Colón, con muchísima autoridad, venció a Tabaré y se metió en cuartos de final donde se medirá contra Urupán.

Tabaré comenzó mejor, encontrando manos variadas y repartiendo el goleo. A lo bueno de Grolla se sumaba Facundo Medina y Matías De Gouveia estaba certero. Colón, dependía casi en exclusividad del trabajo de la dupla Da Costa – Verrone, le costaba fluir y dependía de individualidades. Además, en defensa, los de San Martín y Fomento hacían agua. Narbais pidió minuto y metió mano en el equipo. El ingreso de Pereira fue clave ofensivamente y Monteverde solucionó un montón de problemas en la toma del rebote propio. Además el Patita controló a Facundo Medina. Con crecimiento de Mayora y Verrone, Colón cerró arriba 26-24.

A Tabaré le costó un montón anotar en el inicio del segundo. Da Costa se hizo insoportable en el 1×1 y Verrone fue la figura ofensiva del equipo. Pese a que se cargó de faltas, también fue importante la mano de Agustín Pose en el orden de juego. Al Indio lo bancó Johnny Rodríguez con sus triples, casi en exclusividad. Con el correr de los minutos se fue quedando sin socios en un equipo que no encontró línea de juego por ningún lado. Octavio forzó con suerte dispar dentro de un trámite que era favorable a los de San Martín y Fomento por donde se lo viera. Se fueron nueve arriba los de Narbais al descanso largo.

Si bien en los primeros tres cuartos Colón se cargó rapido de faltas y se puso en colectivas. Tenía controlados a Facundo Medina y Tortajada. Y tampoco dejó que Zanotta tomara el control del encuentro. Abrió 12 la rayada en el amanecer del complemento. El Indio reaccionó a los ponchazos con rebeldía de De Gouveia y Octavio corriendo la cancha. Pero no tenía sustentos más allá de lo anímico. Colón retomó el control, con destaque en distintos nombres: Pereira, Da Costa, Pose De León. Reparto y funcionamiento colectivo. Tras una lluvia de triples, se fue 68-59 arriba al último.

El cuarto final fue un trámite. Tabaré nunca encontró engranar piezas. Johnny siguió siendo el que más intentó, aunque sobre el final Zanotta con puntos consecutivos maquilló la diferencia final, y su planilla. Los de Narbais siempre tuvieron elementos para controlar el juego y lo terminaron liquidando con comodidad y autoridad: 89-76 el triunfo para liquidar la serie 2-0. Lo espera Urupán.

 

EL GRITO

Enseñen, pero no hablen mal

En el camino al vestuario, en el entretiempo. Rogelio De León dejó una de las mejores protestas a los jueces, mezcla de reclamo y consejo. Con educación y respeto, obvio.

UNO x UNO

TABARÉ

De Gouveia (4): No encontró regularidad y su equipo lo sintió. F. Medina (2): Arrancó para noche soñada, terminó en pesadilla. Absolutamente controlado. O. Medina (5): Quiso siempre. Por momentos le costó interpretar que eso era lo que buscaba el rival. Comió el dulce, con suerte dispar. Aun así, destacable porque tiró del carro. Grolla (4): Escasos minutos encendido. Tortajada (4): Controlado, perdió el duelo. Lo extrañaron. J. Rodríguez (6): Sus bombas del norte estiraron la ilusión. Zanotta (3): No pudo establecer el ritmo de juego, maquilló sus números al final. Pernas (-): Entró con el juego liquidado. Santerini (3): No logró encontrar la forma de que su equipo funcionara colectivamente, le taparon las principales vías de gol y no hubo plan B.

COLÓN

Mayora (7): Manejó el ritmo y apareció en faceta goleadora cuando lo llamaron a actuar. Combo agrandado. Martínez (4): Su equipo no lo necesitó, a cuenta gotas, hizo jugar. Da Costa (8): Absolutamente incontenible. Es más facil frenar el tren bala con el pecho que su 1×1. Verrone (8): Figura y pico, doble-doble sin obsesión por brillar. Cuando lo llamaron, estuvo. Relojito enmascarado. De León (6): Fue creciendo, y eso que ya mide 2.06. Pereira (8): El verdadero 6to hombre, se comió a Facundo y puso sus puntos adelante. Te arregla todo. Monteverde (6): Todo lo que un jugador de rol debe hacer. Todo. Solucionó problemas en el rebote. Y eso fue un montón. Pose (6): Sereno y ordenado, marcó momentos del juego, las faltas le jugaron una mala pasada. Cal, Marote, Pérez (-): Segundos en cancha. Narbais (9): El destacado.

VAR

Enrique Ferreira, Washington Chamorro, Marcelo Galli (6): Lo manejaron bien, en el tercer cuarto patinaron un poquito, es verdad. Pero lo sacaron rápido a flote.

_______________________

LO DESTACADO

Una noche soñada para el DT. Su plan funcionó. Tapó las vías de gol del rival, y terminaron tomando las riendas actores secundarios que no pudieron sostenerse con regularidad. Se jugó al ritmo que su equipo propuso. Y, como frutillita de la torta, en cada momento adverso, sus minutos de tiempo brindaron soluciones para retomar el control del encuentro. Redondito.

EL TAPABOCAS

Enrique Ferreira nos tapó la boca, sí. Porque se comió un pelotazo que ni te cuento, durísimo. No hizo pamento, se la bancó como un señor. Lo atendió la sanidad de Colón y volvió a la cancha con la sonrisa divertida que lo caracteriza. Cualquier integrante de BT, por la mitad de eso, pasa una semana certificado sin ir a laburar. Crack, Quique.