Remeros se coronó campeón por quinta vez consecutiva y obtuvo así su trigésimo segundo título de la Liga Regional de Básquetbol de Soriano al vencer a Anastasia por 79-72.

El Estadio Monumental Alberto Della Santa del club Praga fue el escenario elegido para la vuelta al básquetbol en nuestro país luego de la pandemia por Covid-19. Además fue el primer encuentro que se jugó en América Latina.

Remeros, dirigidos por Ignacio Borges, inició con Hernán Pita, Christián Mazzuchi, Facundo Ferreira, Matías Correa y Hugo Timote. Por su parte, Anastasia con el profesor Diego Palacios en la dirección técnica inició con Juan Manuel Garbarino, Mauricio Gallo, Christián Modernell, Matías Alonso y Edison Espinosa.

El encuentro fue arbitrado por Julio Dutra, Richard Pereira y Germán Barrios. Luego de casi cinco meses volvió a picar la naranja pero con poca intensidad, a pesar de no entrenar el funebrero comenzó mejor el encuentro de la mano de Espinosa jugando el pick and roll junto a Alonso. El ex Bohemios fue figura en los de Diego Palacios para irse arriba 15-12 al cabo de los primeros 10 minutos ante un conjunto costero que no le salían las cosas salvo algún que otro chispaso de Mazzuchi.

En el segundo cuarto, los rojinegros generaban que su rival jugará mal pero comenzó a bajar su intensidad y eso se vio reflejado, sumado al corto plantel donde tuvieron minutos de calidad Juan Modernell y sobre todo Héctor Silva. Los actuales campeones mejoraron sobre el final del cuarto, con Mazzuchi y Daniel Soria se lograron poner en partido pero realizaban muchas pérdidas de las que se aprovechaba su rival para irse arriba 33-30 al descanso largo.

La segunda mitad arrancó con una mejora del conjunto de Remeros y su rival con menos intensidad, cometiendo varias faltas. Con la doble base de Pita – Siniestro los de “Nacho” Borges mejoraron mucho y lograron por primera vez pasar arriba en el partido. El Funebrero por su parte apostaba al pick central con Gallo y Espinosa más los aportes de Matías Alonso, el goleador del equipo que era quien tomaba la posta en materia ofensiva. Con un buen cierre de Siniestro y del “Flaco” José Ferreira, Remeros se fue arriba 52-51 a falta de un cuarto.

Los últimos diez minutos fueron todos para el campeón con José Ferreira y Facundo Siniestro como estandartes en ofensiva a puro triple ante un Funebrero que no lograba encontrarle la vuelta al partido, no anotaba puntos y de eso se aprovechó el rival. Gallo y Silva intentaron una reacción sobre el final pero nada le fue posible ante el costero que anotó 46 tantos durante el segundo tiempo que fueron letales para la obtención del título, lo que fue su segundo quinquenio en la historia para convertirse así en el mejor equipo del deporte naranja en Mercedes.