Nicolás Delgado tuvo un gran segundo tiempo y fue una de las figuras de Verdirrojo en el triunfo ante Danubio. Tras el encuentro el Tico habló de la victoria, su amor al club y como estudió a Agustín Cáffaro en el debut, ya que sorprendió a todos con su juego ante el argentino. 

Sobre el partido complicado que se presentó comentó: “Estoy contento porque se ganó un partido durisímo, donde en el primer tiempo no jugamos bien, creo que fue mérito de ellos, tienen un gran plantel, aparte habían ganado en el debut. Estaban con confianza y saben a lo que juegan. En el segundo tiempo con méritos propios pudimos dar vuelta el resultado, creo que tenemos armas para hacer mejores cosas. Sin llorar a nosotros nos está faltando un jugador fundamental que es Nachito Castro, todos los partidos amistosos jugó 35 minutos y hoy no lo tenemos. Eso se siente un poco, ahora hay que descansar y esperar a Tabaré”.

“Displicente jamás porque no nos sobra nada. Somos un equipo humilde que trabaja, tenemos buenos nombres y buenos jugadores, pero Danubio está plasmando un gran juego que nosotros aún no lo hemos logrado. El campeonato es muy corto, tenemos que despertar y empezar a plasmar nuestro juego. No entramos displicentes, ellos nos golpearon fuerte, metieron muchos triples. Lo bueno que trajimos la ventaja rápido en el tercer cuarto” manifestó el Tico sobre la consulta si había ingresado algo displicente el Verdi a jugar el cotejo.  

Sobre su juego interno y lo clave que fue, dijo: “Creo que ellos vieron el partido con Urupan donde quizás hice un poco de daño abajo, me doblaron en muchas ocasiones o pusieron una zona para sacarme y no juegue tan interno, hay veces que me toca jugar para los demás. Ahí es cuándo nosotros tenemos que meter la bola de tres puntos que estamos en el debe, fue mérito de ellos que me defendieron de a dos, por eso tenía que generar desde el poste”.

“Yo miro mucho básquetbol internacional y lo conocía a él (Agustín Cáffaro), sabía lo que hacía bien y lo que hacía mal. Me preocupo por los jugadores que voy a defender, sea Cáffaro o el Sub 23 más humilde, entonces lo tenía estudiado. Quizás no era mi juego y lo hice con mañas que me lo da la edad y la experiencia, pero traté de hacer lo que no le gusta, que es defenderlo fuerte. Fue mérito mío marcarlo, porque de otra manera me iba a pasar por arriba (risas). Lo llevé a mi juego, creo que hace daño al lado del aro, cortando hacía aro, juega arriba del aro, la hunde mucho, está largo, pero en el físico le iba a costar un poco” declaró el capitán del Verdi sobre su muy buen postura defensiva en el debut ante Agustín Cáffaro.  

Siempre mencionás que Verdirrojo es tu casa. ¿Puede ser que des un plus más con esta camiseta?: “Tengo la suerte que varios equipos en este Metro vinieron a buscarme, gracias a dios para darme trabajo. Pero lo primero que escucho es Verdirrojo que siempre va ser mi casa, todos los dirigentes trabajan mucho, son mis amigos, tengo amistad con todos, me siento contento, tenemos un buen equipo. Quizás fue lo único que pedí, de tener un equipo alrededor que sea luchador y me dieron ese mérito. Me tienen contento, ellos conmigo. Es mi casa, mientras pueda jugar y en la Liga tenga trabajo en otro lado, uno está feliz”.

“Yo creo que estamos para entrar y pelear para meternos entre los ocho. Después que esté Nachito Castro quiero ver quien nos tira para afuera” concluyó el número 13 del elenco de la calle Prusia.