La ronda de entrenadores del Metro llega a Villa Dolores y es el turno de 25 de Agosto, con un viejo conocido de la casa como Javier Espíndola que como siempre habló de todo y no se guardó nada

Otro campeonato al frente de 25, pero con una preparación bastante distinta…

Totalmente atípica. Primero porque tanto los trabajos, la preparación y el torneo iban a comenzar mucho antes, pero la pandemia alteró todo y generó tener que ir pasando por distintas fases: primero individual, de a poco a grupal, pero la limitación de no poder jugar partidos es una dificultad muy grande para seguir los lineamientos de una preparación deportiva acorde. Esto trae un gran riesgo de lesiones como ya quedó demostrado en la apertura europea. No es lo que estamos acostumbrados, la inactividad de los jugadores duró mucho y eso puede afectar. Pero el equipo está muy bien, ya el plantel totalmente cerrado y con una expectativa mayor a la que teníamos antes porque han llegado jugadores mejores no sólo para 25 de Agosto, sino para todo el torneo.

El plantel es bastante joven y parece algo bajo de centímetros, ¿Pretende correr la cancha o qué estilo intentará darle al equipo?

Sí, el plantel es joven. Hay una cantidad de jugadores jóvenes y además realmente quedó bajo para la competencia, no tenemos la altura que han logrado sumar otros equipos. Esto junto a la juventud es otro motivo para correr la cancha, defender abierto, presionar mucho, mantener la pelota lejos del cesto cuando estamos en defensa y gracias a esa defensa agresiva poder jugar a campo abierto en ofensiva lo más posible. Esa es un poco la idea en función del plantel que conformamos, el extranjero que es “Jony” Slider se adapta a ese juego también.

¿Qué variantes tiene para esta integración sin tantas opciones en el juego interno? ¿Utilizará a Marcel Souberbielle de “4”?

Sí, cuando contratamos a Souberbielle le hicimos ver que en esta estructura de equipo iba a tener que jugar mayormente en el puesto de “4”. Tenemos algunas alternativas para que pueda ocupar el puesto de alero por momentos, pero va a tener que ser un “4” abierto en un equipo que cuando fije las ofensivas intentará usar la estructura de 4 abiertos y un interno para aprovechar los jugadores que tenemos.

¿Qué nos puede decir de “Jony” Slider? Un jugador de una carrera más que interesante en una Liga de mayor nivel, pero quizás no tan conocido por el aficionado promedio de nuestro básquet…

Antes que nada, es un jugador argentino de nivel Liga Nacional con todo lo que eso implica. Comprensión del juego, apego a la ética de trabajo, ventajas que te dan los argentinos en comparación a americanos de bajo presupuesto (con excepciones, claro). Es un jugador muy fuerte, un escolta tirador de 1.92 de altura que también puede jugar de “3”, con una potencia enorme, mucha garra, gran capacidad física, una explosión tremenda. Viene de promediar 16 puntos en Liga Argentina, y una media de acierto en triples en las últimas temporadas de encima del 38%; su fuerte es en campo abierto, aunque sabe jugar bastante bien el pick and roll también. Tiene ventaja sobre la mayoría de los “2” que lo van a defender porque es puro músculo, también consigue cosas cerca del cesto. Estamos muy conformes con él porque es un muy buen jugador y un gran chico que se adaptó muy bien al grupo.

¿Cuánto se pierde al no llevar los partidos a los barrios y que no haya público?, ¿Qué opinión tiene sobre las medidas y la forma de disputa?

Me parece que es un torneo profesional que tiene sponsors centrales, en este caso la empresa televisiva con mucho interés hizo un esfuerzo adicional al de todos los años para generarle un dinero extra a los equipos. Siempre se juega por dinero, pero en este caso queda más claro el beneficio económico de tener mejor equipo, porque la escala de retribuciones va en función de la ubicación final, que me parece algo interesante. Si no se hacía así no se podía jugar, no se podía ir a los barrios, en el Metro las recaudaciones no estaban siendo las esperadas, la ecuación entre llevar al barrio y los espectadores que van salvo excepciones de algunos clubes no era ventajosa, por lo que no lo veo mal. Incluso para el juego y el espectáculo concentrarlo en una cancha así será un beneficio, un mejoramiento del juego. En mi experiencia algunas veces las canchas complican más de lo que mejoran, por las canchas en sí, por la gente y su comportamiento, en ese sentido este “parate” puede ser sano para que comprenda la gente lo importante que es sumar y no restar desde las tribunas, no viene por ese motivo pero puede servir para eso también. Lamentablemente la mayoría de la gente quiere ir a ver básquet y no va a poder.

¿Y qué opinión le merece que no haya descensos?

No me parece bueno, no veo mucho motivo más allá de la supuesta “justicia deportiva” de ser un campeonato corto que no da mucha oportunidad, la importancia de esto creo que fue lograr que todos los equipos jugaran, para eso hubo que darle ese “caramelo”. De todas maneras, al haber una apuesta económica importante desde los sponsors, creo que todos se terminaron armando bien. Ahí creo que entra un poco la fase amateurismo, presente todavía en algunos dirigentes que deciden. Yo sinceramente no veo mucho motivo, pero lo comprendo.

Entre tantas pálidas la pandemia facilitó la llegada de varios jugadores de categoría, ¿Qué nivel de juego espera ver?

Espero que muy bueno, superior a las últimas temporadas. Por la calidad de jugadores, los argentinos entienden más el juego que los extranjeros que suelen llegar al Metro. Que sea todo televisado también le va a dar mayor exigencia y sin la parte negativa de la presión sobre el arbitraje, los gritos del público que se mete casi adentro de la cancha y ese tipo de cosas. Acá va a haber que jugar mejor y nada más, no va a haber humo de los chorizos y gente que grita fuerte para presionar al juez, que acá en los espectáculos públicos para mi equivocadamente se le otorga facultades de controlar al público con qué cantan, qué fuman y pierden concentración en esas cosas. Va a mejorar el nivel de arbitraje y el de los entrenadores también, exigidos y concentrados podemos dar más.

El suyo con 25 ya es un matrimonio de varios años, ¿La pasión sigue como el primer día?

Estoy en la cuarta temporada completa, pero llegué hace cinco para pelear un descenso. El vínculo se ha fortalecido, estamos cada vez más consustanciados la parte deportiva con toda la actividad del club, un club de barrio igual al que yo me críe y me complace mucho estar allí. Está creciendo muchísimo, está cambiando su actividad, su imagen se está enriqueciendo con diferentes disciplinas. Un mérito enorme de su gente que por suerte me pudo integrar muy bien.

¿Para qué está 25 en este torneo?

Nos conformamos con la idea de competir y mejorar un poco el juego y la participación del año pasado como cada temporada, todavía no con la idea de pelear un ascenso, estamos en un desarrollo en el que quizás no es el momento de ponernos ese objetivo. El equipo es muy competitivo y está para pelear en la parte alta. Sabemos que no somos los candidatos de fierro, pero podemos dar pelea. Vamos a ver cómo logramos conjugar las virtudes con alguna falta que también podemos tener.

¿Cuáles son los candidatos al ascenso?

Los grupos humanos colectivos primero tienen nombres e integración, pero después requieren funcionamiento que todavía no lo conocemos. Creemos y trabajamos para ser los mejores, no renuncio a la posibilidad de pelear por el ascenso, pero tengo que ser realista sobre cuáles son los que hicieron la apuesta para subir, a priori por lo presupuestal y por historia, Cordón y Larre Borges son los candidatos. Después veo otros muy bien formados como Urupán, que sería una plaza muy buena en Pando para la Liga, o Colón y Stockolmo que se han armado muy bien.