La cuarentena sigue por lo que Básquet Total continúa hablando con los protagonistas del deporte naranja. Hoy fue el turno de Leandro Taboada con quien charlamos de su temporada en Colombia y Argentina mientras que hicimos hincapié en su Nuevo rol como presidente de la BUA.
Fue una temporada bastante extraña para vos, pasando en distintos países sin mencionar el largo rato que estuviste parado
Estuve mucho tiempo de esta temporada sin jugar y justo en este último tiempo, antes de que todo esto pasara, me había llegado la oportunidad de jugar en Libertad en la liga argentina y estaba tomando el ritmo de juego ese que a veces se va de tanto tiempo o de tanta pausa que uno tiene. Este año fue un mes y medio en Colombia, después vine y estuve dos meses y medio parado, llegó lo de Libertad y después de 20 días saltó todo esto por lo que no pude tener en todo el año una consistencia de juego que me permitiera una regularidad.
¿Tenes algo arreglado con Libertad en caso de que vuelva la liga?
Al estar como extranjero ahora se corta mi contrato. Por suerte quedé en una buena relación con el equipo, habíamos mejorado e incluso en el último partido que jugamos habíamos ganado por primera vez de visitantes contra el penúltimo de la tabla el cual es Estudiantes de Concordia, nosotros estamos últimos, y ese era un partido clave porque allá hay un descenso solo y le habíamos ganado a nuestro rival directo. Estaban todos contentos con la levantada del equipo, por lo que esto nos frena una levantada del equipo y la verdad es una lástima. Quedamos en ese momento que al supuestamente ser una cuarentena de 15 días y se volvía a entrenar, ahora ya hace más de un mes y la verdad es que no hay nada resuelto y está muy complicado que se vuelva a jugar en Argentina.
Además no te fue tan fácil volver desde Argentina, ¿no?
Lo primero es mencionar que el club se portó 10 puntos conmigo. Porque lo que pasó en realidad fue que después de Concordia seguíamos la gira a jugar en Mercedes de Corrientes contra Comunicaciones. En ese momento el técnico nos avisa que se suspendió la Liga y que nos volvíamos a Sunchales. Yo ahí hablo con el técnico para que me permitiera irme a Uruguay, desde Concordia es muy cerca, pero lo que nos dijeron es que nos volvíamos a Sunchales hacíamos la cuarentena de 15 días y volvíamos a entrenar. En ese momento me dije la cuarentena solo no la banco, por lo que insistí para volver a Uruguay pero no querían porque podía quedar confinado acá y me quedaba sin la posibilidad de jugar, entonces esperé en Concordia a mi señora y me volví con ella a Sunchales. Empezamos la cuarentena la cuál en un principio iba a tener estudios todos los días para evitar que se cortaran los extranjeros sino después se iba a hacer muy difícil que volviéramos. Pero a los tres días se corrió la bola de que se iban a cerrar las fronteras y que lo mejor era que nos mandaran a nuestras casas. Cuándo se decreta la cuarentena obligatoria busco la forma de volverme, cuando me empiezo a asesorar me dicen que no podía volver por lo que la cónsul uruguaya en Argentina me ayudó a que me dejaran volver.
Te consulto ahora por tu etapa en Búcaros la cuál fue muy buena pero no pudiste seguir por temas de presupuesto.
Ellos en Colombia juegan un torneo de dos meses, antes de que llegara cortaron a un extranjero base que tenían por lo que llegué y me tiraron a la cancha. Ellos juegan mucha cantidad de partidos en dos meses, aproximadamente 28 juegos por lo que jugás más de lo que entrenas, además jugás muchas veces días corridos. En el medio hubo Liga Sudamericana y hubo problemas con los vuelos, se iba a hacer un camino por tierra por Ecuador y por el estallido social no se terminó haciendo. Se terminaron comprando otros vuelos porque la penalidad si no te presentas es muy grande, por lo que el dueño del equipo debía hacer un desembolso para pagar los nuevos pasajes. Llegado el mes y medio del torneo, estábamos en una linda posición de cara a la decisión, se nos acerca el dueño y nos dice que el desembolso que hizo en ese momento no lo pudo recuperar por lo que vendió el equipo a otra gente. Con él arreglamos todo y cuando vino el nuevo dueño nos comentaron que no era muy cumplidor por lo que decidí volver.
¿Cuál es tu opinión sobre todo esto que se está dando con la Liga y sobre todo en el tema contratos?
Lo que es legalmente es que los jugadores deben estar disponibles para jugar el final de esta Liga Uruguaya si es que se juega, por otro lado está lo que sentimos los jugadores. Que la Liga está desvirtuada es un hecho, creo que todos lo sabemos, a su vez hay equipos que van a salir un poco mejor parados debido a que la situación que tienen es un poco mejor, otros van no están tan bien, otros tienen un club social que mantener, básicamente están todas las realidades. El tema es que hoy en día y dada esta situación los dirigentes están en una oportunidad muy clara de dar un paso al frente y ponerse a la talla, que aquellos que están un poco mejor empatasen con aquellos que están un poco peor. Porque en la línea de tiempo todos los clubes han pasado por etapas muy buenas y muy malas, entonces creo que no hay que olvidarse de esas situaciones que se viven en el día a día. A mí me parece por un lado genial que los dirigentes pongan todo de sí para intentar reactivar el basquetbol que es muy importante para todos, pero por otro lado creo votar por mayorías no existe, no sirve ni es coherente. Me parece que acá se debe continuar la Liga si los 8 equipos quieren continuar la Liga, si hay solo un equipo que no quiere terminar la Liga o plantea jugar el final sin extranjeros o plantea no presentarse o la opción que sea, no se puede hacer que juegue en desigualdad de condiciones. Primero porque no se lo merece la Liga, segundo porque el equipo se ganó su lugar el Playoffs en cancha entonces que por un inconveniente que nos toca a todos no se merece jugar en desigualdad de condiciones y aparte le quita atractivo. Además, el cuadro que salga campeón de esta Liga si se da en situaciones anormales no se va a sentir un verdadero campeón, todos sabemos que está trastocado y hay un montón de inconvenientes. Para hacerlo corto, yo creo que se debe culminar la Liga si los 8 equipos están en igualdad de condiciones para competir. Obviamente hay que buscarle la vuelta para jugar, pero si hay equipos que están en una situación muy comprometida y no quieren hacer locuras también se tiene que entender, un torneo de básquetbol no puede comprometer a un club.
¿Se le consultó a la BUA en esta situación?
La charla que tuvimos nosotros fueron del ámbito contractual, del proceder o del devenir de los contratos el cual es el tema que nosotros debemos resolver como gremial. Lamentablemente en este punto ya no tenemos voz ni voto, van votan los 8 implicados y los neutrales que también suman un voto y eso es lo que decide continuar o no la temporada. En ese punto son ellos los implicados, quienes conocen sus realidades para votar por sí o por no, lo que pasa es que a mí lo que me parece que en este caso no es un tema de mayorías el que resuelve esto. Acá aunque sea 7 a 1 ese uno que dice yo no me puedo presentar trastoca todo, porque el Playoffs es de 8 equipos, con 7 no se puede jugar. Es un Playoffs sumamente anormal y creo que a esos clubes que dijeron que no querían jugar por un motivo u otro habría que apoyarlos no obligarlos a jugar.
Te pregunto ahora por el tema Metro, porque si se juega o no está en el aire además de que ustedes estaban en negociaciones
Estábamos todavía en negociaciones, nosotros habíamos planteado dos puntos que a nuestro entender eran claves y nos dijeron que no. Pero la verdad que hoy eso ya no es un problema, estando en vista de que el Metro que se pueda disputar será sin extranjeros porque es inviable que se abran las fronteras a corto plazo, entonces cambió todo. Ahora estamos abocados al protocolo sanitario para volver a entrenar, obviamente mirando todos los días los números esperando que no se disparen los casos para que no sea tan estricto el régimen de aislamiento social. Todo ha ido cambiado y esos problemas que teníamos hace dos meses hoy son otros, pero le seguimos buscando la vuelta para que el Metro se juegue en las mejores condiciones tanto sanitarias como en el tema fichas debido a la imposibilidad de contratar extranjeros.
Algunos ven esto como un buen momento para reorganizar el calendario, ¿cuál es la idea que tienen ustedes al respecto?
Nosotros estamos trabajando en eso, le vamos a presentar a los entrenadores algunas correcciones o lo que nosotros pensamos de una propuesta que nos dieron. Los entrenadores habían pensado de marzo a diciembre la Liga, algo que no está mal en la cantidad de meses pero que en ningún momento contempla a los torneos internacionales. La realidad es que se juega al basquetbol de setiembre a julio no por capricho, sino porque así está ajustado el calendario internacional. La Liga Sudamericana arranca en octubre, la Champions en diciembre entonces con este concepto estarían jugando instancias decisivas con viajes en medio, porque los mismos equipos que juegan los torneos internacionales son los que definen la LUB. Eso no es real, hay que jugar con el calendario internacional, hasta que las competencias internacionales no se adecuen a otro calendario nosotros debemos seguir esa corriente, porque la competencia internacional proyecta jugadores, entrenadores, selecciones y es importante que Uruguay a nivel internacional pueda competir inclusive mejor a lo que lo hace hoy. Hoy son muy complicadas las competiciones para los equipos uruguayos, creo que en parte es la poca cantidad de fichas nacionales lo que hace que se te acorte la rotación cosa que a nivel internacional es clave por la intensidad que se juega. Ojalá que se pueda planificar a futuro, ya sea con una temporada de transición más corta o ya en la próxima temporada hacer una donde el número de fichas sea mayor, liberar a los jóvenes de esa atadura que tienen a su club, tener algunas libertades más para con los jugadores y los clubes también. Nosotros las fichas mayores tenemos la posibilidad de elegir en donde jugar dependiendo de dinero, minutos de juego, entrenador, etc. y que los jóvenes también tengan esa posibilidad para poder desarrollarse de una mejor manera, que vayan al lugar donde crean que van a tener mayor protagonismo, ganar más plata, jugar más minutos, que cada cual ponga en la balanza lo que desee pero que puedan elegir. Obviamente eso es mejor con torneos en simultáneo, generando una base de jugadores más amplia, con una primera y una segunda que jueguen más meses y que cada jugador juegue un solo torneo, como pasa en Argentina. Pero hay que darles la posibilidad tanto a clubes cómo a jugadores la posibilidad de un movimiento más libre. Después todo quedará en manos de los clubes, pero nunca está demás intentar sumar desde nuestro lugar, ojala podamos ser oídos. Quizá esta crisis nos da la oportunidad de decidir mejorar un poco el basquetbol que a veces en el vértigo en el que veníamos se nos hacía más difícil.