Cerrando el grupo B, Hebraica y Macabi derrotó cómodamente a Aguada y se pone como líder junto a 25 de Agosto.

Las macabeas arrancaron con Romina Dalesandro, Joaquina Gregorio, Victoria Pereyra, Martina Mariño y Daiana Cartró. Las aguateras pusieron en cancha a Camila Pose, Melanie Komarek, Romina Bello, Nadia Hernández y Daniela Larrosa. 

El partido arrancó con una fuerte presión de las macabeas en la salida de las rojiverdes, lo que le permitió sacar una rápida renta de diez puntos en el tanteador con goles de Cartró y Pereyra. A eso hay que sumarle una gran defensa a base de robos e intercepciones que hicieron nulo el esfuerzo aguatero en ofensiva, que la única vía de gol que tenían era a través de los libres. De esta forma, el primer cuarto se cerró 34-10.

Los segundos diez minutos tuvieron la misma tónica que el anterior y parecía que Hebraica seguiría con su ritmo arrollador. Sin embargo, hizo rotaciones y no hizo tanto hincapié en la presión y en los robos. Aguada tuvo buenos tiros de media distancia que le permitieron sumar, pero las dirigidas por Pierri retomaron la defensa alta, lo que les permitió sacar una ventaja considerable e irse al descanso 53-18.

La parte complementaria tuvo un 4-0 de las de la calle San Martín, pero las de la calle Camacuá reaccionaron y de la mano de Pereyra, pudieron retomar el control que ya tenían. Goles de contraataque y pases extra que terminaban en bandejas fueran las principales armas de un tercer chico que se cerró 81-25.

El período final tuvo muchas rotaciones en las macabeas y el equipo de Infantini lo supo aprovechar para reducir la diferencia de la mano de Komarek. El transcurso del cuarto fue parejo y con un score bajo. El resultado final fue 92 a 35.

Se destacó en el elenco ganador Victoria Pereyra con 22 puntos y 5 asistencias, seguida por Joaquina Gregorio con 18. En el aguatero, Nadia Hernández aportó 11 unidades.

LO DESTACADO

Pasan los años, pero ella sigue igual. En un nuevo arranque de la Liga Femenina de Básquet, Victoria Pereyra la volvió a quemar. No solo que puso 22 puntos, sino que tuvo una titánica tarea en defensa ordenando e interceptando balones del rival. Calidad de sobra.