Continuamos con esta sección de Básquet Total, en la cual analizamos en base a estadísticas, el juego de los equipos que van a disputar los playoffs de la Liga Uruguaya. Es el turno de centrarnos en Trouville, campeón del Apertura y que al momento de la suspensión del torneo se encontraba en la cuarta posición de la Liguilla.

Antes del parate que tuvo el certamen producto de la pandemia del COVID-19, el rojo de Pocitos se encontraba en la cuarta colocación de la Liguilla. Si la Liga vuelve con el mismo formato que tenía cuando se suspendió, quedaría una jornada antes del comienzo de la postemporada. Al no poder cambiar su ubicación en la tabla, Trouville tiene dos posibles rivales, Defensor Sporting o Hebraica y Macabi.

Los de la calle Chucarro tuvieron una primera parte del campeonato muy auspiciosa. Con un récord de 9-3 y luego de un triunfo increíble en la ciudad de Florida ante Urunday Universitario, se quedaron con el Torneo Apertura, que les daba el pasaje a la definición por un lugar en la Liga Sudamericana. Entre el cierre de esa primera rueda y el arranque de la segunda, tuvieron una racha de seis triunfos consecutivos, que los perfilaba como candidatos a pelear por el “1” de cara a los playoffs

Sin embargo, en las últimas fechas del Clausura y las primeras de la Liguilla, sufrieron siete derrotas en nueve partidos, que los alejaba de dicha posibilidad. El buen colchón de puntos que tenían, les permitió mantenerse en el lote de arriba y de esa manera evitar tal vez, un cruce más complicado en los cuartos de final. Uno de los problemas que ha tenido el equipo a lo largo de la temporada es con su tridente extranjero. Con un total de ocho, junto con Aguada, es el conjunto que más foráneos tuvo en sus filas durante el desarrollo del campeonato. En el último partido oficial, allá por el 13 de marzo, en lo que fue caída ante Olimpia, la terna de importados la conformaron Tyrone White, Ernesto Oglivie y Jarred Shaw. Uno de ellos ya no volverá, ya que el club confirmó la contratación de Leonardo Mainoldi. Cabe recordar que Anthony Danridge se encontraba lesionado y que los dirigentes sueñan con el regreso de Paolo Quinteros.

A partir de este momento nos centraremos en analizar el rendimiento de Trouville, sobre todo a través de datos estadísticos. A lo largo de la temporada, los de Pocitos no se han caracterizado por tener un juego interno preponderante. Por ejemplo, de los clasificados a playoffs, son el segundo equipo que menos puntos anota en la pintura y uno de los dos más castigados por los rivales en esa zona de la cancha. Consultado acerca de si el hecho de no contar con un 5 que pueda desnivelar en ofensiva e intimidar en la defensa, podía influir en dicho aspecto, su entrenador, Germán Fernández expresó lo siguiente: “En la planificación previa, nosotros entendimos que los internos que juegan desde el pick and roll o que pueden lanzar un tiro abierto, hacen mucho más daño hoy en día que los centros de peso, que suelen ser más fáciles de localizar. Nosotros necesitábamos que nuestro 5 fuera dinámico, que pudiera llegar de aro a aro en transiciones rápidas”.

Los de la calle Chucarro son la tercera “peor” defensa si nos guíamos por los puntos recibidos. Sobre si el aspecto defensivo es uno de los puntos a mejorar de cara a la postemporada, Manuel Mayora, uno de los bases del equipo, fue muy contundente: “Es algo que nos preocupa mucho. Tenemos jugadores que defienden muy bien y tratamos de ser muy intensos en ese aspecto. Sabemos que nos han anotado mucho, pero tal vez, puede ser porque nos descansamos en nuestra gran capacidad anotadora y eso nos termina jugando en contra”.

A pesar de lo mencionado anteriormente en relación al peso en la pintura, los de la calle Chucarro están entre los conjuntos que más rebotes ofensivos capturan por partido, capitalizando los mismos en puntos de segundas oportunidades. “Nuestra dinámica de juego permitía que tomemos rebotes, yendo a buscarlos desde los aleros, con jugadores atléticos como Tony Danridge, Federico Soto y el propio Álex López, que es un muy buen reboteador en ataque. Además, al tener al 4 abierto, en general la defensa queda afuera del rebote y en las demás posiciones nosotros la peleamos de buena manera”. Manifestó el ex director técnico de Yale en relación al motivo por el cual su equipo se hace fuerte en dicho rubro. 

Trouville es el equipo con mayor rotación de la Liga. En su plantel tiene diez jugadores que juegan asiduamente, siendo determinante para ello la participación de los sub 23 del club. El banco de suplentes es de los más prolíficos del torneo, aportando algo más de 22 puntos por encuentro. Sobre la importancia de tener dos jugadores por puesto y de que el equipo no baje su nivel cuando descansan los titulares, Fernández comentó: “Desde un principio la rotación fue un objetivo que nos trazamos todos. Tener por lo menos diez jugadores a nivel fue una fortaleza, ya que nos permitía que todos tuvieran un alto grado de compromiso con el juego y a su vez, nos dio la posibilidad de encontrar soluciones en determinados partidos, de jugadores que tenían un rol secundario. Las rotaciones son bastantes claras, entraba uno por el otro, al no ser raras excepciones, lo que hace que los jugadores entiendan el juego y su rol en el equipo. Además, los entrenamientos son mucho más intensos, ya que en ellos tus dirigidos se están jugando los minutos en cancha”.

Sobre la importancia de la rotación en el éxito ofensivo de Trouville, el número 9 del rojo nos dijo lo siguiente: “La rotación es clave para nosotros, sobre todo para mantener la intensidad y generarle dificultades al rival. El hecho de que todos entremos con confianza a la hora de anotar, genera que el equipo sea mucho más agresivo en ataque”. 

Los campeones de la Liga Uruguaya en la temporada 2005/06, son el conjunto que menos pelotas pierde por partido de los clasificados a playoffs. “Tenemos la suerte de tener dos bases de características totalmente distintas. Manuel Mayora ha tenido un año excelente entre el Metropolitano con Unión Atlética y nosotros, mientras que Marcos Marotta es el pensante del equipo, la cabeza del grupo. Son jugadores confiables, con un buen manejo de los tiempos y del balón. Nosotros jugamos mucho desde el pick and roll, por lo tanto es más difícil que haya pérdidas, ya que los pases son un poco más simples. El tener buenas posesiones te lleva a estar mejor posicionado y evita que el rival pueda correr la cancha con frecuencia”. Declaró el coach sobre la seguridad que le dan al equipo sus dos bases.

“Marcos es un base muy seguro con la pelota, que ordena mucho al equipo y sabe jugar con los tiempos del partido. El entrenar constantemente con él me ha hecho mejorar varias facetas de mi juego, sobre todo el poder reconocer cuando hay que meter un ritmo más intenso u bajar las revoluciones del equipo. En mis inicios, yo era una especie de revulsivo desde el banco, que en los minutos que estaba en cancha debía demostrar su potencial”. Nos contaba el ex Unión Atlética acerca de lo que implica tener a Marotta como compañero en su posición.

En el básquetbol moderno el triple es una herramienta cada vez más utilizada. Trouville tiene como prioridad atacar el aro, para que esos lanzamientos exteriores lleguen producto de una buena rotación de balón y no de una acción individual de sus hombres. Sobre lo que son sus fortalezas en el costado ofensivo, el ex orientador de Aguada nos dio su visión: “La selección de tiro para nosotros es muy importante. Para eso necesitamos tener un equipo solidario, que se pase el balón. Cuando los ataques pasaban por Danridge, era entendible que no se tomaran tantos tiros desde el perímetro. Sin embargo, jugar con un 4 abierto y tener bases que puedan lanzar, nos daba la posibilidad de tener algunos disparos a pie firme. El objetivo siempre es que los tiros lleguen luego de un buen movimiento del balón”.

Para cerrar vale recordar lo que mencionamos en el comienzo. La semana pasada, Trouville anunció la contratación de Leonardo Mainoldi, ala-pívot argentino de 35 años, campeón sudamericano con su selección e integrante del plantel que disputó la Juegos Olímpicos de Río 2016. Sobre la llegada del ex jugador del Baskonia de España, el menor de los Mayora manifestó: “Un jugador con su trayectoria y jerarquía, claramente nos va a dar un salto de calidad. Restan por definirse los otros dos extranjeros, pero creo yo que si nos complementamos bien, vamos a dar pelea y seremos un equipo difícil de vencer”.