Básquet Total sigue hablando con los distintos protagonistas del básquetbol uruguayo. Hoy fue el turno de Marcelo “Cone” Bessio, coordinador de selecciones nacionales.

¿Cómo vienen trabajando en esta cuarentena?

Lo que hicimos cuando pasó todo esto, a partir de marzo, fue que empezamos a trabajar en algo que ya veníamos craneando pero que muchas veces es difícil ejecutar cuando uno está en el día a día, en la vorágine del trabajo; y el poder dedicarle realmente horas como le estamos dedicando ahora, que realmente son muchas horas ayuda a la evolución. Este proyecto tiene la idea de generar un plan integral y eso es un poco lo que estamos buscando. O sea, en un inicio se elaboró en la federación un plan quinquenal que va desde el 2020 al 2025 y que de ese plan se desprendiera esto que todavía no tiene nombre por eso no lo llamo, ya que nosotros creemos que el nombre se va a ir desprendiendo de lo que va a ser el trabajo en sí. Ahí empezamos a trabajar y a su vez de ese plan vamos a sacar una guía de trabajo como sugerencia para todos los clubes, por edades, que nos parece muy importante para el futuro del básquet.

Cuando hablamos de lineamientos para los clubes, son sugerencias a la hora de trabajar, ¿es así?

Es la idea. Nosotros lo que intentamos con esto es unificar criterios y tratar de generar ciertas sugerencias de trabajo que obviamente después nos ayuda a nosotros cuando los chicos entren a selecciones nacionales, ya que vienen con un montón de cosas adquiridas. Creo que ese es el mejor camino porque cuando nosotros hablamos de un sistema educativo sabemos que los chicos tienen una educación formal que es en la escuela y liceo, donde van pasando de año y adquiriendo diferentes cosas. Acá tiene que pasar exactamente lo mismo, hay que unificar criterios y sentar en la mesa a todos los actores. Hoy en día elaboramos varios grupos de trabajo, los cuales están bajo la supervisión de Rubén (Magnano) y de Ricardo (Vairo), uno de ellos está 100% destinado al área técnica que es el grupo que está conformando el plan este el cual está liderado por Rubén Magnano y tiene la participación de Marcelo Capalbo como coordinador de formativas, Santiago Canto, Pablo Morales, Enrique Parrella, Victoria Pereyra y a su vez la idea es ir sentando diferente gente en la mesa que tenga que ver con esto y sepa también como lo son entrenadores, jugadores y demás porque esto es un plan que tiene que salir entre todos.

¿La idea es que el plan abarque las dos ramas?

Si por supuesto, pero claro que hay diferencias en el sentido que la realidad del basquetbol masculino es diferente con respecto a la del basquetbol femenino en este momento. El basquetbol femenino ha tenido un auge impresionante en estos últimos años con un crecimiento admirable con el que estamos todos muy felices, pero precisamos potenciarlo aún más y por sobre todo hay cosas que hay que ajustar del basquetbol femenino. Por ejemplo hay muchas chicas que tienen que jugar en muchas categorías debido a que no hay una gran cantidad de chicas jugando al básquet, y esto pasa menos en el masculino porque si bien se dan casos de jugadores que juegan en dos categorías, no son la mayoría. Va a ser un plan aplicado a masculino y femenino con las adaptaciones necesarias a cada rama.

Conceptualmente se busca tener una línea igual, ¿no?

Ahí es cuando toman partido aquellos actores que te nombré que están teniendo semanalmente debates sumamente extensos y de una riqueza increíble. Pero en sí nuestra idea no es prohibir nada, sino que sugerir que a ciertas edades seguir determinada metodología, y eso lo que intenta es generar una integración. Por sobre todo de lo que es edades tempranas, hace poco se configuró lo que será el comité de minibasquetbol donde justamente habrá diferentes pasos y etapas pero también la idea de generar una guía por edades atacando a los más jovenes que nosotros y sobre todo Rubén (Magnano) está haciendo un hincapié importantísimo en el valor del minibasquet en lo que significa reclutar y captar chicos a esas edades.

¿Qué papel toma el consejo de minibasquetbol en el plan quinquenal?

Fundamental, porque dentro de lo que son selecciones nacionales vamos de U13 para arriba dentro de lo que es el plan de selecciones. Entonces vamos a dejar al consejo con las categorías más chicas. El consejo es liderado por Enrique Parrella quien a su vez es el director de ENEFUBB. A nosotros nos parecía fundamental que Enrique tomara el liderazgo de este grupo de trabajo porque tenía que estar 100% vinculado a lo que era la formación también de los docentes. Ahí aparecen diferentes actores que nosotros entendíamos eran fundamentales, los cuales fueron analizados uno por uno, y que creemos que tienen la capacidad para estar en ese lugar. Por selecciones nacionales fue designado Santiago Canto, con vasta experiencia de formación, y después está Florencia Somma que cumple el rol de representante del femenino y a su vez de profe de educación física. Va a estar a su vez Carlos Surroca que va a estar asesorando la parte pedagógica y también la filosofía que buscamos en el minibasquetbol, después hicimos unas consultas a ANEBU y surgió el nombre de Diego Palacios así que enseguida lo incorporamos, y después está Cordatti en todo lo que es interior que es algo muy importante y el Pollo conoce el interior como nadie. Pero a su vez ya estamos pensando una segunda etapa donde habrá subcomité de minibasquet en el interior con gente referente de cada área desarrollándola, pero no quiero profundizar de más porque quien tiene la palabra y comanda el proceso es Enrique.

Así como se busca hacer énfasis en el minibasquet ¿también se busca hacer énfasis en tener una buena ENEFUBB?

Es una las cosas en las que estamos buscando incidencia y Rubén está haciendo mucho hincapié, porque ahí está la clave del éxito, que los mejores docentes estén trabajando en las edades tempranas y puedan avocarse a ese trabajo. Obviamente siempre hay una realidad económica que influye, pero cuando se tiene la vocación las cosas que se pueden conseguir son impresionantes y sin dudas el referente más grande es Enrique Parrella el cual ha dedicado toda su vida a desarrollar jugadores sacando generaciones y generaciones de buenos jugadores de Malvín, por eso creímos que él era el indicado para liderar todo esto. Y por supuesto la ENEFUBB tiene que tener una relación con todo esto. Además creemos necesario incluir a lo que son las escuelas y buscar que las prácticas de la escuela de entrenadores puedan ser en las escuelas, porque si hay algo en lo que insiste Rubén es que la materia prima está en la escuela. Con este método se podría acercar más niños y niñas al basquetbol seduciéndolos con una buena idea de lo que es el deporte, donde vean que pueden jugar, divertirse, estar con amigos y pasarla bien, lo que necesitamos nosotros es que los chiquilines se integren y se sientan bien jugando al basquetbol así que la idea es abrir la cancha.

En tu rol de profe y en tu rol de padre te tocó ver muchas competencias formativas, ¿en qué aspectos crees que tenemos que hacer hincapié para competir mejor?

Yo creo que hay varios ítems, no es uno solo, pero el que yo creo más importante es el tiro. El tiro tiene que ser el sello del basquetbol uruguayo de aquí para delante, cuando vos tenés una población que no tiene tamaño, ni estatura y que sabes que con los años que vienen vamos a carecer aún mas de estatura  porque el día que se vaya Esteban Batista de la selección no tenemos más pivot, la clave entonces es jugar un basquetbol donde el tiro exterior sea una amenaza real que cada jugador sin importar el puesto en el que juegue tenga el tiro incorporado y pueda ponerla, porque tirar si tira cualquiera pero hay que meterla.

Yendo a tu zona de más experiencia que es la parte física, ¿cómo estamos físicamente con respecto a lo internacional y que ajustes habría que hacer?

En los últimos años creo que venimos creciendo bastante en algunos aspectos que a mí me tenían preocupado cuando empezamos a trabajar, muchas veces las diferencias en las diversas categorías estaban basadas en los kilos. Obviamente la diferencia de altura sigue existiendo pero la diferencia en los kilos era algo que a nosotros nos preocupaba. La incorporación del área de nutrición a la selección fue un cambio muy importante donde todos los chicos reciben antropometría en las etapas de selecciones además de existir un seguimiento que hay dentro de una plataforma, por lo que uno sabe cuánto viene creciendo. A su vez cada jugador tiene su plan nutricional, su plan de suplementos y hay un seguimiento real, todos esos son diversos aspectos que nos hicieron crecer. Después Uruguay la entrega siempre la tuvo y físicamente nunca pudimos renunciar a ir desde ese lugar porque sino no seríamos competitivos. Nosotros no somos unos animales físicamente, y se nos hace muy difícil competir porque caemos en el mismo problema de siempre que es la falta de estatura, porque Brasil por ejemplo a los 16 años tiene tres o cuatro jugadores por arriba de 2.10 y nosotros ninguno, entonces tenemos que ser los más rápidos, más fuertes y los que saltan más para complementar los centímetros que nos faltan. Pero yo creo que Uruguay siempre estuvo bien y creo que para la población que tenemos siempre fuimos competitivos a nivel de América, después en Premundiales y demás nos cuesta más porque jugamos con otras potencias.

¿En lo físico también van a haber lineamientos en este plan?

Si, tanto en la parte física como en la nutricional. Dentro de este plan va a estar el ítem de lo que sería físico y nutricional, de lo que ya se está haciendo hoy pero sumándole cosas preventivas y educativas las cuales en la etapa de formación son claves. También es necesario que sean adaptables en los clubes porque no hay que olvidarse que la selección en definitiva es fruto del trabajo de los clubes, enronces nosotros tenemos que trabajar directo con ellos, generar vínculos y que los clubes son y serán los que han potenciado a la selección nacional toda la vida. Entonces es necesario que los chicos puedan tener lo mismo en los clubes. Si bien nosotros con el ENEFUBB los tenemos todo el año a veces la parte física ocupa 0 carga, si se carga más cuando se está preparando un torneo pero en lo demás el trabajo físico está basado en los clubes, nosotros tratamos de coordinar con ellos para saber que están haciendo y ellos con nosotros.

¿Qué hay en este plan para la integración del interior?

El interior es fundamental. Yo te hablo de la generación 2003, que el año pasado jugó el Premundial en Belem, y a excepción de Nicolás (Bessio) y Agustín Ubal los demás eran todos del interior. Obviamente había varios jugando en Montevideo hace años como Joaquín Rodríguez o Rafael Previatti. Puede que sea una particularidad de la generación porque no siempre pasa, pero el interior ha sido proveedor de jugadores muy importantes a la selección. Entonces hay que enaltecer la competencia en el interior y tenemos un desafío enorme que es volver a los torneos nacionales en el interior con relación a Montevideo, esas competencias nos enriquecían ya que jugaban los mejores contra los mejores y era la forma de crecer. Aparte de que ayudan a conocer el país a partir del deporte. Es un ítem muy grande que tenemos de cara al plan. Hace poco sacamos una encuesta que engloba a todos los entrenadores para conocer donde estamos parados y cuál es la situación.