Se dio el primer paso, ahora queremos repetir la idea del año pasado y repitiendo la final con Urupán. A festejar hoy y mañana, porque el lunes hay que meterse en el partido.”

Emiliano y Ángel Varela son dos jugadores que repiten de la DTA y cumplieron la escalera perfecta de subir directo de tercera a primera: “Se disfruta más e incluso pienso que por eso no nos tenían entre los candidatos. Yo me considero un jugador que puede jugar Liga, pero es la realidad, el estar Ángel y yo en el equipo tal vez hizo que no nos tuvieran entre los candidatos, porque no venimos de los clubes chetos, igualmente nosotros confiamos en todo momento y por suerte se nos dio. También reconocer a Sedes, que es parte de esto, desde la DTA.”

Emiliano también se refirió al tercer y decisivo encuentro: “Teníamos que corregir lo que nos había pasado los dos partidos anteriores ante este mismo equipo, nos abrían diferencias de 15 o 20 en el primer tiempo y luego teníamos que remar todo el partido. Hoy terminamos ganando el primer cuarto, esto es básquetbol y puede pasar cualquier cosa, pero sabíamos que la primer parte estaba hecha. Faltando cuatro minutos creo que pensamos que estaba todo resuelto porque los dejamos venirse y ponerse a un solo punto, en ese instante nos habíamos ido del juego, por suerte volvimos a tiempo para ganarlo.”

También habló del triple en la hora que sirvió para igualar la serie: “Es vital, tanto ese como aquel contra Larre para terminar terceros. Diego era la mano más caliente que teníamos y la supimos aprovechar.”

Para finalizar se refirió al duelo final del día lunes y que pase lo que pase Olivol está con la cabeza en alto: “El objetivo está logrado, ahora es por ponerle la corona al ascenso. El año pasado en DTA nos pasó lo mismo, hoy vamos a festejar y el campeonato es un detalle nomas.”