Habrán pasado más de cuatro meses, más de 140 días, desde aquel 11 de marzo cuando se suspendió el partido entre los Utah Jazz y los Oklahoma City Thunder por la confirmación del test positivo para COVID 19 del francés Rudy Gobert. Suspensión que luego se extendió a toda la liga, y que desde entonces nos tiene huérfanos del mejor basquetbol del mundo. Pero la espera terminó y desde este jueves la naranja volverá a picar, en circunstancias especiales claro está, pero al menos volveremos a ver acción.

¿Dónde?

La temporada 2019-2020 de la NBA se trasladó hasta la denominada “burbuja” de Orlando, Florida. Ubicada exactamente en uno de los campus del Walt Disney World, será la sede única del resto de la temporada.

La denominación de burbuja data de la restricción que cuenta el campus frente a la entrada y salida de gente, la cual solo es permitida bajo estrictos protocolos de seguridad y ante situaciones muy particulares y especialmente justificadas. Lógicamente, todos los partidos se disputarán a puertas cerradas.

¿Quiénes?

Hasta allí se trasladaron los 22 equipos que siguen en carrera por el titulo. Los 8 mejores de cada Conferencia (posiciones de playoffs al momento de la suspensión) más los 6 equipos que estaban a seis o menos partidos de meterse entre los ocho mejores.

De esta forma quienes jugaran en Orlando son:

Conferencia Este: Milwaukee, Toronto, Boston, Miami, Indiana, Philadelphia, Brooklyn, Orlando y Washington.
Conferencia Oeste: Lakers, Clippers, Denver, Utah, Oklahoma City, Houston, Dallas, Memphis, Portland, New Orleans, Sacramento, San Antonio y Phoenix.

¿Cómo?

El resto de la temporada se jugará de la siguiente forma. En primer lugar cada equipo disputará 8 partidos, los denominados “seeding games”, para terminar de ordenar las posiciones de cara a los playoffs (se sumarán a su record junto a los que traian a la hora de la suspensión). Luego de esto comenzará la postemporada en el mismo formato que siempre (todas las series al mejor de siete).

¿Cómo llegan?

Logicamente, hay equipos y equipos. Mientras que algunos han tirado la chancleta, como los Wizards que fueron a Orlando sin sus figuras, otros como los Lakers, continuan en la búsqueda del campeonato y pese a sufrir bajas, como la de Avery Bradley, fueron en busca de un remplazo que esté a la altura y viajaron a la burbuja con el “Robin” de LeBron, JR Smith.

En el Oeste, quien batallará con los Lakers por el lugar en la final, es la otra franquicia angelina, los Clippers, que si bien no se espera que tengan bajas para el reinicio de la actividad, su preparación fue de todo, menos normal. Montrezl Harrell y Patrick Beberley fueron los primeros en abandonar la burbuja por motivos familiares y luego estuvo la novela de Lou Williams, quien también lo hizo, en principio para asistir al velorio de un familiar, pero al que acusan de haber concurrido a un prostíbulo en esa salida transitoria, hecho que el desmintió y explicó que solamente fue por unas “alitas de pollo” de pasada. De todas maneras, la tormenta ya pasó y Doc Rivers ya tiene a todos sus pupilos a disposición.

En el Este la cosa está sumamente despareja. Todo parece indicar que será un mano a mano entre los Bucks de Giannis y los Celtics de Kemba Walker, ambos equipos claramente por encima del resto. Los dos candidatos llegan con su plantel completo a Orlando, pero con una salvedad: se espera que en setiembre Gordon Hayward sea padre por cuarta vez y el alero de los Celtics ya manifestó su deseo de abandonar la burbuja para acompañar a su esposa. Esto hace que por protocolo se pierda seguramente varios días, detalle a tener en cuenta ya que las finales de conferencia se espera estén empezando a mediados de setiembre.  

More than a game

Otro detalle interesante a tener en cuenta es el involucramiento que los jugadores han tenido en este tiempo con las causas sociales. En particular en los Estados Unidos, dada la coyuntura politica tan particular que vive el gigante del norte. Tal es así que los jugadores lograron hacer oir su voz y harán un poco más visible las diferentes realidades que se viven en el pais.

Por un lado durante todo el cierre de campeonato, en todas las canchas se leerá el mensaje Black Lives Matters (Las Vidas Negras Importan) y cada jugador además lucirá en su camiseta algúna otra proclama social en lugar de su nombre.