En la sección sobre los números de camiseta es el turno de Martín Aguilera, quién supo vestir varias casacas de equipos uruguayos, siempre con el mismo dorsal.

El alero dejó un resumen de como se originó: "Yo siempre hice muchos deportes desde chico en Fray Bentos y al ser una ciudad chica uno se puede trasladar rápido porque las distancias no son como en Montevideo. Hice atletismo, natación y lo que menos hacía era básquetbol. Cuando arranqué con el fútbol, comencé de zaguero y jugaba con el 2, mi fecha de cumpleaños es el 20, y jugar con el 2 tenía algo de relación, me gustaba. Tuve un momento de arquero, quería jugar con la 12 pero ese número era para el suplente y no me lo quisieron dar. A mi no me gustaba el básquet. Cuando jugaba al fútbol, el padre del arquero nuestro me invitó a jugar al básquet en el mismo club, era el 18 de Julio, practiqué pero no me gustó. También me llamó el técnico de Nacional de Fray Bentos y tampoco quise. A los 12 años cuando ya me había decidido no jugar más que básquetbol, llamaron de Anastasia, hablaron con mis padres para que me llevaran y que si no me gustaba no fuera más. Fui, la primera práctica me encantó, tenía ganas de jugar a este deporte todo el tiempo y mi primer partido quise jugar con la 12 pero había un compañero que ya la usaba y al ser nuevo tuve que respetar. Era un campeonato del litoral, un torneo donde fuimos a todos lados, recorriendo y quedándonos en distintos departamentos, que esa fue una de las cosas que me encantó. En el segundo partido, el que jugaba con la 12 no fue, le pregunté al delegado si podía usarla yo y me respondió: "mira que si hoy te anoto con ese número, tenes que jugar siempre", a lo cual le dije: ¡anotame ya! De ahí en más jugué con ese número porque era el único número que tenía el 2 y en ese momento no se podía elegir el 20".

"En la primera Liga Uruguaya fueron jugadores de Montevideo a jugar a Anastasia, y uno de ellos era Ramiro Acuña que jugaba con la 12, era obvio que no me la iba a dar, me peleé, hablamos de números, le dije que yo era del club y que él no, pero me respondió, vos sos muy chico, vas a jugar con lo que sobre. En Trouville el año que salimos campeones, tuve la mala liga que cayera una ficha importante que jugaba con la 12, nada más ni nada menos que Marcel Bouzout. Hablé con él, le dije mira que la 12 no la quiero negociar, pero si no queda otra mala suerte. Luego de eso me dijo, quedate vos con la 12 que yo juego con la 21. Fue una gran alegría poder mantener el número" comentó con respecto a las "peleas" con algun compañero por el dorsal.

Sobre el valor o significado que tiene el 12 para Aguilera, manifestó: "Ese número significa mucho para mí, jugué siempre con él, mis hijos me reconocen con este número, en Fray Bentos también y eso se gana con mucho sacrificio. Siempre trato de dar lo mejor de mí, y escuchar el número 12 es Martín Aguilera es impagable. Incluso mis sobrinos y mi prima juegan en sus respectivos deportes con el número 12 y eso es muy lindo".

 

"A mi me gustaría inspirar a muchos niños a jugar con ese número por lo que soy como jugador y persona. Sé que muchas veces los niños no llegan a conocerme o conocernos a otros jugadores porque nos ven en una cancha o de lejos en una práctica. Para mi sería un orgullo enorme poder inspirar a algún niño a jugar con este número" cerró diciendo el alero, con orgullo.