Matías Martínez jugó un partidazo en el vital triunfo de 25 de Agosto sobre Danubio y luego del mismo, se detuvo a conversar con Básquet Total.

Ante Danubio lograron obtener un punto fundamental, pero el “Tute” sabe que no hay lugar para relajarse: “Arrancamos el campeonato más o menos, perdimos contra algunos rivales que se espera estén arriba, pero al ser una sola vuelta cada punto es muy importante.”

Tras vencer a Danubio, el León de Villa Dolores jugará ante Tabaré y Verdirrojo, todos rivales parejos en lo previo: “Nosotros lo hablamos en el grupo, nos preparamos mucho para éste y estos partidos que se vienen ante rivales directos, estamos mentalizados para sacar lo mejor de nosotros y si todo sale bien vamos a quedar bien parados”.

La efectividad no venía siendo la mejor y ante la franja en un momento parecía que entraban todas, sobre esto Martínez expresó: “El básquet en sí es un juego de rachas, hoy por suerte estuvimos claritos y lo supimos aprovechar, pero cuando no entran tantas bolas también tenemos que encontrar otros caminos”.

El gran debe del equipo parece estar en la zona pintada, donde 25 da una clara ventaja de centímetros, pero se las arregla con Martínez que tiene que pelear contra todos: “Esa desventaja de tamaño se suple con ganas y con inteligencia. Sé que soy el más grande del cuadro, pero también soy bastante más chico que otros pívots del campeonato, con la ayuda de todo el equipo jugando colectivamente en defensa podemos disimular esa falta de estatura”.

El campeonato está entreverado y puede pasar cualquier cosa, consultado sobre los objetivos del “veinte” Matías se lo toma con calma, pero deja un lugar a la ilusión: “Vamos partido a partido, pero no descartamos pelear por lo más alto”.