El Ministerio de Salud Pública puntualizó algunos aspectos a cambiar del protocolo que entregó el básquetbol. Las autoridades de la FUBB ya trabajan para entregarlo con las modificaciones lo antes posible.

Ayer llegó la respuesta negativa de Salud Pública, el básquetbol es un deporte de contacto y es considerado de alto riesgo. En primera instancia, los enojos y las críticas de los estamentos del deporte naranja salieron a la luz por redes sociales con quejas continuas al dictamen del organismo gubernamental.

Pero, ¿qué fue lo que pasó?, ¿por qué no se aprobó el protocolo? Basquet Total fue tras la palabra de dirigentes de equipos de El Metro, quienes aseguraron que las autoridades de la FUBB ya están trabajando para presentar el documento con las modificaciones pedidas lo antes posible. El Ministerio de Salud Pública envió preguntas sobre cuatro o cinco puntos del protocolo que no convencían. Además pidió revisar algunos planteos. En general fueron observaciones sanitarias.

Autoridades de los clubes, además, manifestaron que se deberá bajar la cantidad de asistentes a cada partido. Se había determinado que fueran 10 personas por plantel. Las instituciones no tienen problemas en solucionar este aspecto, aunque desde la FUBB se manifiesta que esto no está directamente relacionado a las observaciones planteadas.

Además se pidió un seguimiento de la situación de los jugadores. Cada institución tiene planillas actualizadas con los datos sanitarios de los basquetbolistas, información que se elevará a las autoridades del Ministerio.

También se exige desarrollar el protocolo sanitario y establecer de que formas actuar al momento de detectar un caso sospechoso o positivo de Covid19. En tal sentido, se hicieron recomendaciones para manejar la situación que deberán ser establecidas en la presentación del nuevo documento.

El optimismo se mantiene y el básquetbol sigue trabajando junto a la Secretaría Nacional de Deportes y el Ministerio de Salud Pública sin descanso para lograr el retorno de la actividad. Se espera enviar el nuevo protocolo lo antes posible.

Hablar de fechas, a esta altura, es jugar a la lotería. Por ahora, esperar y confiar.