Seguimos investigando los tatuajes de diferentes jugadores de nuestro basquetbol. Hoy le toca a Alfonso Arrillaga el cuál tiene un escondido tatuaje pero con una gran historia detrás.

Lo primero que nos contó Alfonso fue que es lo que tiene tatuado en su piel y donde lo tiene: “Tengo tatuado un faro en la espalda. Se ve poco pero era el lugar que más me gustaba para hacermelo”.

Luego nos contó la historia que hay detrás del mencionado faro: “Cuándo eramos chicos con mi hermano, Ramiro, había un cuadro en nuestro cuarto arriba de cama con un faro y un nombre abajo, es un cuadro que hemos tenido toda la vida. Cuándo a mi hermano se le dio por buscar el nombre del faro, dio la casualidad que quedaba donde justamente estaba Ramiro en Estados Unidos”.

“Me gustaba mucho el faro y lo tomé como una señal, porque de los miles de faros que existen en el mundo, estuvimos en contacto casi toda la vida con uno que resultó estar a donde estaba mi hermano. Así que lo tomo como una manera de mantenernos juntos a pesar de la distancia”, agregó el interno que defendió a Sayago en la pasada LUB.