Foto: Instagram @MLBPH

Luego de un sufrido triunfo ante Urunday Universitario, Básquet Total tuvo un mano a mano con Guillermo Souza, figura y goleador del Rojo de Pocitos.

Pese a la victoria, el cotejo comenzó bastante complicado para los de la calle Chucarro: “Empezamos medios desconcentrados, un poco mal en defensa y permitimos muchos triples. Un par de minutos de Pablo (Morales) y con alguna que otra puteada pudimos meterle cabeza y sacamos adelante el partido”.

Precisamente sobre qué les comentó el entrenador en los tiempos muertos, el alero manifestó: “Él nos pidió intensidad y empezar de a poco. Primero teníamos que tener una buena defensa para después tener un buen ataque y así sucesivamente para ir descontando de a poco”.

Pese a estar parados varios meses por la pandemia, el club ha abierto sus puertas y los chicos pueden entrenar con bastante regularidad: “Venimos entrenando bastante y por suerte tenemos muchos días a la semana para practicar. Ahora de a poco se están reintegrando jugadores de Metro como “Tati” Fernández, que hizo un muy buen torneo con Danubio y que le suman calidad al equipo”.  

Consultado sobre las aspiraciones en cuanto al torneo, Guillermo fue muy concreto: “Intentaremos llegar lo más alto que se pueda. Vamos a dejar todo en la cancha para poder pelear el campeonato”.

Pese a su jóven edad, el alero lleva casi toda su vida con la camiseta roja pegada al cuerpo y quiere ir más allá: “Yo soy de las formativas del club y estoy acá desde los 4 años. Me siento muy cómodo, esto es como una familia. Es mi club desde pendejo y lo llevo muy adentro de mi corazón. Quiero empezar desde abajo para ver hasta dónde se puede llegar”.

Para finalizar, terminó dedicando este punto a sus seres queridos: “Este triunfo va para mi familia y para mis compañeros, que se lo merecen”.