Luego de un sufrido triunfo ante Nacional, Básquet Total fue tras la palabra de Dennis Blazina, que la quemó toda ante los albos. Nos comentó sus sensaciones post-partido y como se encuentra el “Pato” en el arranque del torneo.

Pese a que se llevaron el punto y de que llegaron a tener una renta de 15, Blazina reconoce que este no fue un partido fácil.“Ellos tienen un muy buen equipo y con muchos tiradores de tres. También tienen un muy buen contraataque y en el primer tiempo nos hicieron sentir eso, con muchos goles de corridas y prácticamente sin esfuerzo de ellos. En el segundo tiempo nosotros pudimos meterle más energía y bajamos el culo para defender. Le sacamos pudimos sacar la pelota rápida, el cual es uno de sus mejores recursos y logramos llevarnos el punto”.

En este encuentro, tanto él como Álvarez estuvieron destacados en el goleo, pero todos desde el banco pudieron aportar lo suyo.“Cualquiera del equipo puede aportar. Los que juegan, los que no juegan, los que están en el banco, todos están metidos. Cualquiera que le toque entrar va a estar totalmente enfocado en el partido porque la actitud no se negocia en este equipo. Si entrás, tenés que entrar a defender, no importa si no metes ningún punto en la noche. Por suerte esta noche se nos dio a Hernán (Álvarez) y a mí que estuvimos bastante claros, pero la defensa es lo primordial. Si no defendes no podes jugar acá”.

Esta fue su segunda victoria en dos presentaciones. En Villa Biarritz tienen más que claros cual es el objetivo.“Más que preparado. Venimos entrenando desde hace tiempo y nos conocemos todos entre los juveniles y los Sub 23. Antes de la pandemia ya estábamos entrenando, yendo a la sala y juntandonos a tirar. Para mi tenemos un muy buen nivel y estamos para llevarnos el campeonato”.

Siempre con el apoyo del DT en todas las jugadas, Dennis comenta cual es el vínculo que tienen los jugadores con el técnico.“Con Pablo (Ibón) tengo una muy buena relación. Creo que él me tiene mucha confianza a mí y yo le tengo mucha confianza a él. Cada vez que me toque entrar, sea titular o suplente, siempre me da para adelante y siempre me dice que juegue a lo que sé. Primero me dice que defienda, después que vaya al 1×1, que si me queda para tirar que tire. Tanto como a mí como al resto del equipo siempre nos da toda la confianza que necesitamos”.

Con el básquet como denominador común en su familia, el alero comenta que siempre tiene críticas (constructivas o no) de otro entrenador: su padre.“Todas las noches nos dice algo (risas). Siempre que hay partido, sea mío o de cualquiera de mis dos hermanos, es llegar a casa y escuchar el “¿cómo jugaste?¿cómo estuviste?”. Si vio el partido, me hace correcciones y también me “mea” si me tiene que mear. Es un entrenador más, pero en casa”.

Para finalizar dedicó la victoria al club, pero no se quedó ahí nomás y recalcó las aspiraciones del plantel.“Va para Biguá más que nada y esto sigue. Hay que ganar el próximo partido contra Urunday, que está bastante fuerte para poder llevarnos el campeonato”.