Foto: Marca

Los Bucks patearon el tablero y se negaron a jugar por los playoffs como medida de protesta por la sistemática violencia racial, lo que generó la suspensión de todos los partidos del día en la NBA.

Otra vez la misma historia en los Estados Unidos, la brutalidad policíaca y la violencia racial son un problema repetido y sin solución, un problema latente pero normalizado y que cada vez se repite más. Hace pocos días había sido el caso de George Floyd que había generado protestas y reclamos por parte de varios jugadores y personalidades de la NBA; ahora el horror se dio en Kenosha, en el estado de Wisconsin, donde el ciudadano afroamericano Jacob Blake recibió siete disparos por la espalda cuando intentaba entrar a su auto supuestamente desobedeciendo órdenes de los policías que le dispararían a sangre fría.

Es una historia repetida, pero que generó una reacción inédita. Histórica. Milwaukee Bucks, el equipo del estado de Wisconsin, no se presentó al partido número 5 de su serie de playoffs ante el Orlando Magic como medida de protesta, generando una gran confusión en el momento e incluso en estas horas poniendo en duda que la temporada continúe. La medida fue por completo de los Bucks y tanto es así que el Magic salió a la cancha a calentar, y cuando los jugadores se enteraron de lo que estaba pasando se fueron al vestuario, dejando en claro que no aceptaban de ninguna manera aceptar el partido como ganado, sino que más bien se sumaban al boicot. No pasó más de una hora y ya todos los partidos de la jornada estaban suspendidos. No se sabe para cuándo se pasan los partidos, e incluso peligra la temporada, y está el rumor instalado de que varios jugadores manejan la opción de dejar el campeonato inconcluso a modo de protesta.

Esta medida no es algo aislado dentro de la sociedad americana que se enmarca dentro de un clima de protestas por la violencia racial y el abuso policial, con algunas manifestaciones que se pusieron feas de verdad en varias de las ciudades del país más armado del mundo.

Está de más decir que todos los partidos de mañana no son seguros ni mucho menos, e incluso antes de esta medida ya estaba instalado el rumor de que Raptors y Celtics consideraban no presentarse a su juego 1. Horas movidas para la NBA y la Asociación de Jugadores presidida por Chris Paul, aunque hay que destacar que ambas partes se mantienen en contacto constante y tienen una cooperación total.