Siguiendo con la ronda de entrenadores de la Liga Femenina de Basquetbol, Basquet Total fue a buscar la palabra de Luis Pierri, entrenador de Hebraica y Macabi.

¿Cómo ha cambiado la forma de trabajar el saber que hay una fecha de arranque de la competencia?

Macabi abrió sus puertas más o menos por principios de junio, por lo tanto, rompimos un poquito los esquemas. Esto nos permitió, con protocolo armado entre todos, entrenar y estar en cancha, cosa que le hizo muy bien a las chiquilinas. A medida que van pasando las semanas vamos avanzando con las fases, actualmente podemos pasarnos la pelota. Avanzamos lentamente y ahora con la confirmación de una fecha para el arranque del torneo si todo sale bien, los objetivos ya son más claros. Cuando vos entrenás sin objetivos es mucho más complejo todo. El deportista por naturaleza necesita un objetivo, eso siempre fue y será así. Por eso entrenar casi como salen a correr o caminar por la rambla no es tan fácil. Ahora con el objetivo se empezó a trabajar con una mentalidad diferente. Los trabajos no han variado porque dependemos de un protocolo, todavía no hay contacto físico, hay algunas dificultades para entrenar con todas las chicas porque tenemos cupos por cada grupo que entrena, en fin. Nos cambió la mentalidad a todos, incluso a mí, porque ya empezás a armar un plan determinado para llegar ahí lo mejor que se pueda, pero siempre dentro del protocolo.

¿Cómo han respondido las chicas?

Las chicas son bastante más afectivas que los varones, extrañaban mucho verse, salir, contactarse con otras personas. La gran mayoría del plantel son muy jóvenes, salvo algunas que son un poquito más veteranas, por lo que les cuesta un poquito más entender el tema de la responsabilidad en cuento a los contactos y el contagio a otras personas, como a cualquier niño o adolescente. Tuvimos que hablar mucho sobre ese tema, hasta el día de hoy seguimos repitiendo todo lo referente a las precauciones, el protocolo, controlarnos, ser responsables. La realidad es que lo tomaron de la mejor manera, con una alegría enorme. Más allá de que ya estamos en una cancha, cosa que las había alegrado mucho, el saber que ya tiene fecha de inicio y forma de disputa, repito, cambia mucho la mentalidad. No podemos cambiar mucho los entrenamientos por los protocolos, así que por más que queramos hacer determinadas cosas hay que modificarlas. Pero lo importante es que las chicas están felices, como todos a los que nos gusta el básquetbol. Es una alegría para muchísimas personas.

¿Qué opinión tenés de la forma de disputa?

Para mí está bien, fue el formato que votó Hebraica y Macabi, así que está dentro de lo que nosotros buscábamos. Lo veo normal, accesible para todos y la mejor opción para los tiempos de competencia con los que se cuenta.