Hoy le toca a uno de los números más importantes y míticos del basquetbol uruguayo, la 44 del Enano Fernando Martínez, número que casualmente no eligió él.

De lo primero que nos habló el Enano fue de cómo se dio la elección del icónico 44: “El número llegó el primer año en el que se pudo empezar a usar doble dígito, no recuerdo bien cuando fue. Lo terminó eligiendo mi hijo mayor, Tomás, y a partir de ese año llevo la 44”.

“Yo siempre usé la 4, hice formativas y mis primeros años con ese número. Es más, lo tengo tatuado en la espalda junto con una pequeña nube. Y cuándo se da ese cambio que te digo al doble dígito le di a elegir a mi hijo entre el 4 y el 44, él eligió el 44 y a partir de ahí cambié a ese número el cual me viene acompañando hace mucho” agregó el actual jugador de Goes.

En cuanto a lo que significa el mencionado número el ex Malvín nos comentó: “Significa un montón de cosas. En aquel entonces nunca pensé el recorrido que iba a lograr jugando a este deporte, he tenido grandes vivencias y siento que soy un agradecido del básquet. Y en cierto punto el número me ha acompañado a lo largo de este camino que por suerte ha sido exitoso”.

Para cerrar le preguntamos si él creía que por ser su número iba a dejar un legado y esto nos respondió Fernando Martínez: “No sé si es un legado o no, el tiempo dirá cuán grande termina siendo el impacto. Lo que sí puedo afirmar es que he visto muchos chicos usando la 44 y lo tengo más que claro. Ocurrió en Malvín, ahora en Goes y en muchas formativas más ya que las veces que me ha tocado ver algún partido o alguna práctica previo a jugar he visto muchos niños con la 44 en la espalda”.

“A su vez siento que hay muchos chicos que se sienten identificados, imagino que irá mucho de la mano de la altura, pero el tema del legado no me lo he puesto a pensar y no sé si es tan así” cerró el Enano.