En la parada más difícil de la humanidad en la actualidad, los aros pueden no estar más, pero para ganar este partido la necesidad y obligación es de todos.

 

Qué lindo era ir a la cancha y alentar a tu equipo con amigos, ¿no? Era hermoso sentarse una noche a tomar algo mientras se veía un partido de la NBA; o aprovechar un tiempito libre en la tarde para agarrar algún partido de Euroliga. ¿Te acordás cuando ibas a domar con tus amigos a alguna plaza? Cuántas veces hicimos esto sin saber que podría ser la última en mucho tiempo.

Qué rápido cambió todo. Las canchas quedaron vacías, la naranja no pica más sobre el parquet, las tribunas ya no hablan, y los silbatos no se volvieron a escuchar, y las 20:15 dejó de ser la hora de los partidos, para convertirse en la de las conferencias de prensa.

Las legendarias canchas callejeras de Nueva York amanecieron sin aros y lo que podía llegar a ser un entretenimiento, desapareció. La buena noticia es que aún estamos a tiempo de hacer sonar las redes pronto, de volver a ver al club de nuestros amores. Tenemos en nuestras manos la oportunidad de dejar los aros donde están, y que no se muevan.
La pelota está en nuestra cancha, la decisión es nuestra y el partido está en nuestras manos. Cuantos más nos quedemos en casa, más rápido se soluciona eso. Por mi, por vos, por los mayores, por los niños, por todos y por este hermoso deporte que queremos volver a ver pronto, por favor ¡Quédate en casa!

 

Foto: Spectrum News New York// ny1.com