Peñarol volvió a la categoría Sub-23 y de la mano de una gran defensa e intensidad vapuleo al actual campeón. El argentino Nahuel Amichetti fue una de las tantas figuras y habló con Básquet Total.

Las sensaciones tras mucho tiempo sin jugar y luego de un gran triunfo fueron: “Es un alivio gigante volver a jugar. Es sacarse una presión de encima luego de estar mucho tiempo en casa sin saber que va a pasar es muy duro, teniendo en cuenta que trato de vivir de esto. Estoy muy contento con el partido de todos, volver y jugar así. Ganar así da gusto”.

Consultado por donde pasó la clave y el gran ritmo que impuso el carbonero Amichetti fue contundente: “Le ganamos a Malvín. No era cualquier otro equipo o los nombres que puedan tener, el rival siempre fue Malvín y ganarle al actual campeón en el primer partido, con el contexto de pandemia que vivimos no podemos pedir mucho más y se logró con buena diferencia de puntos. A partir de la defensa se nos abrió el aro, pudimos correr y al ser un equipo muy dinámico nos favoreció. Nos hicieron solo 53 puntos, eso resume todo. Somos 12 compañeros, todos podemos entrar y tener buenos minutos. Este es un equipo donde no hay titulares ni suplentes, lo cual hace que sea más competitivo y tengamos más aire. Es un gran grupo con chicos de muy buena leche.”

Peñarol sorprendió con dos internos improvisados, pero que jugaron muy bien en el poste bajo y se abren para tirar de tres con grandes porcentajes, uno de ellos es Nahuel: “Con Marcos (Geller) somos los dos que entramos de titulares y ninguno es un pívot. Podemos realizar esa tarea sin problema, pero nuestro rol principal es ser el ala-pívot, Marcos también se puede abrir y ser más alero. Entonces todo eso nos da una polifuncionalidad enorme y no solo nosotros dos, el resto de los perimetrales del equipo pueden jugar en las tres posiciones, hay mucha variante. Pero eso no nos tiene que cegar, falta muchísimo y tenemos que trabajar duro.”

El oriundo de Estudiantes de la Plata contó su sentir en el Carbonero: “Desde el primer día la gente ha sido 100 puntos conmigo, no 10 porque me quedo corto. Estoy muy feliz, me tienen como un hijo de la casa, vengo de un club de fútbol como Estudiantes de la Plata, ellos fueron los que me criaron y formaron. Conozco como se maneja el club de futbol con el básquet y le agradezco a la dirigencia que le den bola a este deporte.”

Además el argentino dejó muy claro por donde va la participación del manya en el torneo: “Vamos a dar pelea, el nombre Peñarol te obliga a pelear lo que estés jugando sea cual sea el deporte y no hay nada más lindo que estar en un club que aspira a cosas importantes.”