En la victoria de Urupan sobre Cordón, el joven de Trouville, Guillermo Curbelo saltó a la cancha en el segundo cuarto para regalarle y regalarse minutos de calidad al equipo. Finalizado el juego se acercó y charlo de varios temas con Básquet Total.

En el comienzo, conto como se cuidó en la cuarentena, que fue lo que hizo para llegar bien a este debut en Urupan: “Al principio salía a correr a la rambla, me lleve unas pesas de Trouville para casa y cuando mandaron la cuarentena más estricta seguí haciendo ejercicio abajo de casa y con la rutina que mandaba el frances profe de Trouville”.

“El dirigente Pablo Casanova se contactó con mi representante, el hijo de él juega en Trouville, me conocía de ahí y tenía ganas que vaya. La verdad que el club se portó muy bien conmigo, me hicieron la propuesta y no lo dudé” con respecto a cómo fue su llegada al equipo de Pando.

Sobre la ida a las practicas, manifestó: “Vamos con Hernando, Nicola y Fede en auto. Vamos discutiendo sobre básquetbol y escuchando música, de todo un poco. A Nando le gusta el Rock y a nosotros más el Reggeton. La verdad que la ida y vuelta pasa volando”.

“Me tocó entrar, entré con confianza que era él debe que tenía. Sabía que podía dar más, que estaba entrando pasivo y el juego del equipo es todo lo contrario, intensidad, defender y correr” de como fue el ingreso al rectángulo de juego en la noche de hoy.

Con respecto al rol que cumple él y cada jugador del equipo, aporto: “Es un grupo muy unido, nos llevamos bien, no hay malas caras ni líos en la interna y todos tratamos de hacer lo que nos pide Esteban. Yo no soy base, el técnico me pone de base y me siento cómodo porque el equipo te hace sentirlo. Me dan confianza y si en algún momento no puedo, siempre tenés uno al lado para ayudarte”.