Luego de ser superior en los primeros tres cuartos, el albiceleste tuvo que sufrir hasta la última bola, para ganarle a Urupan y quedar a una victoria del ascenso.

En el arranque, el pandense se paró en una zona 2-3. Ambos se tomaban rebotes ofensivos, generando segundas chances. García intentaba contener a Pomoli, mientras que Harrison se ocupaba de Cáceres. Los cortes de Barriola, favorecieron a que Cordón tomara cinco de renta. Nicola lograba sus propias conversiones, sin poder involucrar al resto. Luego del minuto de Yaquinta, Urupan pasó a defender al hombre, con Soto tomando a Brian. Igualmente, no solucionó el mal mayor en los tableros, ya que el fraybentino y el extranjero sacaban petróleo, para que abajo del puente dispusieran de siete de margen en el cierre del cuarto (24 a 17).

El segundo chico inició con Rojas y Gallo sumándose a los anotadores, para que el albiceleste se alejara por nueve. A partir de ese momento, la ciudad industrial tuvo una racha de 6 a 0, producto de Cáceres y Charquero cargando la pintura. La respuesta llegó mediante el tiro exterior, logrando separarse por 11 en el marcador. La bola casi no tenía acceso a la pintura, salvo por tiros marrados. Al número uno de la fase regular no se lo veía cómodo. Cordón aprovechaba la efectividad desde los 6.75, y el mayor peso en la llave con Paul sobre Caffaro. Precisamente, el norteamericano hizo que llegaran al descanso largo 47 a 35.

Para el complemento, Yaquinta buscó intensidad con Curbelo de entrada. Igualmente, el conjunto seguía forzando situaciones. Recién promediando el periodo, logró postear al argentino. Pese a estar bien marcado, abrió su cuenta personal. Por momentos, los de Galicia entraron en la dinámica que planteaba el que necesitaba descontar. Apurando algunas decisiones, la brecha se redujo de 16 a 11. Al escasear otras vías de gol, García sacó la cara con un par de triples al hilo. Entre Rojas y Pérez, se encargaron de mantenerse 14 arriba para ingresar al epílogo (65-51).

En el comienzo del último, Harrison reapareció para otorgar 17 de aire. Rápidamente respondió Urupan, con un 7-0 producto de Soto y Cáceres. Si bien había diferencias entre lo mostrado por unos y otros hasta ese momento (restando 8:20), la decena que los separaba podía inclinar definitivamente la balanza. Los 120 segundos sin goles, indicaban la importancia del momento. Caffaro pudo correr para seguir descontando. Los árbitros tuvieron que parar para secar la cancha. El bloqueo desde la otra orilla del Río de la Plata y el triple de Wohlwend pusieron las cosas a sólo cuatro. Imprecisiones de ambos lados, hasta que García rompió el cero de cinco minutos. Casi en la misma secuencia, reapareció Harrison y el pulpo cometió una antideportiva. Pomoli que no la había metido en todo el segundo tiempo, colocó cuatro consecutivos. Con el libre de Cáceres, el encuentro estaba a tres. Y justamente el base de Pando la puso desde ahí. Igualados en 74 con 1:20 en el electrónico, fue Bartesaghi quien embocó a distancia. Tanto Caffaro como Soto dejaron la mitad de sus libres, siendo mínima la renta albiceleste. Brian no encontró el aro, y con 27 segundos la posesión fue de Urupan. Sin Barriola ni Rojas por quinta, el argentino tuvo la bandeja para pasar, pero falló apenas. Pomoli la peleó con Brian, los árbitros tras revisarla, le dieron otra chance a Pando uno abajo con 13 segundos. Nicola buscó, encontrando a Caffaro suelto a 5 metros del aro. El sub campeón del mundo la metió a tabla para quedar arriba por uno, con 4 segundos. Urupan tenía una falta para dar. Brian García recibió, dejó escapar la chance del triple, yendo a buscar adentro. Se levantó frente a las torres de Pando, y el milagro ocurrió. Boladita, tabla, adentro. Cordón se quedó agónicamente con el primer partido de la serie por 79 a 78.

 

EL GRITO

No pueden jugar 4 tiros por ataque

En el segundo cuarto Urupan se venía, más revoleando el poncho que apegándose al plan. Tiraba de afuera, y la volvía a agarrar para disponer de varias posesiones consecutivas. A lo que Palacios dijo basta y llamó a sus players al orden. El mensaje fue claro, asegurar el rebote propio.

UNO x UNO

URUPAN

Wohlwend (5): Intenso en primera línea, sin los resultados habituales. Importante en el último para empujar y meter. Pomoli (6): Intentó siempre. Es cierto que a veces fue desprolijo. Pero cuando nadie la quería buscó algo distinto. Soto (4): Su principal virtud fue secar a García en el primer tiempo. Del otro lado, poquito y nada. Cáceres (8): Con la inteligencia para ubicarse cerca de donde iba a caer la bola. Goleador del partido, colaboró con Pomoli adelante y estuvo los 40 adentro. Caffaro (4): Tuvo un primer tiempo sin puntos y con un rebote. Cuando batalló con Harrison perdió sistemáticamente. Se puso las pilas en el complemento y casi lo gana. Della Mea (4): Correcto en defensa, prendido en los rebotes. Charquero (4): Entró bien y pudo haber jugado algo más. Curbelo (3): Poco aporte. Yaquinta (4): Si bien el equipo reaccionó en el final, fue más por empuje que planificación o estrategia.

CORDÓN

Bartesaghi (4): No luce y a veces pasa desapercibido. Siempre está enfocado para aportar en el cierre. García (8): El destacado. Barriola (6): De mayor a menor. Arrancó para figura y se fue temprano por faltas. Rojas (5): Interesante doble decena. Agregó triples. A veces perdió en el bloqueo defensivo. Harrison (7): Con carencias atrás y todo su repertorio adelante. Gallo (5): Buenas bombas, mejor conducción. Importante para romper la zona. Pérez (4): Entró bien en los tableros, cuando las cosas se ponían bravas. Andreoli (-): Minutos en el rectángulo. Palacios (7): Ganó la batalla táctica. Impuso condiciones en tres cuartos. Tendrá que corregir lo del final, pero con la alegría de la primera en casa. 

VAR

Diego Borghini, Martín Fernández y Christian Barreiro (6): En un match caliente, no incidieron en el resultado. Incluso, en la bola que revisaron y dejó dudas hasta por TV, su decisión no modificó las cosas.

_______________________

LO DESTACADO

No venía de un gran partido. De hecho, en lo mejor del baile, tenía un apagón producto de la falta de efectividad en su tiro. Pero Brian García en el segundo tiempo apareció. Junto con Harrison terminó arriba entre los anotadores de su equipo (21 para Paul y 17 para Brian). Pero eso son detalles. Lo fundamental es que agarró la última y la definió con éxito.

EL TAPABOCAS

Antes de empezar, se hablaba de que lo complicaban con la zona. Incluso que Yaquinta le había arruinado el ascenso pasado. Lo cierto es que Palacios cerró bocas con el plan de juego en general. Encerró a su rival, con un plantel comprometido. Gran virtud del DT en lo que se vio en cancha. Encima quedó a 40 minutos de algo grande.

Galería de Fotos