En el choque de la vecindad, Stockolmo consiguió el triunfo por 85 a 76, peleando hasta el final frente a Olivol.

En el comienzo del encuentro, la estrategia del Oli buscaba poner la bola en el poste para el desequilibrio de Tintorelli. Claro que no contaba con la astucia de Mainoldi, designado para esa batalla, con la colaboración de Arregui en los atrapes. Encima del otro lado, el azul atacaba rápidamente el aro con el argentino y Demian Álvarez como abanderados. La efectividad perfecta del equipo de Fernández hizo que en tres minutos abriera 12. Olivol no podía pisar la pintura y encima abollaba el aro desde afuera, mientras la “S” capitalizaba los descuidos defensivos para cerrar el cuarto con 21 (27 a 6).

Para el segundo, mejoró el conjunto de la Avenida Millán. A partir de la contención y las pérdidas provocadas, logró una carrera de 10-0 que incluyó su primer triple (tras ocho intentos) encestado por Varela. A Stockolmo se le cerraron las vías de gol y se apuró en ir al aro sin ventajas. Por si fuera poco, Tintorelli se sumó al empuje de Ángel, demostrando que bien habilitado hace estragos abajo. Los descansos de Arregui y Mainoldi se notaron en la rotación de Camino Castro, aunque el regreso del rioplatense mostró sus salidas para algún tiro exterior. Nuevamente a una decena de distancia, Olivol encontró respuestas en Macanskas y González, llegando al entretiempo con la “S” arriba por 38 a 31.

El complemento pareció una continuación de la reacción que pretendía Sedes. Con los suyos más físicos en primera línea, rápidamente se colocaron a una unidad. Sin espacios para Demian y Mainoldi, al azul del Prado se le cerraban los caminos. El Oli no llegó a pasar al frente y aparecieron las conversiones desde más allá de los 6.75 para ambos. Hasta que Couñago y Espíndola la metieron, consiguiendo cinco de aire para encarar el último (67-62).

El epílogo resultó el tramo más entreverado. Plagado de roces y cortes, pese a que Olivol abusó del tiro exterior, habilitando poco a su extranjero, se encontró a una posesión entrando a los dos minutos finales. En ese momento, Demian Álvarez tomó el partido para sí, primero fallando desde la línea, situación que Tintorelli aprovechó a medias, arrimando al equipo con 1 de 2 libres para dejarlo a un doble, a 70 segundos del cierre. Nuevamente el mercedario forzó pero esta vez con éxito, primero rompiendo la marca de Varela para el gol y foul, y luego capitalizando una pérdida increíble en la reposición, para sellar la victoria.

 

EL GRITO

“Hacemos cualquier cosa en ataque, pero en defensa nos hacen bandejas todo el tiempo”

Fue el grito, casi con resignación y súplica de cambiar las cosas radicalmente, cuando Sedes pidió tregua promediando el primer cuarto con su equipo 18 tantos atrás.

UNO x UNO

OLIVOL MUNDIAL

Álvarez (3): No estuvo prolijo y perdió con Galleto y Couñago. Varela (4): Fue el que más quiso, incluso en el peor momento. Errores en el cierre le bajan un punto. González (4): Siempre da una mano, aunque tenga que sacrificarse marcando a un chico en el perímetro. Macanskas (5): Le costó meterse en partido, mejoró en el segundo tiempo en ambos costados. Tintorelli (8): Un pez en el agua, en ambas orillas del Río de la Plata, y en los dos tableros. Puro oficio y goleador. García (4): Importante en la reacción del segundo cuarto. Su rendimiento ameritaba más minutos. Cabillón (3): Colaboró en darle aire a los titulares, pero puede dar más. Sedes (4): Seguramente pensó que le alcanzaba y por eso no reingresó García. Se fue preocupado, por la falta de lectura y los baches que lo hicieron remar un dulce de leche.

STOCKOLMO

Galletto (8): Si hubiera metido los triples estaba para MVP. Con fajas y sellos que lo distinguen. Álvarez (8): El destacado. Sobrado para la divisional. Espíndola (6): Colaboró con velocidad, intensidad y versatilidad para las distintas posiciones. Arregui (4): Defensivamente un pilar. A corregir los problemas de faltas que lo condicionaron. Mainoldi (7): Puede salir a tirar desde el eje de cancha con los ojos cerrados. Mujica (5): Se fajó hasta donde le dio con Tintorelli, a garra y corazón. Couñago (6): Buenos minutos de otro player a recuperar. Bessio (-): Poco tiempo en cancha. Fernández (6): De a ratos los suyos muestran la intensidad que lo caracteriza. En ataque tiene tarea para que muevan más la bola.

VAR

Richard Pereira, Christian Hirigoyen y Martín Guberna (5): Cumplieron, sin incidir en el resultado. Cobraron algo de más, luego de menos, y redondearon sin poder usar la tele. Pereira tomó el mando asumiendo por sus compañeros en un par de incidencias.

_______________________

LO DESTACADO

No dejaba de ser una incógnita, cómo una figura de la experiencia de Demian Álvarez se acoplaba nuevamente a la divisional, y con un largo parate desde su último juego. La realidad es que se lo vio llegar bien al final y vaya si lo demostró. Poniendo 8 de los últimos 10 puntos de su equipo (en un cierre complejo), queda demostrada la importancia que tuvo el capitán. En total fueron 22 tantos, 7 rebotes y 3 asistencias, para transformarse en el goleador de la S y el destacado de BT.

EL TAPABOCAS

Si quedaban dudas sobre el nivel de Galletto, más de uno se debe haber despegado de la tele con la boca tapada. Con toques mágicos y perforando la defensa desde las penetraciones, Juan fue importantísimo para sacar el punto en la presentación.