Leonardo Mainoldi fue una de las figuras claves del triunfo de Stockolmo que le permitió al equipo del Prado vencer a Sayago y avanzar a semifinales del Metro. Tras el partido, dialogó con Basquet Total.

Sobre la importancia de la victoria comentó que: Quedé exhausto, la verdad estoy cansadísimo, pero muy contento. Por el trabajo que hizo el equipo después de cómo perdimos el primer juego. Ese día quedé en blanco porque tuve mucho que ver en esa jugada del cierre y quedé muy caliente. Quería reivindicarme y llevar al equipo a la siguiente fase después de aquella noche. Ahora estamos en semifinales, donde nos merecíamos estar y estamos a dos victorias de lograr ese objetivo tan esperado por nosotros y por la gente, que nos ha hecho llegar el aliento a través de las redes”.

A la hora de contestar si logró sacarse la espina del primer partido de la serie, contestó: “Yo diría que sí. Aquella noche dormí muy poco, pero después al otro día ya había hecho el duelo. Había que pasar rápido la página porque no teníamos mucho tiempo. Por eso estamos hoy acá también, el equipo hizo un trabajo increíble en el segundo y en el tercer partido. Ahora queda enfrentar a Olviol, que ya le hemos ganado, pero eso no significa nada porque esto es play off. Sabemos que podemos, va a ser durísimo, pero tenemos con qué”.

También habló del balance global de la serie: “Fue durísima. Si bien pudimos haber cerrado mejor el primer juego, la realidad tampoco era lo que se vio en el segundo que sacamos 30 puntos de ventaja. Sabíamos que iba a ser como fue hoy, pero estuvimos tranquilos en momentos oportunos, entraron algunos tiros que antes no entraron y por eso ganamos. El trabajo defensivo del equipo ha sido increíble y ahí estuvo la clave de poder quedarnos con el segundo punto”.

Sobre su propia actuación, dijo que: Me sentí bien, aunque, repito, quedé muerto. Sabíamos que teníamos que parar el pick and roll de ellos, la distribución de juego de (Germán) Silvarrey. Hoy hicimos un gran trabajo en eso porque los dejamos en 62 puntos, estuvimos más lúcidos en defensa”.

También habló de lo que se viene: Olivol Mundial en semifinales. “Primero que nada, a recuperar, y todo lo que se pueda. Pero a Olivol lo hemos visto mucho. Ya quedó lejos aquel partido que les ganamos al inicio del campeonato, pero sabemos que tenemos con qué y hay que dejar todo. Sabemos que estamos a dos victorias del objetivo que nos trazamos hace tres meses, y hay que disfrutar también porque lo que hicimos no es poco, estar entre los mejores cuatro equipos”.

Por último, habló de la progresión de Stockolmo desde el inicio del torneo hasta este momento: “Yo creo que hemos ido de menos a más. Cada derrota después nos sirvió, yo creo que el equipo siempre dio un paso adelante cuando hemos perdido. Metimos una seguidilla de partidos importantes ganados y siempre después de una derrota el equipo jugó mejor al siguiente partido y jamás bajó los brazos como en esta serie. Después de como perdimos el primero, si hubiéramos bajado los brazos, no llegábamos ni al tercer partido”.