Hebraica venció a Aguada 95 a 44 en la sexta fecha de la Liga Femenina de Básquetbol aprovechando al máximo su plantel más extenso.

Pars el inicio del partido, Adrián Infantini eligió empezar con Melanie Komarek, Romina Bello, Rocío Roveta, Nadia Hernández y Diamond Richardson. Por otra parte, Luis Pierri mandó la cancha por el conjunto macabeo a Joaquina Gregorio, Victoria Pereyra, Martina Mariño, Daiana Cartró y Ana Paz.

Desde el inicio del partido, Hebraica mostró mejor juego y trató de pelota, aprovechando cada oportunidad que encontraba para atacar el aro rival. Aguada a penas logró encontrar algún tiro forzado y abrió el marcador por libres de su extranjera, pero no soluciones en defensa o ataque. Los primeros diez minutos se fueron con ventaja macabea por 28 a 4.

En el segundo cuarto, las aguateras encontraron algo más de claridad ofensiva, sobre todo de la mano de Richardson. Sin embargo, los aportes goleadores de Jessica Da Costa y Joaquina Gregorio impidieron que se acercaran en el marcador. Hebraica encontrando mucho gol en su banca se fue al descanso largo con un marcador favorable de 56 a 18.

El tercer cuarto comenzó mostrando lo mejor del conjunto aguatero. Defensa más organizada y con su foránea más suelta en ataque. A pesar de que las rojiverdes lideraran el cuarto durante grandes pasajes, la rotación de las macabeas siguió trayendo unidades e intensidad defensiva para que la distancia se siga aumentando. Ambos equipos se fueron al último descanso con el marcador 74 a 32 para Hebraica.

El último cuarto sobró, pero lo aprovechó Macabi para darle más rodaje a su banco y también buscando darle más minutos de competencia a su extranjera, Paz. Infantini también cerró con gran parte de su segunda unidad en cancha, con la inclusión de Hernández, quien terminó siendo de las figuras más destacadas en el cierre. El marcador final terminó siendo de 95 a 44 a favor de las macabeas.

LO DESTACADO

Una de las grandes virtudes que tuvo Hebraica fue el de contar con un banco que le permitió tener mantener piernas frescas y manos calientes en ofensiva. Esto le permitió mantener intensidad en la defensa arriba y mucha hambre de gol de sus ingresos que sintieron el juego cómo uno apretado. De los 95 puntos del conjunto macabeo, 41 vinieron del banco de suplentes. Una vez más, Macabi demostró la plata que tiene en el banco y en la extensión de su plantel busca seguir sumando unidades.