Tras la suspensión de la NBB, Básquet Total tuvo unas palabras con Santiago Vidal. El base de Unifacisa nos comentó sus sensaciones tras esta decisión y sus planes para volver a territorio uruguayo.

Sobre lo que fue la cancelación de la temporada actual, el oriundo de Biguá dijo:“Si bien la decisión se oficializó esta semana, todos mis compañeros de equipo ya habían regresado a sus ciudades (incluidos los americanos a Estados Unidos), y el único jugador que quedaba en la ciudad era yo. La suspensión era algo lógico y que ya estaba proyectado, aunque se dijo recién el Lunes pasado. Todos nos imaginamos que habían muchas chances de que esto iba a pasar, pero lo estamos llevando con tranquilidad”.

Pepo también aprovechó y comentó la situación extradeportiva en el país norteño:“La parte deportiva queda un poco de lado, con todo lo que está pasando actualmente y ver cómo repercute en la salud y sobretodo en la economía, así como también afecta a los sectores sociales más bajos, lo que conlleva a que la pobreza se incremente un montón. Hay que poner en perspectiva las cosas y entender en su justa medida e importancia todo lo que ha provocado la pandemia”. 

Sobre la posibilidad de retornar a Uruguay, Vidal manifestó: “Estamos en contacto permanente con mi familia y con la familia de mi esposa en Uruguay. Ahora estamos encarando el tema de la vuelta y estamos esperando los pasajes para el 16 de Mayo, que sale un vuelo de Amaszonas de San Pablo a Montevideo. La idea es poder hacer la ruta aérea ese sábado, pero también tengo que conseguir los pasajes desde Campina Grande (Paraíba) hacia San Pablo, que en principio el sábado no voy a tener vuelos y eso lleva a que tenga que sacarlos un  día antes. Va a ser un poco enredada nuestra vuelta, pero dadas las condiciones hay que adaptarse e intentar hacer lo mejor posible”. 

Actualmente, el estado norteño donde está el charrúa tiene 78 casos positivos de Covid-19 y dos fallecidos. Al respecto de los cuidados de la ciudadanos frente al virus, Santiago relató: “Todos caminan con barbijos, se respeta el distanciamiento social pero no se ve pánico”. 

Pese a tener una buena temporada en su debut, el armador de los “yacarés” contó que este no era la mejor situación para conversar sobre su continuidad: “Entiendo que sería una buena opción seguir acá, pero tengo claro que no es momento de hablar eso ahora. Hay que saber lo que está ocurriendo a nivel mundial, tener paciencia, esperar que se estabilice la situación y luego habrá tiempo para conversar”. 

Sin embargo, el ex Trouville reconoce que su adaptación se debió en parte al calor de los hinchas: El liderazgo que asumí dentro del equipo, fue bien visto y muy valorado por todos los actores de la organización. Se generó un ida y vuelta muy cálido con la gente de la ciudad, y eso ayudó a que mi adaptación sea rápida y mi desempeño deportivo muy bueno”.