Barcelona venció al San Pablo Burgos y se metió en la final de la Liga ACB española. El equipo del uruguayo Bruno Fitipaldo cerró una gran temporada, en la cual obtuvo su mejor posición en la competición.

El equipo catalán llegó a esta instancia luego de haber finalizado en la primera posición del grupo B, en donde cayó únicamente en su última presentación ante Iberostar Tenerife, cuando ya había logrado su clasificación. Mientras tanto, los burgaleses terminaron segundos en su zona y su pasaje a la definición fue mucho más angustiante. En el juego decisivo, derrotaron sobre el final a Andorra, obteniendo su pasaje a semis gracias al triunfo de Valencia sobre Gran Canaria.

Los dirigidos por el serbio Svetislav Pesic saltaron a la cancha con Cory Higgins, Adam Hanga, Víctor Claver, Nikola Mirotic y el croata Ante Tomic. Por su parte, los comandados por Joan Peñarroya comenzaron con Bruno Fitipaldo, Vitor Benite, Javier Vega, Jasiel Rivero y el brasileño Augusto Lima. Los encargados de impartir justicia fueron Daniel Hierrezuelo, Carlos Cortés y Jordi Aliaga.

El encuentro correspondiente a las semifinales de la Liga ACB se disputó en el Pabellón Fuente de San Luis de la ciudad de Valencia, conocido popularmente como “La Fonteta”. El mismo presentó un inicio netamente favorable al conjunto blaugrana, que con Nikola Mirotic lastimando desde el perímetro y Ante Tomic en el bajo, conseguía colocar un prematuro 8-0. Los jugadores del azulón se ofuscaron rápidamente con el arbitraje, que ante la más mínima duda inclinaban sus fallos a favor del más poderoso. A pesar de ello, los de Castilla y León fueron cortando las principales vías de gol de su rival, mientras que en ataque encontraron puntos en las manos de Bruno Fitipaldo y Jasiel Rivero, que les daban la chance de emparejar las acciones. No obstante, una bomba del francés Thomas Heurtel, seguido de una volcada y un triple de Víctor Claver, le devolvían a los culés una buena diferencia en el marcador, en este caso de once unidades.

Sobre el cierre del primer periodo, San Pablo Burgos había conseguido poner un parcial de 7-2, para el cual fue sumamente importante la aparición desde el banco de suplentes del norteamericano Thad McFadden, que era bien escoltado por el interno Dragan Apic. Esa mini reacción fue suficiente para que el Barça se metiera de lleno nuevamente en el partido. Como suele suceder en casí todos los compromisos, Kyle Kuric y Pierre Oriola le dieron a su equipo, esa cuota de entusiasmo llegando desde el banquillo. En un abrir y cerrar de ojos, los de Catalunya colocaron un contundente 12-2, que los hacía sacar una ventaja de 16 tantos (35-19). Con mucho amor propio, una defensa en zona que le dio buenos dividendos, más un gran aporte de Lima en la pintura y Fitipaldo desde el triple, el Burgos colocó un sorprendente parcial de 17-4, que lo dejaba solamente un punto por debajo de su adversario. Gracias a un doble del flamante MVP de la competición, el Barcelona se fue al descanso largo al frente en cifras de 43 a 41.

En los primeros compases del complemento apareció en todo su esplendor la figura de Cory Higgins. El dos veces campeón de la Euroliga con el CSKA de Moscú, sacó a relucir todos sus fundamentos ofensivos, para que su equipo se volviera a escapar en el tanteador. Como si esto fuera poco para el conjunto burgalés, al azulgrana se le abrió nuevamente el aro desde el perímetro. Tres triples consecutivos, dos en manos de Mirotic y uno por intermedio de Claver, provocaban que los catalanes se apoderaran del control de las acciones. Si bien, se estaban viendo superados, los jugadores del San Pablo seguían defendiendo cada pelota a muerte, sabiendo que eran capaces de repetir lo que habían logrado en la primera mitad. El goleo de McFadden y la experiencia de Pablo Aguilar, mantenían con esperanza al humilde Club Baloncesto Miraflores. Una bomba de Brandon Davies sobre la bocina, hacía que los 18 veces campeones de la Liga ACB, se fueran al último descanso con una renta a su favor de 14 puntos (72-58).

Tal y como había ocurrido en el segundo cuarto, los dirigidos por el serbio Svetislav Pesic encontraron soluciones en la segunda unidad a través de Oriola y Kuric, dos grandisimos jugadores, que serían titulares en la mayoría de los equipos de la competición. Promediando el último periodo, el conjunto culé conseguía sacar la máxima diferencia hasta ese momento, 19 puntos, lo que obviamente parecía sentenciar el partido. Los comandados por Joan Peñarroya intentaron realizar un último esfuerzo, más que nada a impulsos individuales de sus hombres, pero ya era demasiado tarde. Finalmente, Barcelona se quedó con el triunfo por 98 a 84 y de esa manera se metió en la gran definición de la Fase Final de la Liga ACB de España. Para terminar, vale destacar la gran actuación del San Pablo Burgos, que contra todo tipo de pronóstico previo, logró meterse en una semifinal, hecho histórico para la institución de Castilla y León.

En el ganador se destacó la figura de Nikola Mirotic, que anotó 18 puntos, bien acompañado por Kyle Kuric con 16 tantos y 5 rebotes. Por el lado del perdedor, el brasileño Vitor Benite finalizó como goleador con 16 unidades.

El base uruguayo Bruno Fitipaldo estuvo 20:02 minutos en cancha, en los cuales aportó 11 puntos (1/3 triples, 1/1 dobles y 6/7 libres), 2 rebotes y 3 asistencias, para una valoración total de 13.

La gran final será el próximo martes a las 15:00 de nuestro país, en donde Barcelona enfrentará al ganador de la segunda semifinal, encuentro que disputarán en un rato Baskonia y el local, Valencia Basket.

Foto: Marca Baloncesto