La NBA tiene en su historia una gran cantidad de partidos curiosos e históricos. Por eso mientras aguardamos por la vuelta del básquet repasamos algunos de ellos.

Comencemos en el año 1987 de la mano de Manute Bol, quien en aquel momento defendía la camiseta de los Washington Bullets. En una de aquellas noches de acción, el nacido en Sudán logró conseguir una actuación para encuadrar con un triple doble bastante particular en donde anotó apenas 10 puntos, pero le agregó 19 rebotes y 15 tapas, los cuales eran sus rubros más destacados.

Luego viajaremos al año 2012 donde se dio un particular hecho con Rasual Butler. En aquel entonces, el swingman jugaba para Toronto Raptors y en un partido se dio la muy extraña situación en la que Rasual terminó con 00:00 minutos pero con una pérdida. La situación fue que Butler fue colocado en pista para poner la bola en cancha con 4.2 segundos por jugar (hasta ese momento no había entrado). El problema fue que el jugador no pudo hacerlo, por lo que se le pitó una violación de 5 segundos con lo que automáticamente fue devuelto al banco de suplentes. Debido a dicha violación se le sumó la pérdida pero cómo el balón jamás estuvo en cancha y el reloj no corrió Butler terminó sin minutos en la duela.

Venimos cada vez más cerca de la actualidad, puntualmente al año 2016 donde Chris Paul tuvo un partido sencillamente sensacional. El mismo fue con la camiseta de los Clippers en donde logró conseguir 20 puntos y 20 asistencias, pero el agregado está en que no tuvo ni una sola pérdida lo cual trasforma un partido brillante a uno para la historia.

Año 2000 y se da un partido un tanto curioso. El mismo fue protagonizado por Allan Hosuton, jugador de New York Knicks, el cual aquella noche logró ser el goleador de su equipo con 37 puntos, lo cual me dirán que no tienen nada de extraño, y eso es porque la parte bizarra llega en sus demás estadísticas donde no tuvo otra cosa que ceros. Así es, ni bajó rebotes, ni dio asistencias, ni robó o tapó un balón. Hosuton se dedicó pura y exclusivamente a hacer puntos.

Para seguir hablaremos de Tony Snell, quien en el 2017 con la casaca de los Bucks tuvo una de las actuaciones más extrañas y divertidas. El escolta estuvo en cancha por 28 minutos en los cuales no hizo absolutamente nada. Así como leen no anotó, ni reboteó, ni asistió, ni robó, ni tapó un tiro. Cómo se dijo de forma burlona luego de su juego “solamente estaba en la cancha corriendo”.

Para cerrar hablemos de Denis Rodman. En la temporada 1993, con la casaca de San Antonio Spurs, tuvo uno de esos locos juegos de los que tanto se habla. Fue un partido donde estuvo en la duela por 45 minutos, en ese tiempo se destacó mucho por lo que siempre se lo ha distinguido que es su capacidad reboteadora atrapando 28 de ellos, pero casualmente y pese a estar muchos minutos en cancha Rodman apenas lanzó 5 veces al aro y no logró convertir. Sin embargo, este no fue su único juego de este estilo ya que también tiene varios juegos más en donde no anotó pero bajo más de 20 rebotes, siendo 25, 24, 21 y 20.