En medio de la incertidumbre acerca del futuro del básquetbol, Eduardo Ulloa, director de deportes federados de la Secretaría Nacional de Deportes, habló acerca de la situación del deporte durante la pandemia, y del proyecto con el que inició con Sebastián Bauzá a la cabeza en el presente año.

¿Cómo vienen viendo desde la Secretaría Nacional de Deporte, el deporte federado en este contexto?

Lo venimos viendo desde otra óptica, no desde la que nos hubiese gustado cuando asumimos allá por el 2 de marzo. Como todos saben, trabajamos en el tema de los protocolos. No sé si saldremos expertos en medicina (risas), o sabremos un poco más de algunas cosas del coronavirus, pero es lo que nos tocó y como es de público conocimiento, todavía hemos estado trabajando protocolos, no solo del básquetbol, sino de varios deportes que ya nos mandaron. Estudiamos un poco eso con el Dr. Veloso, que es el encargado médico de la Secretaría de Deportes. Ya algunos protocolos quedaron prontos y los mandamos para salud pública, que ellos son los que van a definir sobre el tema, los que claramente después pasaran las fechas de si el deporte tiene que volver o no en algún momento.

Hubo algunos cruces porque la FUBB mandó a los clubes primero un protocolo, y luego la BUA, junto con ANEBU, respondieron a ese protocolo con la firma de tres médicos con algunas modificaciones. ¿Ustedes ya recibieron protocolos del básquetbol o todavía no?

Recibimos el de la FUBB. Nosotros nos manejamos por Federaciones.

¿Cómo vienen viendo las posibilidades de que se reanude el deporte?

Hoy en día, de que vuelva el deporte en sí estamos lejos. Lo que más o menos está arriba de la mesa, es que vuelva la actividad física y el reacondicionamiento deportivo, que eso después dista un poco de lo que es el deporte. Traducido sería volver a entrenar un poco, sea desde salir a correr por un parque, que eso es lo más sencillo, al aire libre. Después, si autoriza salud pública, también poder volver a un gimnasio. La preparación física y el reacondicionamiento en una temporada, es parte importante. Otra etapa será que vuelva el deporte a la práctica en equipo. De eso todavía estamos lejos.

La FUBB propuso jugar El Metro en junio, ¿es esto posible?

Imposible no es. Cuando le preguntaban al Presidente por el tema de la educación vimos un caso similar. Dependemos de salud pública que ellos son los que deciden. Que es difícil es cierto, pero después ellos decidirán. Por lo que dicen, va a ser sin público en un principio. Después habría que preguntarle a la FUBB, si cuando toca volver es en julio o en agosto, si les da el calendario o no. Suponemos que puede ser agosto, es la fecha también que maneja el fútbol, o capaz que en noviembre. Hay bastante de azar y bastante de responsabilidad de todos. Si todos seguimos cumpliendo, y nos seguimos quedando en las casas, yo creo que va a ser lo antes posible. Estas semanas que viene van a ser calves, el frío va a jugar un rol importante en el avance o no de la pandemia. Tenemos el ejemplo de Europa y de otros países, que han ido saliendo algunos mejor y otros peor. Pero también miramos de reojo y sabemos que países europeos están entrando en el calor de la primavera y el verano, pero acá estamos al revés y lamentablemente se nos viene el invierno. Puede dificultar, pero capaz que ayuda a que la gente se quede más guardada al hacer días más fríos y más frescos. Pero eso depende más de la ciencia y de portarse bien, o sea de quedarse en la casa.

Saliendo de la pandemia, ¿por dónde pasan los planes del desarrollo del deporte federado y del básquetbol, en esta nueva administración que comenzaron junto a Sebastián Bauzá?

Desde un principio, desde antes de asumir, con muchos años de trabajo de técnicos del gobierno actual, siempre se ha trabajado en que la educación tenga algo más de deporte. Por ahí pasa la idea, y el básquetbol para nosotros es una pata importante, más que nada por la buena disposición y la buena organización que tiene la federación. Después del fútbol es una de las más importantes, junto al rugby, no solo por popularidad, sino por desarrollo dentro de todo el territorio. Nuestra idea es insertar el básquetbol en las escuelas, al principio como iniciación deportiva, y más adelante como competencia. Después de este comienzo en primaria, y que siga lo que es secundaria, que sea parte de lo que son los juegos deportivos nacionales, que ya hace un par de años se vienen desarrollando, que están bastante bien organizados, mueven 150 mil niños y niñas que hacen deporte en todo el país, llega a un montón de pueblos y ciudades donde muy pocas cosas llegan. El deporte federado a esos pueblos no llega, pero sí los juegos nacionales, por medio de la educación. Vincular un poco ahí el deporte como iniciación, y después cada persona tiene su desarrollo. Si le gusta, si es bueno, si se mantiene activo con el deporte, en un futuro será competitivo, o será para divertirse y jugar con amigos. Eso cada persona hará lo que le guste o le parezca mejor. Pero creemos que el deporte es un buen vehículo para volver a retomar este vínculo de amistad, de confianza, de respeto, de trabajo y en equipo, y de ganar y perder, que al fin y al cabo, es algo que enseña mucho y queda algo siempre para ser mejor en el día de mañana.

¿Ese trabajo de las escuelas sería en modalidad de 3×3 por tema de instalaciones? ¿A nivel de profesionales se haría con vínculo con los clubes o directamente con profesores de educación física de las propias escuelas?

Es un poco de todo. El 3×3 viene teniendo un desarrollo en todo el mundo y por un tema de practicidad, de tamaño y de logística, ayuda mucho, con un aro facilitas un montón de cosas. Después hay escuelas que tienen un poco más de instalaciones. En escuelas de todo el país, hay canchas y centros deportivos divinos, y hay algunos nuevos que la mayoría el año que viene ya van a estar en varios lugares del país y todo eso hay que empezar a allanarlo. La Federación va a ser importante, y después, los clubes iremos viendo cuanto se pueden meter para adentro, más que nada en el interior, donde sabemos que es importante. Los profes de educación física hay que enamorarlos del proyecto, hay que tratar de armar un poco el tema con la escuela de entrenadores. Por eso creemos que la Federación es una pata y un socio importante para nosotros, porque esto es entre los dos.

El CEFUBB vence su contrato, ¿han avanzado en algo en ese punto?

Todavía no, está vigente hasta fin de año. Es un convenio entre el Colegio Armenio y la Secretaria de Deportes. Eso se derivó por parte nuestra a la FUBB, y a idea es que siga. Creemos y somos conscientes que fue un antes y un después en el básquetbol. Que tenga la casa para entrenar, que en condiciones normales, tiene una vida propia de lunes a domingos, entrenando grupos de diferentes edades, hombres, mujeres, niños y niñas. Tiene una vida espectácular, he visto hace 15 o 10 años, los entrenamientos de las preselecciones yendo con una bolsa al hombro de una cancha a otra, que no sabían si entrenaban en Trouville, en Capitol. No quisiéramos volver a eso, hay que negociarlo, hay que ver un precio, porque obviamente es un arreglo de un alquiler a largo plazo. Estamos dispuestos a negociarlo y a seguir, todo dependerá un poco del precio, tampoco estamos dispuestos a hacer locuras. Somos conscientes de la importancia.

Foto: Twitter @eduulloa