Olivol Mundial derrotó 82-72 a Danubio y pisa fuerte en el campeonato.

Danubio no esperó ni dos posesiones para poner en práctica el sistema defensivo que llevaría a cabo. Zona cuadrado-1 furiosa mandó Guido Fernández con refencia del base con Tintorelli para doblarlo en la pintura. En los primeros minutos del cuarto inicial, el franjeado sacó rédito de los pésimos porcentajes de Olivol para correr la cancha en reiteradas ocasiones; aún así, cantidad no siempre es sinónimo de calidad, y conforme fueron pasando los minutos, la impresición también se hacía presente en los ataques danubianos. Los de la Avenida Millán se tomaron en serio lo del sabado a la noche, y ofrecieron canilla libre de triples intentados, pero hasta los ocho minutos de juego, tenían 0 de 9 en aciertos.

Sobre el cierre del primer período, Ángel Varela y Matías Alonso rompieron la sequía desde el tiro de tres puntos, y ellos mismos se encargaron de continuar con los buenos minutos en el siguiente cuarto. Danubio presentaba ofensivas plagadas de errores, y sufría en defensa siendo muy frágil en la primera linea de su zona. Cuando Olivol sacó nueve puntos de ventaja, Nicoletti cargó con el equipo y fue la explicación para que, dentro de un primer tiempo desprolijo en lineas generales, el mundialista no saque una renta superior a los dos dígitos. 30-35 fue el score con el que ambos planteles se marcharon al descanso largo.

El segundo tiempo tuvo un arranque digno de una doma entre amigos con tercer tiempo en alguna cantina de la capital, o también podemos decir que fue más anotado que un cuarto de NBA, usted elija. Los dirigidos por Martín Sedes jugaban considerablemente mejor, fluyendo en ataque con consecutivos pases que daban lugar a tiros sin oposición; el debe estaba en el otro costado, cuando Danubio lanzaba la pelota como si fuera fútbol americano y corría en situación de 1×1. Pocos minutos le alcanzaron al Mundialista para corregir esta faceta, y lograr afirmarse de manera definitiva en el partido.

Ya con el último cuarto en juego, el tramite estaba planteado, y nada pudo hacer un equipo de Danubio que nunca se sintió comodo en el 5×5. Las piernas de los jugadores franjeados pasaban factura, las variantes no daban resultado, y enfrente, Olivol supo administrar la ventaja en un juego que dio cifras definitivas de 72-82.

 

 

EL GRITO

¡Dale Dutra, ponete las pilas!

Transcurría ya el último cuarto, y Matías Nicoletti no escondió su rabia, no solo por el resultado, sino también por tener que abandonar la cancha luego de pitada su quinta falta personal por Julio Dutra. De todas maneras fue sutil, sabía que el equipo de BT estaba atento...

UNO x UNO

DANUBIO

Álvarez (4): Su gran arranque invitaba a pensar que había una apuesta grosa con su hermano. Por desgracia para él, solo fue el arranque. López (5): Quedará en los números que fue el goleador de su equipo, pero fueron más las malas que las buenas. Nicoletti (6): Fue el que más quiso, y por él, Danubio soñó un rato más. El que también soñará con él es Tintorelli, porque se dieron de lo lindo. Pons (3): Nunca logró meterse en el juego. Wilkerson (4): Como diría Lucas, cinco minutos y nada más. Asumió poco. Fernández (4): “¡Apa!” se escuchó cuando entró y la clavó de larga distancia. Después erró todo lo que tiró. Da Costa (4): Aplicado. Latorre, De Las Nieves, Rosiello, Porras (-): Pocos instantes en cancha. Fernández (3): Su programación le funcionó un cuarto, luego no le encontró la vuelta al partido.

OLIVOL MUNDIAL

Álvarez (5): No fue de sus mejores partidos, pero le alcanzó para ganarle el duelo a su hermano. Hoy cena sin pagar. Varela (7): Cuando las papas quemaban, fue el hombre. González (6): En el tercer cuarto tuvo su mejor pasaje. Regaló una asistencia cinco estrellas. Macanskas (6): Pasó el “Pelado” Cáceres y dijo que no puede chocar tanto. Siempre rinde. Doble-doble para el bueno de Pablo. Tintorelli (8): Traigan “La Gotita”, y no es chivo, el argentino está despegado. Alonso (6): Entró y se hizo notar. Ocho puntos cuando más se necesitaban. García (5): Seguridad en la conducción. Además de buenos fundamentos, tiene un torpedo en el quetejedi. Cabillón (4): Sin muchos minutos, se espera más de él. Ottati, Araujo, Zapata, De Cola (-): Instantes en cancha. Sedes (8): Mucho tiene que ver en el presente mundialista. Desde su mesura, transmite. Su equipo tiene identidad, y eso no es poca cosa.

VAR

Dutra, Silvera, Paz (6): Buen arbitraje en lineas generales. 

_______________________

LO DESTACADO

Tintorelli es una fija en esta sección, pero hoy le daremos lugar a Ángel Varela. Asumió, con la experiencia que tiene en sus hombros, durante el tramo del juego que peor jugó Olivol. “El zorro pierde el pelo pero no las mañas”, dice el refrán; aplica para el número 2 que sigue siendo pieza clave para el equipo de la Avenida Millán.

EL TAPABOCAS

Tiene un cuadro corto, se decía. García da minutos de calidad, y Alonso viene de dos partidos muy buenos. Olivol no solo encuentra soluciones en el quinteto inicial, sino también en el banco.