Urupán se mantuvo con vida ganándole en forma contundente a Cordón y forzó un tercer partido, que será a todo o nada por el ascenso el viernes.

Tras la agónica victoria en el primer juego de la serie, el elenco albiceleste llegaba con la oportunidad de ganar y conseguir el tan ansiado ascenso para un histórico de nuestro básquet, esquivo por distintas razones en los últimos años; aunque para ello debía volver a imponerse y barrer la serie ante el duro Urupán, el mejor equipo a lo largo de la primera rueda y con credenciales de sobra mostradas este torneo.
Con ese sentido de urgencia salió a jugarlo la Verde y se notó más que nada en defensa, con una marca al hombre intensa que además le permitió conseguir algunos goles de ataque rápido de Cáffaro y Soto; mientras Cordón en base a rebotes ofensivos se mantuvo cerca liderado por Harrison e incluso pasó con triples de Bartesaghi, aunque el primer cuarto se lo llevó Urupán por mínima, 23-22. Después de mandar rápido a descansar a Cáffaro por faltas, Harrison empezó a agarrar el partido para sí en el segundo chico, pero al toque entre Charquero y Cáceres se acomodaron atrás, para que desde ahí Pomoli pudiera correr la cancha y generar donde más cómodo se siente; los de Yaquinta cerraron mucho mejor la primera mitad al irse al descanso arriba por diez, 43-33 gracias a un 20-11 en el cuarto.
El equipo de Palacios salió al complemento con una defensiva zonal para frenar a Pomoli dándole el triple y decidido a atacar con Paul a Cáffaro, buscando el resultado de casi siempre en ese pareo. El argentino se acomodó más que nada en ofensiva y también Urupán colectivamente, generando que el albiceleste tire demasiados triples y deje de atacar el aro que era donde Cordón tenía su ventaja, ante un rival cargado de faltas. Ambos equipos terminaron el cuarto demasiado jugados al tiro exterior embocando poco, y la importante cuarta personal de Cáffaro antes de cerrar el tercero volvió a encontrar un gran ingreso de Charquero para que el pandense se vaya al último descanso ganando 61-50. Aprovechando el mal momento ofensivo de Cordón en plena sequía, la verde abrió temprano en el último la máxima de quince con una bomba del “Charco”, y la estiró a 19 con la anotación de Cáceres y Wohlwend en lo que parecía sentenciar el juego a falta de cuatro minutos, ante un Cordón que dependía casi exclusivamente de Harrison. Los de Palacios salieron a apretar toda la cancha y con faltas mandar a su rival a la línea para intentar una reacción con poco tiempo, pero ya era tarde y el equipo de Yaquinta no vaciló; cerró el triunfo de manera categórica por 84-64, dejando claro que no sólo está vivo, sino que llegará con mucho viento en la camiseta a buscar el ascenso en el decisivo, tras pisar sin piedad al albiceleste que deja pasar otra oportunidad de oro.

 

 

EL GRITO

¡¡Give me the ball!!

Estaba fea para Cordón en la segunda mitad, no encontraba gol por ningún lado y se le escapaba la chance. Palacios diagramó una jugada que no iba para las manos de Harrison y el foráneo la pidió casi desesperadamente. Lo quería definir él sí o sí, mirá que era el "Charco" no Cáffaro el que te marcaba...

UNO x UNO

CORDÓN

Bartesaghi (4): No transmitió la confianza de siempre. García (2): De una actuación heroica a una noche completamente para el olvido, así es el deporte. ¿Cómo cerrará la serie? Barriola (4): Tuvo sus momentos, pero se cargó de faltas rápido y su equipo lo extrañó. Rojas (6): Levantó, pero no fue suficiente. Importante atacando el rebote ofensivo. Harrison (5): Le volvió a ganar a Cáffaro, pero no pudo saltar el charco. En el cierre las quiere todas, te da y te quita, pero dámelo siempre. Pérez (5): Importante en ataque, no así atrás. Gallo (4): No repitió. Andreoli (5): En poco tiempo, no desentonó. Palacios (4): Se habrá ido muy preocupado. Si no la mete Paul en las que duelen, no hay plan B.

URUPÁN

Wohlwend (8): Enorme partido, letal cuando tiene medio metro de distancia. Pomoli (5): No brilló en el goleo, pero jugó para el equipo. Cuando puede correr Urupán es peligrosísimo. Soto (6): Gran defensa, oportunas bombas en ataque. Cáceres (8): Sus goles siempre están, SIEMPRE. Por si fuera poco, se acomodó bien con Charquero atrás. Cáffaro (3): Otra vez superado. Adelante suma, pero atrás no puede con Harrison y otra vez jugó poco por faltas. Della Mea (5): Defiende y ordena todo. No se ve en la planilla pero es el compañero ideal. Charquero (9): Destacado. Curbelo (5): No desentona nunca. Iriarte y González (-): Poco y nada en juego. Yaquinta (8): Tremenda recuperación, tanto anímica como basquetbolística.

 

VAR

Andrés Bartel, Pablo Graiño y Carlos Peralta (4): Hubo errores, falta de comunicación y hasta demasiado protagonismo de la terna.

_______________________

LO DESTACADO

Otra vez Harrison se imponía sobre Cáffaro, y con facilidad. ¿Ahora cómo lo paramos a Sir Paul? El charco tiene sus años pero no está seco, todavía moja y fue clave dentro de un equipo que jugó notable colectivamente. Se las arregló para frenar al hombre ofensivo de Cordón y hasta metió diez puntos clave. ¿Agustín quién? El charco papá.

EL TAPABOCAS

Muchos no veíamos posible que Urupán tras perder de esa forma pueda recuperarse, fue un golpe muy duro. El murmullo era que esto ya estaba liquidado, pero si el golpe había sido duro antes, esto fue un verdadero mazazo. Enterito de cabeza está Urupán, BTito saluda esa rebeldía, se ve que la psicóloga labura…