Foto: Laura Gentini

La ronda de entrevistas con los entrenadores de la Liga Femenina de Básquetbol se fue a Capurro en busca de la palabra de Andrés Jones.

¿Cómo se están preparando en Capurro para el arranque de la Liga?

Bien, la vamos llevando. Como todos hemos hecho un trabajito por Zoom con el profe, todo parte física, obviamente. Los horarios a muchas las condicionaba para poder estar, pero estamos con una basecita que se prendió bien con el Zoom y ya hace dos semanas que podemos hacer trabajo en cancha, empezamos el lunes pasado. En esas vueltas nos vamos ajustando al protocolo del club y de la Secretaría Nacional de Deporte.

¿Antes de empezar a trabajar en cancha habían hecho todo trabajo físico?

Sí, todo por Zoom y todo físico. No hicimos ninguna clase teórica-táctica, por decirlo de alguna forma.

El año pasado Capurro había mostrado una intención de un estilo de juego, ¿cómo afectó eso está situación?

Más allá de que la idea la tenemos y sobre eso tratamos de trabajar obviamente fue algo que jugó muy en contra. Fue casi como empezar de cero porque actualmente sólo hay cinco o seis jugadoras del año pasado y 17 o 18 que se sumaron este año. Arrancamos todo de cero, estaba lindo al arranque porque íbamos a tener más tiempo, pero con todo esto empezamos el lunes pasado a tirar todos esos conceptos tácticos, por llamarlo de alguna manera para ver cómo llegamos.

¿Cómo fue la reacción de las chicas al volver a entrenar en cancha?

Tenían una ansiedad tremenda. Es muy buena la disposición que están teniendo. Por ser tanta cantidad hemos tenido que dividir en grupos e ir mezclando para que todas puedan entrenar con todas y no se hagan dos grupos totalmente separados unas de otras. Hemos ya aumentado la cantidad de ese grupo, si bien no está todo el equipo completo, pero con unas ganas muy buenas. Eso ayuda un poco al trabajo, nos escuchan a la hora de darles los conceptos y las cosas tácticas y esperemos que eso facilite a la automatización y a la aplicación de las cosas en la cancha. Una cosa es la teoría y otra la práctica. Yo soy de la idea, y creo que todo el mundo también, de que se necesita un tiempo de repetir una y otra vez hasta que puedan hacerlo. Sin embargo, el no poder practicar con oposición es la gran traba para poder aplicarlo de mejor manera. En la teoría en el 5×0, por más que lo automatices, cuando tengas la oposición defensiva te condiciona mucho más para que puedas ejecutarlo. Eso creo que va a ser el gran desafío que tengamos en el poco tiempo para poder hacerlo de la mejor manera posible.

¿Cuales son los objetivos de Capurro en esta temporada?

El objetivo obviamente es cambiar la imagen del año pasado. Nos tendría que ir muy mal para repetir lo que fue la última temporada, pero también creo que no lo podemos comparar. Más allá de que solo tenemos cinco o seis jugadoras que repiten del año pasado, tenemos todo un plantel nuevo. Entonces creo que todo lo que hagamos va a ser bueno y va a ser más que el año pasado. Pero por decirte un objetivo, a mi me encantaría, si es por soñar y trabajar para eso, meternos en la Copa de Oro. Eso sería algo divino, pero si no se da, trataremos de pelear por la Copa de Plata. Pero el primero objetivo tiene que ser consolidarnos como equipo, cosa que aún no tenemos por un tema de entrenamientos, practicar juntos, convivencia, relacionamiento. Nos falta consolidar la idea de equipo. Yo soy mucho de la idea de que eso ayuda mucho a lograr los resultados.

¿Qué opinión tenés de la forma de disputa?

Creo que es la más adecuada. Sobre todo con los tiempos. Tampoco podemos estar pidiendo cosas raras. Loli Sapio (que es nuestra delegada además de jugadora) nos pasó las ideas de las formas de disputa y esta era la que más nos gustaba, así que estamos bien. Igual las otras no estaban mal porque eran todas más o menos parecidas y podías estar en alguna situación puntual en desacuerdo, pero como pasa en todas estas situaciones, es muy difícil conformar a todos. Lo bueno es que se llegó a un acuerdo rápido, se resolvió y va a salir la temporada femenina que creo que es lo más importante para todos.