Matías Guerra es uno de los uruguayos que disputa la Liga EBA en el Club Bahía San Agustín de las Islas Baleares. En medio de la pandemia por el COVID-19 el interno charló con Básquet Total.

Haciendo un poco de memoria y comentando su experiencia comentó: “Lo que es la Liga EBA claro está que hoy está parado por todo este tema del coronavirus, pero en lo personal estoy súper contento. Si bien venía de varios partidos sin jugar porque me fui de vacaciones en enero a Uruguay y me rompí un dedo de la mano, venía haciendo una buena temporada”.

“Estoy en un equipo joven y veníamos jugando un buen básquetbol aunque en estos tipos de ligas hay muchos jugadores jóvenes y algunos más veteranos, pero a la larga la experiencia te juega un papel importante sobre todo en los cierres del partido, la toma de decisiones y eso” continuó explicando Guerra.

Matías contó cómo vivió los últimos años, en los que había decidido dejar el deporte: “La idea del club es esa de apostar a los jóvenes, yo con 28 años soy el más viejo pero estoy bien contento porque venía de dos años sin jugar prácticamente, porque después de que me compra Goes y me firma por tres años se da que me rompo la rodilla al primer año lo que me llevó a pensar en dejar el básquetbol. Ya en 2016 fui a vivir a Barcelona, en el medio jugué en Cader pero ya con la idea de dejar, como luego pasó en 2017 y el pasaje por Yale que fue más que nada como para divertirme y jugar, lo vi como algo pasajero”.

“El año pasado llegue a este equipo en formación y la estoy muy bien ya que por primera vez uno puede tomarse el básquetbol desde otro punto y no tanto como un trabajo como lo fue siempre. Hoy en día yo tengo una inmobiliaria acá y el básquetbol más que un trabajo es un esparcimiento, para jugar un rato. A veces igual es un poco cansador porque los partidos son los domingos y es uno como local y el otro afuera. Nosotros somos el único equipo de Baleares entonces son todos equipos de la península española, como en Andorra, Barcelona, Zaragoza, un montón de lugares lo que implican viajes que son siempre en avión y se da que llegas jugas y te estas volviendo al aeropuerto de vuelta” siguió diciendo el interno.

“El nivel del certamen es muy bueno. Yo estoy súper contento, en lo personal tuve un buen año desde que llegué y este venía siendo mejor aún, y ahora con todo esto que sucede estamos esperando a que todo retomé a la normalidad para volver” explicó sobre el momento en que lo agarró la cuarentena.

En cuanto a su realidad laboral y su presente comentó: “Hace dos años que vivó en Palma de Mallorca y tengo una empresa inmobiliaria y mi dedicación esta 100 % al trabajo, no me volví a Uruguay con esto de la cuarentena y esperando a que termine toda esta locura. En la Liga más que nada estoy haciendo un poco de veterano con los chicos, más enfocado en que ellos mejoren a lo que se el rendimiento personal y contento realmente porque cuento con toda la confianza del entrenador como pocas veces, me dan la libertad en cuanto a las decisiones y demás y eso está tremendo”.

Sobre su pasaje por el básquetbol uruguayo contó su especial sentimiento hacia uno de los clubes en que jugó: “En Uruguay tengo un montón de recuerdos y demás de clubes espectaculares, vivencias y experiencias en todas las instituciones. Me quedó marcado mi pasaje por Verdirrojo en lo que fue mi primer Metro y todos los jugadores o personas que pasaron por ahí o al menos con los que yo me hablo quedaron todos con un sentido de pertenencia hacía el club increíble, tengo contacto hasta hoy con mucha gente de allí y simplemente jugué un torneo de ascenso. La verdad es que las personas de esa institución son increíbles, hinchas de los que faltan lo que hacen que sea un club espectacular”.

“Defensor Sporting es el club donde jugué más años del cual tengo la formación y soy un eterno agradecido, un afortunado tanto en formativas como los años en la Liga con Gerardo Jauri, Alejandro Glik y Santiago Canto. Salís con una escuela muy buena y lo ves ahora por ejemplo jugando acá en España más que nada en lo conceptual más allá de lo técnico que ahora se trabaja mucho más de cuando nosotros éramos chicos, ahora está todo más tecnificado y perfeccionado. Conceptualmente fue una escuela espectacular y también que me dio la posibilidad de salir campeón” expresó respecto al fusionado.

Pero también destacó otras instituciones por las que pasó en nuestro país: “También tengo muy lindos recuerdos de Welcome, el club del que soy hincha, el club de mi barrio y a su vez de lindos pasajes por Goes y Larre Borges ni que hablar, fue un año soñado siendo campeones de Metro invictos. Tremendos recuerdos ya que es una institución de gente espectacular, donde me trataron divino como todos los clubes donde jugué”.

“En Goes por su parte, le tengo un agradecimiento enorme porque compraron mi ficha y firmamos un contrato por tres años y en el primer año me lesione la rodilla y eso generó que las cosas no salieran como se habían planeado; esa lesión hizo que tomara la decisión de querer dejar el básquetbol en ese momento” dijo.

Hoy por hoy Guerra no ve como algo factible pegar la vuelta al Uruguay: “Después del año pasado acá en la Liga EBA tuve propuestas para jugar en Dinamarca, Inglaterra y Portugal, pero acá lo que se paga hoy en día en el básquetbol de este nivel hace que me sea imposible dejar mi empresa porque el dinero que me tienen que pagar para yo dejar la inmobiliaria no lo valgo. Tuve un contacto de ahí, pero tuve que rechazarlo por el tema económico también, mi vida es acá en Europa ya estoy muy establecido y el tema dinero hace que no pueda dejar mi trabajo”.

 Sobre la cuarentena en España uno de los países más afectados por el COVID-19 analizó: “Es una demencia lo que está pasando en todas partes del mundo, obvio que hay partes más afectadas como Europa que fue antes que América del Sur, nos agarró muy mal parados, fue todo muy abrupto y al principio parecía que todo se tomaba en torno de chiste y de repente todo el mundo a la calle con tapa bocas y al otro día todos a hacer cuarentena y quedarse en casa”.

“Es muy difícil para todos, mi caso es que soy autónomo lo que sería como una uni personal y si no podes trabajar no generas ingresos y todo se hace un poco más complicado, sumado a la incertidumbre de cuándo se va a terminar si bien hay fechas estimativas es un poco incierto pero intentando seguir como se puede, yo soy de estar en la calle por lo que a mi trabajo se refiere y sinceramente me cuesta estar encerrado pero pienso en la gente que realmente la está pasando espantoso y no da para quejarse” reflexionó acerca del duro momento que se vive. “Es una pesadilla lo que está pasando en el mundo, pero ojalá aprendamos de esto y podamos salir un poco fortalecidos”.

“Claramente te agradezco de todos los partidos que nos jugamos en el patio del liceo, de haber roto unos cuantos aros, de compartir el mismo equipo y de las hundidas en la cara que te hacía (risas)”, comentó el entrevistado recordando cuando jugaba con el entrevistador, a quién dio su último mensaje: “Te mando un abrazo gigante y gracias por estar siempre al corriente de cómo fueron los partidos y demás. Hago extensivo el mismo a todo el equipo de Básquet Total tanto radio como la web que siempre están preocupándose por los uruguayos en el exterior. Les mando un abrazo grande, saben que siempre estoy a la orden y les deseo mucha suerte en todo lo que vienen laburando”.