Continuando con el repaso de los logros más importantes de la selección uruguaya, toca repasar la segunda medalla en Juegos Olímpicos. Uruguay bronce en Melbourne 1956.

Luego de lo que fue la hazaña de Helsinki 1952, Uruguay continuó consolidándose como una de las principales potencias del deporte naranja. El tetracampeonato Sudamericano obtenido entre 1947 y 1955, transformaban a los charrúas en un serio candidato en los JJOO a disputarse en territorio australiano.

Con el retorno a la dirección técnica de Héctor López Reboledo, en lo que fue el título continental obtenido en la ciudad de Cúcuta, estaba más que claro que el objetivo era igualar o superar lo realizado cuatro años atrás. Del plantel bronceado en Finlandia repetían cuatro jugadores: Nelson Demarco, Héctor Costa, Sergio Matto y Héctor García Otero. El primero de los mencionados había estado en las cuatro consagraciones sudamericanas, mientras que el segundo era el capitán del equipo.

El torneo de baloncesto masculino de Melbourne 1956 contó con la participación de 15 selecciones. Fue la primera edición con presencia de Oceanía (Australia) y sin una selección del continente africano. América estuvo representado por Brasil, Estados Unidos, Chile, Canadá y Uruguay. Por Europa dijeron presente Francia, Bulgaria y la Unión Soviética (URSS). Mientras que por Asia estuvieron China Taipéi, Filipinas, Japón, Singapur, Corea del Sur y Tailandia. 

La primera ronda estaba compuesta por tres series de cuatro selecciones y una con tres, clasificando a la segunda fase los dos mejores de cada zona. Uruguay quedó emparejado en el grupo C junto a China Taipéi, Corea del Sur y Bulgaria. 

A: Japón, Tailandia, Estados Unidos y Finlandia.
B: Canadá. URSS, Singapur y Francia.
D: Australia, Chile y Brasil. 

El debut charrúa fue con una victoria apretada sobre Bulgaria por cinco puntos, mientras que en sus dos siguientes presentaciones, cosechó triunfos cómodos ante China Taipéi y Corea del Sur respectivamente. Los dirigidos por Héctor López Reboledo avanzaron en primer lugar, superando a los europeos. Completaron los clasificados a la segunda fase: Brasil, Filipinas, URSS, Chile, Estados Unidos y Francia.

En esa second round había dos series de cuatro, de los cuales dos avanzaban a semifinales. Uruguay se tenía que enfrentar a Filipinas, Chile y Francia. Los tetracampeones sudamericanos vencieron a chilenos y filipinos, mientras que en la última jornada dejaron su invicto ante los galos. A pesar de la derrota, lograron la clasificación a semis, instancia en la cual enfrentarían a Estados Unidos.

Los norteamericanos liderados en ese entonces por Bill Russell, que a la postre conseguiría once anillos de campeón de la NBA, no tuvieron ningún tipo de piedad con la selección uruguaya, propinándole una paliza de 101 a 38. Más alla de eso, la celeste sabía que el objetivo de medalla era al día siguiente, ante los norteamericanos casi no jugaron los titulares.

Uruguay tenía la posibilidad de ir nuevamente por la medalla de bronce. En el camino aparecía otra vez Francia, que días atrás le había quitado el invicto. Finalmente, los liderados en la cancha por Oscar Moglia, pudieron sacarse la espina y vencieron a los europeos por 71 a 62, obteniendo de esa manera la medalla de bronce, repitiendo lo logrado cuatro años atrás en Helsinki. Tal y como ocurrió en 1948 y 1952 con Adesio Lombardo, el goleador olímpico volvió a ser un jugador oriental, en este caso Oscar Moglia.

Plantel

Héctor Costa
Raúl Ebers Mera
Carlos Blixen
Oscar Moglia
Milton Scarón
Sergio Matto
Nelson Demarco
Héctor García Otero
Carlos González
Nelson Chelle
Ariel Olascoaga
Ramiro Cortés