Luego de la contundente victoria de Stockolmo ante Danubio, el “Charlie” Martín Couñago, se hizo un ratito para hablar con Basquet Total y comentar no solo sobre la victoria del azul sino su momento personal, sacando adelante un duro momento. 

Martin se refirió al partido en sí, que tuvo un comienzo difícil pero que se abrió rápidamente: “Fue un partido complejo, como todos los del campeonato. Tratamos de abrir una renta que nos permita alargar la rotación del equipo y ahí estuvo la clave. Sabiamos que ellos están acostumbrados a marcar defensas combinadas, nosotros lo estuvimos practicando en la semana para eso. Pero ellos metieron los tiros de afuera de arranque, nosotros no la metíamos, pero bueno. Cuando empezó a entrar pudimos abrir el partido”.

También habló de lo necesaria que era esta victoria por la situación de Stockolmo en el campeonato: “Veníamos de perder con dos de los candidatos, que son rivales directos nuestros, donde en ambos nos pasó lo mismo, jugamos a los palos 35 minutos y faltando 5 minutos se nos terminaron yendo los dos. Asi que este triunfo estuvo bueno para cambiar la cara y comenzar a construir para playoffs”.

Una de los puntos altos de los de Gonzalo Fernández fue el rendimiento que trajeron quienes entraron desde la banca, incluido Couñago: “Ni que hablar que es muy importante tratar de brindar soluciones desde el banco. En lo personal no estaba muy cómodo en los últimos partidos, pero por suerte ahora me empezaron a entrar las bolas y sirve para construir. Vengo de un año de inactividad por la doble operación de la rodilla, pero se que no es excusa. Me vengo preparando durante toda la cuarentena con un profe, venimos con un mes de preparación, se que era cosa mía y necesitaba cambiar a cara”.

Sobre su larga inactividad dijo lo siguiente: “Lo ultimo mío en realidad fue con Unión Atlética el Metro pasado, después me tuve que operar y la Liga no la jugué por el tema de la lesión. Fue casi un año de inactividad que lógicamente influye. Pero bueno, de a poco vengo agarrando ritmo y sintiéndome cómodo en la cancha y que el equipo gane que es lo importante”.

Lo psicológico juega un rol muy importante en este tipo de casos y Cuñago lo tiene muy claro: “Siempre lo charlaba con algunos amigos, y la cabeza del deportista es muy complicada. Te pasa esto, te agarra de improviso y te quedas un año sin jugar, sin hacer lo que querés. Y se te empiezan a venir muchas dudas, que va a pasar en un futuro si voy a poder volver a jugar, pero ahí es cuando hay que apoyarse en los que te quieren, en tu circulo intimo, tratar de agarrar todo lo positivo y laburar para poder seguir jugando”.

Finalmente nos dejó la reflexión más fuerte de todas sobre su duro momento, pero que ahora lo tiene en cancha más fuerte que nunca: “Por momentos se te pasa por la cabeza dejar de jugar. Caes en bajones que son bravos. Yo me operé los meniscos que es una lesión simple y a los 20 dias supuestamente estaba para jugar, pero en el dia 18 me apareció una infección y me tuvieron que abrir de nuevo la rodilla, estuve 20 días más internado, después un mes en casa con antibiótico, entonces fue un golpe muy duro, sobre todo tener que ver la Liga de Biguá de afuera y sin poder ayudar a los compañeros fue muy duro”.