Unión Atlética derrotó a Lagomar y cerró su pasaje a cuartos de final. Martín Trelles volvió a ser determinante para el triunfo, terminado el partido habló con Básquet Total.

Las primeras sensaciones de Trelles tras el objetivo de pasar fueron: “Sabíamos que iba a ser un rival duro, ellos nos ganaron muy bien el primer partido, nos pusieron en jaque teniendo nosotros la ventaja deportiva, por eso la responsabilidad estaba de nuestro lado. Hicimos un buen juego en todas las líneas, ajustamos bien la defensa porque el partido pasado nos habían lastimado mucho en la pintura y el pick central con Perdomo para sacar el resultado que vinimos a buscar”.

Consultado por donde pasó la clave del partido dijo: “El partido pasado no corrimos la cancha, hicimos creo que solo 4 puntos de corrida, hoy sí pudimos y se noto. Mejoramos la fluidez ofensiva, hasta ahora no hemos podido meter a Nick mucho en el juego. El partido lo comenzamos a sacar con las rotaciones defensivas, ellos con Chaine abajo hacen mucho daño y nos veíamos obligados constantemente a tener que doblar. Ajustamos esas rotaciones y eso terminó siendo vital para ganar”.

Lagomar perdió a Martín Perdomo que abandonó la cancha descalificado, consultado sobre como se sintió la UA ante esa situación favorable dijo: “Como todo uruguayo, cuando se siente diezmado saca el plus que tiene guardado. No nos relajamos con la salida del gatito, además ellos se nos vinieron, se pusieron a un punto. No nos desesperamos y fuimos más inteligentes para sacar nuevamente la ventaja”.

Unión Atlética deberá enfrentar a Olivol Mundial, la UA sabe que no parte como favorito, pero esto es básquetbol: “Vamos a tratar de pelear todos los partidos, es real que Olivol es el favorito porque nos están esperando, han tenido más tiempo para prepararse y descansar. Para nosotros es un alivio pasar los playoffs y vamos a ir con todas nuestras armas. Ningún esquipo en este torneo tiene nada que perder, si ajustamos atrás podemos ser muy peligrosos”.

Para finalizar Trelles habló sobre el estado físico tras jugar cada 48 horas y lo que puede o no influir en la serie ante el mundialista: “Uno está cansado, pero en realidad es la parte más bonita porque jugas más y entrenas un poco menos (risas), pero se hace con placer, si bien la seguidilla te deja cansado hacemos todos los trabajos preventivos y de recuperación para llegar de la manera más optima a cada juego”.