En una nueva edición de esta novedosa sección, desde Básquet Total apuntamos las cámaras hacia los scouters, sus horas de estudio, de mirar videos y de buscarle alternativas al próximo partido.

“Hablar del ‘Scouting’ está de moda”, dice Joel Pose, actual asistente de Álvaro Tito en Defensor Sporting, donde trabaja justamente en esa área. Pero no lo dice por la columna de Básquet Total, que se hable tanto del tema fue lo que motivó a la misma. Poder acercarle a la gente este tan famoso rol.

El trabajo de scouting se basa en conseguir información, ya sea estadística, en imagen o ambas, tanto de los adversarios como del propio equipo, para luego procesarla, analizarla y preparar informes escritos o audiovisuales para presentarles tanto al entrenador principal como a los jugadores.

Hoy en día, en pleno siglo XXI, y con todo tipo de tecnología al alcance de la mano, el límite de hasta donde puede llegar el scouting lo pone cada scouter, cada cuerpo técnico, o la mayoría de las veces, lo marca el tiempo que tengan para trabajar. De aquí, que este trabajo se pueda presentar en muchísimos formatos diferentes. Desde entrenadores de formativas que hacen su propio scouting, a un solo scouter para muchas categorías, o yéndonos a mayores, asistentes técnicos quienes, entre otras cosas, se encargan de esta tarea, llegando hasta equipos de nivel internacional con muchas personas dedicadas al scouting, cada una deteniéndose en un área en particular.

Por supuesto que, aparte de los múltiples recursos que hay hoy por hoy en la vuelta, cada maestro tiene su librito y la impronta personal que cada uno le pone a su trabajo termina repercutiendo en la forma en la que el mensaje le llega a los destinatarios finales, que son los demás miembros del cuerpo técnico y los jugadores.

To scout or not to scout

Como mencionamos anteriormente, hoy en día estamos familiarizados con el scouting, si bien no siempre sabemos todo lo que ello conlleva. Pero hasta hace un tiempo atrás esto no era tan así. Lógicamente, siempre se miró al rival para “saber como jugarle”, o encontrar fortalezas y debilidades. Hoy en día esto está mucho más profesionalizado y es una rama en sí misma del deporte y del básquetbol en particular.

Javier Isis es ayudante técnico de Edgardo Kogan en la selección uruguaya y normalmente se encarga de las tareas de scouting. Justamente él entiende que ya no se puede hablar de básquet profesional sin hablar de esta tarea: “Hoy por hoy no se ve un equipo o un cuerpo técnico que no haga nada de scouting. Se ha profesionalizado mucho el manejo de la información, tanto de tu equipo como del que vas a enfrentar”.

En la misma línea va Diego Rivas, asistente técnico de Daniel Lovera en Hebraica y Macabi, quien también cumple esta función: “Hoy en día es esencial la función del scouter. Tener la información minuciosa del rival, no te digo que influya en el resultado que puedas conseguir, pero sí es un aporte muy importante”.

Pese a jugar ese rol tan importante Isis aclara que en algunos momentos, las prioridades del equipo pueden pasar por otro lado: “También puede pasar que haya momentos donde el equipo priorice otra cosa antes de ver al rival, como mejorar cosas del propio equipo; o simplemente entrenar algunas cosas particulares o hablar de ellas en lugar de mirar al rival”.

Y en formativas… ¿Qué hacemos?

Unanimidad absoluta en la importancia del video análisis, también en las categorías más chicas, pero lógicamente hay cosas que cambian. Pose, quien hace años trabaja justamente en formativas, advierte las diferencias: “En contraste con lo que hago a nivel profesional, con los chicos utilizo el autoscouting, donde muestro solamente imágenes de nuestro equipo. La idea de las sesiones de video es mostrarle a los jóvenes las cosas que trabajamos que están saliendo bien, y las que tenemos que mejorar, tanto colectivo como sesiones de video individual”.

Isis va un paso más allá y habla de lo crucial que son las imágenes para que a los jovenes les llegue el mensaje que hay para transmitir: “En formativas es escencial y muy didáctico utilizar todas las herramientas posibles para realizar video análisis. Apoyarse en lo visual para los chiquilines es necesario, ya que la informacion llega muy rápido a todos lados y la mayor parte de ella llega desde lo visual. Por eso es clave que ellos mismos se vean para aprender y para corregir. Hoy por hoy es inaceptable que no se tenga una computadora o una tablet y que no se utilice el video análisis a nivel de formación por el tema del desarrollo de la capacidad de aprendizaje”.

¿Desde adentro o desde afuera?

No hay recetas mágicas y cada insititucion o cuerpo técnico se las ingenia para hacer lo mejor que puede, más en la realidad de nuestro básquet. Por eso no siempre se puede tener una persona exclusivamente en el rol de scouter. En ese sentido hay varias escuelas: hay quienes acuden a tercerizar el análisis de imagen a empresas que venden ese servicio, hay quienes le asignan ese rol a algún otro miembro del cuerpo técnico y así tantas variantes como se les ocurra.

Diego Rivas, por ejemplo, antes de trabajar con Lovera, le hacia el scouting a Leonardo Zylbersztein, pero sin ser parte del cuerpo técnico, de alguna forma “tercerizado”. Sobre esa experiencia relató lo siguiente: “No considero que haya beneficios o dificultades (de ser o no parte del CT). Fue una experiencia diferente, en esos cuatro años aprendí mucho y le estoy muy agradecido a Leo (Zylbersztein) por la confianza”.

Por su parte Isis entiende como fundamental que quien hace el scouting sea parte del cuerpo técnico: “Para analizar toda la información para mí es indiscutido que la persona que lo haga debe tener un concocimiento profundo del equipo propio y del rival de turno. Además recordemos que el objetivo principal de esta labor es la transferencia de esa información a los jugadores. Por eso es muy importante que esa persona forme parte del cuerpo técnico, conozca a los jugadores y al torneo que se disputa, esté alineado con el entrenador y con el objetivo del equipo, para luego poder transferir de forma correcta lo que el equipo necesita”.

Algunos casos particulares

Es sabido que el trabajo de un cuerpo técnico de una selección es bien diferente al de un equipo, por ejemplo, de Liga Uruguaya. Las planificaciones cambian y los procesos también, aunque Javier Isis nos cuenta que el trabajo de scouting no necesita tanta adaptación especial: “En la selección justamente es muy importante el análisis del rival, porque por lo general los torneos o los momentos en los que se juega son acotados, y es fundamental procesar bien toda la información. Lógicamente esto es diferente a los que pasa en Liga Uruguaya, los tiempos son diferentes, las preparaciones son diferentes. Salvo eso, en realidad el trabajo es el mismo, con la gran diferencia de los tiempos”.

Otro caso particular fue el de Joel Pose en su pasaje por Aguada junto al “Hechicero” Fernando Cabrera. Allí, Joel hacia scouting en tiempo real durante todo el primer tiempo, para analizar junto al CT y los jugadores en el entretiempo: “Fuimos pioneros en lo que es scouting en tiempo real. Desde la tribuna teníamos a una persona filmando el partido y yo con un progama iba recortando situaciones del juego. Luego en el entretiempo, en una televisión o proyector armábamos la charla del descanso largo en base a imágenes, donde mostrábamos como estábamos dañando, o ajustes en ciertos aspectos, y también mostrábamos como nos estaban dañando donde también mostrábamos como ajustar”. 

Así, en todas sus presentaciones y formatos, el scouting llegó para quedarse. Y ojalá se siga reinventando y perfeccionando a nivel local para, ¿por qué no?, utilizarlo de cimiento para construir el básquet uruguayo del futuro.