Sebastián Vázquez se mudó definitivamente a su Fray Bentos natal. Jugará en la Liga Regional de Soriano y en partida con idea de no volver al básquetbol de la capital.

La temporada pasada defendió a Pacaembú, equipo que quedó afuera en semifinales al perder la serie 3-0 ante Remeros. En torneo que todavía no tiene campeón porque fue suspendido por la pandemia de Covid-19. Tras su participación en el básquet del interior, Vázquez retornó a su primer amor capitalino: Olimpia, como recambio del lesionado Iván Loriente.

En el parate pasaron cosas. El Pelado fue padre y comenzó a trabajar en Mercedes. Estar cerca de su familia y con la bebé recién nacida, definió volver a instalarse en su ciudad natal tras 20 años viviendo en Montevideo.

Vázquez estaba disputando la actual edición de la Liga Uruguaya, que tiene fecha estipulada de retorno, pero que hasta el momento está lejos de ser confirmada. De hecho, a ciencia cierta, aún no está estipulado cuando podrá regresar el básquetbol. El alero habló con los dirigentes de Olimpia y le marcó que su intención es no volver para la definición del certamen, a la espera de que pueda estar Loriente recuperado para dicha instancia. Si Iván no llega, se verá, pero las chances son pocas y todo indica que su periplo capitalino está terminado.

Vázquez jugó en Olimpia, Biguá, Defensor Sporting, Goes, Malvín, Welcome, Bohemios, Capitol, Tabaré, Unión Atlética y Larrañaga. Si bien disputó finales tanto de Federal como de Liga Uruguaya (Olimpia, Defensor y Malvín) nunca pudo gritar campeón en la máxima categoría. Si lo consiguió en El Metro con Bohemios, Welcome y Tabaré.

Además, durante muchos años integró la selección uruguaya, donde destaca el bronce conseguido en el Sudamericano de Resistencia, Chaco, dirigido por Pablo López, con buena participación del Pelado.