En una nueva sección, nos metemos en otro pedacito que conforma al mundo del básquet. Es de gran importancia conocer como funciona la formación por el que todo jugador que haya llegado a la profesionalidad pasó, con un pasaje breve o pasando por todas las categorías de formativas. Comenzamos con Tabaré. 

Decidimos adentrarnos más en ese mundo, conocer como son las formativas en cada club, qué cosas se ponen en juego, quiénes están a cargo, cuáles son los objetivos, y tener la palabra de algunos de los tantos chicos que hoy van a sus prácticas aspirando a conformar el plantel principal en algún futuro muy cercano.

En esta ocasión rompemos el hielo conociendo las formativas de Tabaré, un club en el corazón de Parque Batlle que atrae a muchos jóvenes, padres, madres, abuelos, vecinos.

Nos arrimamos a conversar con Carlos Barrios, un gran referente del club quien nos contó que el equipo de Formativas con apoyo de la Comision Directiva y la Gerencia del club, se encuentran trabajando en un Programa a largo plazo, poniendo el 2024 como el año bisagra, priorizando el proceso por sobre los resultados: Dentro de dicho documento hemos generado un perfil de jugador/a de Tabaré donde hicimos hincapié en varios aspectos de la formación que pasan por la institución”.

En cuanto a los aspectos técnicos-tácticos; van alineados al perfil de juego que requieren para los diferentes planteles y a los cambios que el deporte y el básquetbol específicamente va teniendo. A su vez nos comentó el tipo de deportistas que Tabaré pretende formar: Jugadores versátiles, con buen tiro exterior, que sepan resolver situaciones de manera eficiente, entre otros puntos”.

Por otra parte, el femenino estos últimos años ha tenido un gran crecimiento ya que varios clubes le han dado un espacio a las chicas, y Tabaré no fue la excepción, nos contó: “Venimos desarrollando desde hace casi tres años la rama femenina, desde la convicción que las mujeres deben tener la posibilidad de elegir practicar y competir en el básquetbol”.

La organización es algo clave en las formativas, como contar con diferente personal para atender a cada grupo, brindarles horario de cancha como también una preparación física adecuada a cada plantel. Tabaré cuenta con 12 personas trabajando exclusivamente para las formativas desde todos los rubros. “Para los entrenamientos técnico-tácticos tenemos tres espacios a disposición: cancha principal, cancha auxiliar e ISEF (hoy en día no los usamos por la pandemia) y para la preparación física una Sala de musculación muy bien equipada exclusiva para el básquetbol. En una época normal, entrenamos tres o cuatro veces por semana en cancha una hora, más el trabajo físico”.

A su vez consultamos que filtros debe de pasar un chico para formar parte de los entrenamientos: “En edades de iniciación y en las categorías de menor edad no tenemos ningún filtro, entendiéndolo como algo muy importante para masificar el deporte y para captar chicas y chicos. Lo que sí hacemos es verlos entrenar un tiempo para decidir si integra el plantel A o el plantel de Tabaré Gris”.

La otra cara de esto son los profesionales, los encargados de desarrollar y potenciar las habilidades de los chicos. ¿Cómo se eligen los profesionales?, Barrios no contó que por lo general si necesitan sumar a alguien se va contactando a aquellas personas que conoce y tiene buenas referencias, para posteriormente trabajar junto a la Gerencia de Recursos Humanos para analizar el perfil que se busca.

Tabaré ha sido un club que ha crecido mucho en los últimos años, principalmente en lo edilicio, siendo un club referente para la zona de Parque Batlle, brindando variadas actividades y mejores instalaciones. “El sentido de pertenencia es muy importante y el crecimiento del club apoya ese punto fundamental. Tenemos que visualizar la parte del deporte federado y la parte social como un todo y a partir de ahí trabajar, y en ese rumbo vamos a nivel institucional. El poder contar con más y mejores materiales, espacios más limpios y en mejores condiciones, todo eso es gracias a lo que ha crecido el club y todas las personas que ingresamos a la institución lo vemos a diario”.

El siguiente paso que dimos fue conversar con una parte importante de las formativas, los entrenadores y preparadores físicos. En este caso tuvimos la palabra de Andrés Arhancet e Ignacio Silva. Ambos nos contaron que se maneja una misma idea de juego en todas las categorías: “Proponemos una idea táctica que los va acompañando en su desarrollo y evolución en las distintas categorías”

Por su parte los dos argumentaron que es lo que más les gusta de trabajar en este proceso de formación. Arhancet añadió: “Lo que más me gusta de trabajar en formación es el poder dar herramientas” Por su parte Silva destacó: “Lo que más me gusta es poder hacer un seguimiento del deportista a largo plazo, acompañando su desarrollo”

Los chicos además de realizar trabajos en cancha también trabajan la parte física, como un plus para el desarrollo y el perfeccionamiento de los mismos. Las distintas edades condicionan el trabajo físico y requieren trabajar de forma diferenciada: “Las diferencias son muchas y es muy importante saber respetar las fases sensibles de cada capacidad para que los chicos puedan desarrollarse de la mejor manera”, dijo Silva.

Por último, no podíamos dejar pasar el aporte de alguno de los tantos chicos que concurren al Club Tabaré, ya sea por hobby, por elección, o por soñar con llegar a debutar en primera. Uno de ellos perteneciente a la categoría Infantiles, Gonzalo, nos contó: “El club creció mucho, le dio muchos recursos a los jugadores y entrenadores para mejorar. Cada vez mejores instalaciones, más materiales, instancias nuevas como perfeccionamiento físico y técnico, etc”.

Como todos los chicos, la mayoría aspiran y sueñan a lo grande: “Como jugador tengo planteado debutar con el primer equipo haciendo un buen año. Sería un sueño llegar más lejos y vivir del básquet”.

Sin embargo también hay muchas cosas que aún las formativas pueden, y deben mejorar, por ello expresó: “Sería un poco más estricto con los equipos para que respeten lo acordado por la federación: mantener los equipos, presentarse siempre que sea posible”.

Luego tuvimos la palabra de Facundo, perteneciente a la categoría Mini. Nos contó con la verguenza de los niños de su edad que lo que más disfruta de jugar al básquet es estar con sus compañeros, disfrutar con ellos, y ganar experiencia.