Con Manuel Mayora como gran figura, Unión Atlética venció a Olivol Mundial y se puso 1-0 arriba en la serie de cuartos de final.

Por el primer punto de la serie de cuartos de final se enfrentaban Olivol Mundial y Unión Atlética. Los primeros tuvieron un gran Clasificatorio, terminando el mismo en la segunda colocación, lo que les permitió evitar los octavos de final. En dicha instancia, su rival de turno se midió ante Lagomar, equipo al cual vencieron en el tercer y decisivo partido. Estos dos equipos se vieron las caras en la séptima fecha de la fase regular, en lo que fue victoria de los del Brazo Oriental por 69 a 57. Los dirigidos por Martín Sedes presentaron un quinteto titular conformado por Diego Álvarez, Ángel Varela, Emiliano González, Pablo Macanskas y el argentino Damián Tintorelli. Por su parte, los comandados por Fernando Cabrera saltaron a la cancha con Manuel Mayora, Martín Trelles, Felipe Rodríguez, Imanol Asaravicius y el norteamericano Nick Waddell. Los encargados de impartir justicia fueron Gonzalo Salgueiro, Diego Borghini e Ignacio Pérez.

El encuentro disputado en el CEFUBB presentó un inicio bastante equlibrado, en donde se destacaban claramente dos jugadores. En el mundialista Damián Tintorelli, que lastimaba en el poste bajo y desde 45°, mientras que en el conjunto azulgrana sobresalía Manuel Mayora, que anotaba desde más allá de los 6.75 metros y en el codo. Con el correr de los minutos, fueron apareciendo otras vías de gol, como por ejemplo Imanol Asaravicius en la UA y Ángel Varela en el Oli. Los de Nuevo Malvín tenían a un Nick Waddell muy impreciso, errando varios tiros en la pintura y además, realizando tontamente su segunda falta personal sobre el cierre del primer periodo. En el arranque del segundo llegó el momento “doma” de la tarde/noche, en la cual ambos equipos cometían errores constantemente. El ingreso de Felipe García le dio el toque de frescura que le faltaba a los vestidos de amarillo, que se quedaron sin su extranjero, que se cargó de faltas rápidamente. Con Martín Trelles lastimando en el perímetro, más lo que aportaban en el juego interno Waddell y Ottonello, los de la calle Velsen lograron sacar una ventaja de siete puntos en el final de la primera parte.

En el comienzo del complemento, Martín Sedes apostó por una doble base conformada por Álvarez y García, buscando darle al equipo una mayor velocidad y una mayor capacidad anotadora. Entre los dos armadores, anotaron diez puntos, que le daban la posibilidad a Olivol de emparejar las acciones. Cuando su equipo no la pasaba nada bien, apareció en todo su esplendor la figura de Mayora, que atacando el aro y desde cuarta distancia, hacía que Unión mantuviera el liderazgo en el marcador. Precisamente un triple sobre la bocina del tercer cuarto del oriundo de Trouville, le permitía a la UA abrir una renta de nueve tantos (52-43), la máxima del encuentro hasta ese momento. Increíblemente, el entrenador de Olivol Mundial sentó en la banca a García, que venía cumpliendo una gran tarea. No obstante, los de la avenida Millán pudieron concretar una pequeña reacción de la mano de Varela. Sin embargo, entre Trelles, Waddell y Ottonello, se encargaron de sentenciar el juego con puntos en la zona pintada y una buena efectividad en libres. Finalmente, Unión Atlética se quedó con el triunfo por 75 a 65 y de esa manera se puso 1-0 arriba en la serie de cuartos de final.

En el ganador se destacó la actuación de Manuel Mayora, que convirtió 27 puntos y repartió 4 asistencias, seguido por Nick Waddell con 15 tantos y 5 rebotes. Por el lado del perdedor, Ángel Varela finalizó como máximo anotador con 15 unidades.

 

EL GRITO

“Siempre haciendo circo el negro este”

Un allegado de Olivol Mundial se enojó con el entrenador de Unión Atlética, cuando este último realizó una protesta a los jueces. Esa especie de "insulto" de índole racial fue escuchado únicamente por las personas cercanas a este señor, por lo tanto, no pasó nada. Sin embargo, minutos después, le dijo alguna cosita a los árbitros y esta vez, no lo salvó nadie. Se le acercó Salgueiro y lo invitó amablemente a retirarse. Como sucede en el 95% de los casos cuando los partidos se juegan con público, el hombre se fue, pero al ratito volvió a ingresar.

UNO x UNO

OLIVOL MUNDIAL

Álvarez (4): En gran parte del partido brilló por su ausencia. Intentó alguna cosita en el complemento, pero sin mucho éxito. Es muy probable que esta noche tenga pesadillas con Mayora. Varela (5): Su primer tiempo era para un 2, hizo prácticamente todo mal. En la segunda mitad mejoró su rendimiento y terminó siendo de lo poco rescatable en el mundialista. González (2): Se le adelantó un par de semanas Halloween. Partido terrorífico para el 🐅. Macanskas (3): Otro de flojísima performance. Se dedicó más a discutir con los jueces que a jugar. Tintorelli (4): No logró pesar en la pintura. Por varios momentos, se vio superado por un Waddell que tampoco fue gran cosa. García (7): Por destrozo el mejor en Olivol. Desde el banco aportó intensidad defensiva y gol exterior. Para entender el motivo por el cual su entrenador lo sacó de la cancha, habría que realizar un curso intensivo en Harvard. Alonso (4): El rato que estuvo en el rectángulo no aportó demasiado. Erró un penal insólito sin golero. Sedes (3): Su equipo entró bastante dormido en defensa, con desatenciones que se pagan caro en los playoffs. Inentendible el tiempo que tuvo sentado en el banco a Feli García.

UNIÓN ATLÉTICA

Mayora (9): El Destacado. Su mejor actuación individual llegó el día señalado. Tiene cada vez más aceitado el lanzamiento de cuarta distancia. Trelles (7): Hoy fue más importante en la generación para sus compañeros que en la culminación de las jugadas. La última vez que erró un libre en el clutch fue en un partido de cadetes. Rodríguez (6): Gran trabajo atrás, adelante no estuvo fino con el tiro exterior. Asaravicius (4): El más flojito en la UA. Sí le pusiera el entusiasmo que mete en TikTok estaría jugando en el Baskonia. Waddell (7): Fue de menos a más. En la segunda mitad aprovechó la ausencia de Tintorelli. Igualmente, si el objetivo de Unión es el ascenso Nick debe ser más desnivelante en ataque. Ottonello (8): Excelente trabajo del “Baldosa”, siendo importante tanto en ataque como en defensa. Para BTito fue el MVP del partido. Ambrosoni (-): Escasos segundos. Cabrera (7): Hoy salieron todos los hechizos. Dominó todo el juego a su rival, ganando la batalla táctica, sobre todo gracias al buen rendimiento defensivo de su equipo.

VAR

Gonzalo Salgueiro, Diego Borghini e Ignacio Pérez (6): Buen trabajo en líneas generales. Algún error puntual, pero nada que haya influido en el resultado del partido.

_______________________

LO DESTACADO

Los grandes jugadores suelen ser aquellos que en el momento señalado sacan a relucir toda su jerarquía. En el partido más importante del año para Unión Atlética, Manuel Mayora asumió ese rol y lideró a su equipo en el triunfo ante Olivol Mundial. El base fue determinante en el primer cuarto a la hora de abrir la primera ventaja. Durante gran parte del partido se dedicó a controlar los tiempos, para volver a aparecer en epílogo del match. Con libres y lanzamientos a 45° se encargó de sentenciar el juego a favor de los de la calle Velsen. El número 9 terminó el partido con 27 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias y ni un segundo de descanso.

EL TAPABOCAS

Muchas veces se dice que desde la defensa se ganan los campeonatos. Todo equipo que tenga como objetivo pelear por cosas importantes debe tener en su plantel a un especialista en ese rubro. En Unión Atlética ese jugador es sin lugar a dudas Sebastián Ottonello. El popular “Baldosa” entró en el segundo cuarto y no salió más. El oriundo de Larrañaga realizó un gran trabajo en defensa, bajando rebotes, poniendo tapas e intimidando a los hombres de Olivol Mundial que atacaban el aro. Como si esto fuera poco, en el otro costado de la cancha, el número 13 se transformó en uno de los goleadores de los de Nuevo Malvín por detrás de Mayora. Al retirarse de la cancha, lo estaba esperando BTito para hacerle entrega del tapaboca. Bueno, no tendremos el mejor premio del mundo, pero nos cuidamos entre todos.