En las manos de Nicolás Álvarez estuvo cerrar el triunfo de Lagomar en la primera fecha de El Metro frente a 25 de Agosto. Tras embocar varios libres al hilo en el final, Cocochito habló con Básquet Total.

Sobre los tiros del final, comentó: “Fue un partido muy difícil, se complicó muchísimo al final. Por suerte en los libres anduvimos bien y nos pudimos llevar el partido. Es importante arrancar así, con el pie firme”.

A la hora de hablar del desarrollo del partido, dijo: “Arrancamos un poco apurados el primer cuarto, pero creo que con el desarrollo del partido fuimos encontrando nuestro juego. La salida de Gonzalo (Álvarez) pesó muchísimo porque se cargó de faltas, él es un jugador determinante en esta Liga y el argentino de 25 tiene una mano tremenda. Nosotros sabíamos que era un tirador pero estuvo tremendo, por suerte lo ajustamos. Sebastián (Álvarez) lo marcó fuerte en un determinado momento, Rodrigo (Cardozo) y mi hermano (Javier Álvarez) también cuando hizo falta, y supimos sacar la ventaja por eso mismo”.

Sobre lo que significa para él jugar junto a sus primos y su hermano, comentó: “Estoy muy contento. Los cuatro lo estamos. Jugar todos juntos era un sueño desde chicos. Estamos felices de vivirlo, de disfrutarlo, pero sin dejar de lado que esto es un campeonato y hay que jugar para ganar”.

Por último, sobre la particularidad de que este año El Metro se juegue en el CEFUBB y no en las canchas de los clubes por la pandemia, comentó que “Acostumbrarse es raro. No es fácil acostumbrarse a jugar sin público, se siente raro no jugar de local y visitante, porque todas las canchas tienen sus cosas que las hacen difíciles de jugar. Pero hay que adaptarse, hay que aprovechar que volvió el básquetbol”.