Marcel Souberbielle fue una de las figuras de 25 de Agosto en la trabajada victoria ante Colón. Tras el encuentro, Básquet Total charló con el 10 y capitán del León de Villa Dolores.

“Era un partido ante rival directo. Sabíamos que teníamos que ganar porque si perdíamos este juego y el próximo, se nos iba a complicar el tema de las ventajas sobre este rival. De ahí la importancia de este partido y de nuestra mente que decía que había que ganar como sea“, comenzó diciendo el ex Malvín.

Hoy 25 de Agosto realizó una buena tarea en ambos frentes: “Tuve un muy mal primer tiempo, no me entraba la pelota y no quería forzar tampoco porque veía que el juego estaba por otro lado y no se precisaba que yo asuma tanto. Pero ya en el segundo tiempo agarre más tiros, estaba con más confianza y sacamos ventajas con los cambios defensivos. A su vez logré generar jugadas para mis compañeros y definir las pelotas que me quedaban para atacar el aro”.

Quien defiende a Nacional en la Liga, hacía 7 años que no jugaba en el certamen de ascenso: “El último Metro que jugué fue en Cader en 2013. Este campeonato es particular en el CEFUBB que está precioso. Permite que los partidos sean televisados, se hace atractivo para que la gente en sus casas tenga actividades familiares y eso es positivo, que se pueda seguir difundiendo el básquet”.

El oriundo del conjunto de la Avenida Legrand atraviesa un gran momento: “Este campeonato me agarró en un momento en donde no se me pasaba por la cabeza jugar lo que son torneos de ascensos. Cómo muchos saben, yo generalmente después de la Liga completó la temporada en Puerto Rico, pero esta pandemia afectó a todos de distintas formas. Entonces vi esta oportunidad como una forma de seguir jugando básquetbol y entrenando, sumado a cierta remuneración económica que la necesitaba, no te voy a mentir”.

Matías Martínez, es un hombre de rol en el elenco de Espíndola y así lo definió Marcel: “Me llevo una grata sorpresa. No lo conocía más que de algún partido de Metro y de la Liga con Trouville, pero primero que nada destacar que es flor de pibe, tremenda persona. Es un loco que hace lo que precise el equipo, sabe de sus limitaciones, sobre todo ofensivas, pero sabe lo que tiene que hacer y no hace más de eso. Te coloca diez mil cortinas, se pasa defendiendo, baja un montón de rebotes y hace varias cosas que no aparecen en las planillas pero que son fundamentales- Realmente es un jugador muy valioso para nosotros”.

Para concluir se refirió a la realidad del equipo de la calle José Luis Badó: “Muchas veces cuando hablo con mi familia y amigos quizás bromeando, quizás un poco en serio, hablamos de que es un equipo que puede ganarle a cualquiera y perder con cualquiera. Más en esta irregularidad de El Metro, donde hay muchos equipos parejos. Quizás Urupan está un poco despegado del resto pero cualquiera le gana a cualquiera”.