Siguiendo con la ronda de entrevistas previo al arranque de la Liga Femenina de Básquet, fuimos en busca de Gino Alderete, DT de Defensor Sporting.

 ¿Cómo viviste vos y las chicas el tema del confinamiento? ¿Cómo los afectó a nivel equipo y en todo lo que es la institución?

 “En un principio el tema del parate fue una incertidumbre total. , ya que se cerraban instituciones deportivas, se propuso una fecha de vueltas que luego se fue modificando. Como grupo tratamos de adaptarnos a las herramientas que teníamos a mano, por ejemplo el Zoom, para mantenernos en entrenamiento, esa es la realidad. También nos afectó mucho la preparación de la pretemporada de enero y febrero porque estábamos más que conformes con lo hecho a nivel físico y basquetbolistico, ya que practicabamos doble horario. Viajamos para conseguir amistosos en Argentina, estuvimos en Paysandú, jugamos contra Remeros en Mercedes y también nos enfrentamos con equipos de Montevideo. Habíamos sumado una gran cantidad de juegos para una pretemporada y teníamos la motivación extra de arrancar con la Liga Sudamericana, pero el parate frenó todo eso. Ahora es un arranque nuevo y totalmente distinto a como nosotros pensábamos encarar el año”.

 ¿Cómo pensás que se van a adaptar a la nueva normalidad?

 “Con el tema de protocolo, lo que era fuera de la cancha (tapaboca, tomar la fiebre, alcohol en gel, la alfombra, cambiarse los championes y el distanciamiento) fue lo más fácil de aplicar. Los primeros días fueron extraños, pero después ya nos adaptamos rápidamente a eso, aunque siempre estamos estrictos con eso. Luego estaba la adaptación al campo de juego ya que no podemos hacer pases, no podemos compartir pelota, tiene que haber distanciamientos y no podemos jugar 1×1, así que nos estamos adaptando a lo que se puede hacer. Estamos trabajando la técnica individual específicamente por puestos, tratamos de poner algunos objetivos físicos a través del Profe y desde lo táctico estamos con grupos de tres o cuatro, pero todas con su pelota, simulando una situación y culminándola con un autopase. Tratamos de usar mucho la imaginación porque en lo táctico es algo en lo que hay que volver un poco más rápido”.

 ¿Qué opinión te merece el nuevo formato de disputa?

 “Sobre la forma de disputa nuestra delegada nos presentó distintos formatos y eran todos más o menos parecidos entre sí, con algunas pequeñas diferencias, pero apuntaban todos más o menos para el mismo lado. Consideramos que el que se eligió es el más adecuado para lo que resta del año así que estamos muy contentos porque toda esa incertidumbre de cuándo y cómo se vuelve ya quedó bastante esclarecido”.

 ¿Cómo valoras el ingreso de nuevos equipos a la competición?

“Que se hayan sumado equipos nuevos obviamente que es positivo desde donde se lo mire. No son solo más lugares para el desarrollo de jugadoras, sino que además es consolidar el básquet femenino en otros clubes donde tal vez antes no los había y se les puede dar ese espacio de desarrollo. Son nuevos estilos de juego, son nuevas formas de ver y eso lleva a que la preparación sea distinta. Eso le da más condimentos alentadores al torneo y ojalá que se sigan sumando equipos con el correr de los años”.

 ¿Cuáles son tus sensaciones luego de la partida de Camila Kirschenbaum a España?

 “En el caso de Camila es un orgullo para la institución, para nuestro equipo y para las personas que dentro del club han trabajado o hemos trabajado con ella. Es un orgullo tremendo que haya emigrado y ojalá que vuelva a emigrar, que pongan los ojos en ella y su futuro. Más allá que la ida de Camila a priori sea una baja para Defensor Sporting, en realidad tendríamos que verlo como un alta para el básquet femenino uruguayo. No es solo el caso de ella ya que hay algunas jugadoras un tanto más grandes y referentes que han emigrado años anteriores, pero esta generación de la U17, acompañadas con Maite Pereira, abrieron mucho más la puerta para que futuras generaciones puedan irse a más corta edad a profesionalizarse”.

 Además de Camila, hay otras jugadoras de su edad que partieron al exterior. ¿Qué opinas al respecto?

“Este año justamente ese grupo que emigró fue uno bastante talentoso, que se dedican, que entrenan y que están para esto. Más allá de que emigran y ayudan a que el mundo pueda poner sus ojos en el básquet femenino de acá, también hay que fijarse lo que dejan para atrás porque no solo abren una puerta para irse al exterior sino que abren una puerta de ilusión para las formativas de femenino que vienen detrás. Si vos entrenas, le pones todo de vos, si te dedicas y si lo tomas con seriedad se puede llegar y podés terminar jugando en otro país, con una mejor liga y un mejor desarrollo. El mensaje importante viene por ahí, estamos muy contentos por las que emigran, pero más contentos aún por lo que dejan y siembran para las que vienen detrás. Son categorías de formativas que tienen que seguir trabajando y tienen que mantener la ilusión intacta para seguir jugando al mejor nivel de este deporte”.