En una extensa, Diego García conversó con Básquet Total sobre su pasaje por Argentina, su retorno a Defensor Sporting, la nueva camada de jóvenes bases y su opinión del nuevo Metro entre otras cosas.

¿Cómo estás pasando esta cuarentena?

Con mucha incertidumbre. Tratando de ocupar el tiempo, entrenando y tratando de mantenerse dentro de las posibilidades que tiene cada uno que también es muy complicado porque no es lo mismo ir a la cancha a tirar o al gimnasio. Y después matando el tiempo con series, leyendo, haciendo de todo un poco para tratar de ocuparme para que sea productivo el día, pero a veces es complicado. Sobre todo es difícil el concentrarse para entrenar ese día sabiendo que no están las comodidades para hacerlo y a su vez con la zanahoria lejos o quién sabe dónde porque esto no depende ni de nosotros ni de la federación, depende de cómo vaya avanzando esto a nivel mundial y qué medidas se sigan tomando conforme a lo que suceda en el país. Pero como te dije, con mucha incertidumbre e intentando mantener la motivación porque uno no sabe qué va a pasar con el campeonato todavía.

¿Cómo está el garaje de la casa de tu madre?

Hoy en día está repleto y el auto no entra nunca porque es mi gimnasio. Yo vivo con mi novia en frente a la casa de mi madre y con el correr de los día he ido equipando el garaje el cual tiene bastante espacio. Yo ya tenía algunos materiales y de a poco fui consiguiendo más cosas y ahora ya, sin ser el aro y metros para correr, tengo todo lo esencial para entrenar.

Es mucho tiempo sin tirar al aro o sin tener el tiempo necesario de práctica ¿cómo se lleva eso?

La verdad que es muy complicado. Hace poco con colegas de ustedes hicimos un campeonato con una papelera tirando y yo tengo una papelera que es como un arito y es lo más parecido a un aro que tengo, pero copado que estaba por tirar a algo era increíble. Y siendo sincero cuándo empezó todo esto yo los primeros 2 o 3 días estuve en casa sin salir, pero después de eso me fui a una plaza a tirar, fui dos días y como vi que se agravó me dije a mi mismo que no daba para hacer locuras, pero es complicado llevar esta situación. Estamos tan acostumbrados a tirar todos los días que cuesta mucho estar tanto tiempo sin tirar al aro.

¿Cuánto tiempo entrena Diego García estando en casa?

Lo más complicado es planificarse y llevarlo a cabo. En lo personal me quedo feliz cuando hago todo lo que me planteo. Yo me propuse entrenar todos los días de mañana y hacer una rutina larga con pesas, movilidad, pique y varias cosas más, mi idea era hacerlo todo junto para después tener el día libre. Pero lo que me pasa es que me empiezo a dispersar, si no pasara eso seguramente sería tres horas y nada más. Pero la realidad es que me desconcentro porque está mi novia y hablo con ella, agarro el celular, tengo un gato que quiere jugar, voy a lo de mi madre, es como que estoy disperso. No es lo mismo que estar en un gimnasio que sabes que en dos horas tenés la práctica, generalmente nos quejamos de la rutina pero te ordena, acá la rutina te la haces vos y por lo general no está muy clara. Lo que me pasa es eso, me lleva más tiempo debido a que me disperso pero como dije creo que sin que pasáse eso el trabajo llevaría tres horas más o menos.

¿Cómo viviste esta liga un tanto irregular con Defensor Sporting?

Fue irregular si, pero yo considero que en la temporada siempre hay momentos buenos y momentos malos y los buenos equipos son los que logran salir de esos malos momentos. En lo personal viví una Liga también con altibajos, con algunas lesiones, creo que por como soy yo arrastré lesiones para poder seguir jugando y eso me jugó en contra en algunos pasajes. Cuando estuve sano y sobre todo después del cambio de entrenador el equipo levantó mucho y yo levanté junto a él. Creo que el equipo apareció en el momento justo, en la parte final del clasificatorio ganando puntos importantes y fue ahí cuando demostramos el potencial, el carácter, la calidad y la jerarquía de jugadores que tenemos. La suspensión a su vez nos agarró en un momento que veníamos bien, tuvimos muy buenos juegos en la Liguilla elevando el tono defensivo, que era algo que teníamos en el debe, y fluyendo más en ataque. Creo que después del cambio de entrenador aumentamos muchísimo el volumen de juego, usamos mucho más las herramientas que tiene el equipo. Estábamos ya prontos y confiados para Playoffs que es donde se define todo, el año es largo y hay momentos buenos y malos, siento como ya te dije que estábamos en un buen momento pero lamentablemente llegó el parate.

¿Qué te cambió ese año de haber jugado en la Liga Nacional?

Siempre fui una persona que trata de subirse la vara, para que eso me obligué a exigirme un poco más para buscar esa mejoría y levantar un poco más el techo, todo eso es algo que sin dudas la Liga Nacional me lo dio porque en las prácticas si vos no estabas lo descansado que tenés que estar o no estás bien preparado físicamente te pasan por arriba. Y ni que hablar en los partidos, siento que me dio un mayor nivel de competencia, de intensidad y sobre todo de exprimirse en los momentos que te toca jugar. Pasa muy poco que un jugador juegue 35 minutos, si bien tuve algún partido así pero por lo general jugaba solamente 20 minutos y en ese tiempo tenés que exprimirte al máximo y jugar al máximo de tus posibilidades. Además sabes que no hay un segundo para descansarse, si te ven apenas cansado te sacan porque es algo muy natural el tema de rotación. Sentí también que me dio esa experiencia de jugar contra otro tipo de jugadores los cuales tiene un altísimo nivel y me ayudó en lo mental, muchas veces el jugador depende de la confianza que se tenga y esto lo que me dio es el mentalizarme de que si pude jugar a ese nivel puedo repetirlo, malos partidos tenemos todos pero ahora sé que no es tan grave.

Entre la ida a Argentina y el paso de los años me dieron una experiencia que te hacen llevar la temporada, los momentos malos, pero sobre todo los momentos personales y grupales de otra manera. Creo que es ahí, en esas pequeñas cosas donde se nota una diferencia, son mucho más que nada internas y que trato de transmitir en los grupos en los que estoy, que el haber vivido tantas cosas ayuda, pasó este año cuando estábamos en un mal momento con escaso juego colectivo traté de dar mi parecer porque ya he pasado por esa situación. También ayudó muchísimo con los hábitos, el haberme puesto en un nivel más alto hizo que estuviera más atento 100% al tema alimentación, descanso, entrenamiento y demás, cómo que te hace ir al máximo de tus posibilidades en cuanto a los hábitos para alcanzar un nivel alto y eso lo mantengo hasta el día de hoy, porque siento que todo lo que soy es gracias a mi trabajo y mi constancia, puede que tenga algo de talento pero no es con lo que hago la diferencia, yo la hago por mi trabajo.

¿Qué opinión tenés vos de tu propia Liga?

La función de uno depende mucho del como sea el equipo en el que está o lo que el equipo precisa en ese momento y también de lo que te pide el entrenador. Creo que con el cambio de técnico me sentí más cómodo y a su vez a lo que el equipo juega me identifica mucho más. Siempre trato de adaptarme, con el planteo anterior llegó un punto en el que me adapté y encontré mi comodidad. Creo que mi año fue en ascenso y estaba en un muy buen momento de cara a Playoffs, y así han sido casi todos mis años, arrancó a trabar cada vez más y esa acumulación de trabajo hace que llegues a la parte final de la mejor manera. En esta parte final me venía sintiendo muy bien, muy cómodo con mi juego pero más que nada con el equipo porque veníamos fluyendo más en ataque y con eso jugábamos mejor. Siento que en cierto punto mi nivel ha ido de la mano con el nivel del equipo.

¿Te costó el tener que asumir jugar más minutos luego de tu paso por Hispano Americano o quizá también el tener una menor intensidad debido a que varios jugadores acumularan muchos minutos?

No sé si me costó o no. Por ahí uno tiene que saber que no va a poder jugar 30 o 35 con la misma intensidad, por ejemplo yo el año más o menos en los primeros tres cuartos ya sabía cuánto iba a jugar y me daba la chance de dejar todo y saber que iba a salir cuando estuviera bajando un poco la intensidad porque hay 10 jugadores en la rotación. A mí cuando me tocaba jugar 35 minutos era por alguna lesión o corte de extranjero, pero con un equipo completo siempre eran 15, 20 o 25 minutos dependiendo del rendimiento.

Si bien va más por lo que decida el entrenador, ¿vos crees que por momentos la rotación de Defensor Sporting fue un poco corta?

Considero que sí, pero creo que los partidos que más corta quedaba eran en esos partidos que quizá no era el momento como para rotar. Durante el año donde se dieron algunas chances por momentos, pero me parece que en esta parte de la Liguilla que la presión un poco bajó porque ya estábamos en Playoffs se había vuelto a una rotación más amplia con minutos para Jayson (Agustín Da Costa), el Baldosa (Sebastián Ottonello) había empezado a ganarse más minutos, quizá por ahí Nico (Pereyra) no tanto. Pero yo creo que en el puesto de "3" teníamos que alargar un poquito porque no tenemos un alero natural, es la realidad, y siento que en la Liguilla se había comenzado a rotar un poco más. De todas formas vino un nuevo entrenador, en un momento caliente, no nos conoce a todos entonces no se le puede pedir que rote por rotar, y como te dije cuándo Álvaro (Tito) se asentó y nos metió a Playoffs había empezado a dar más chances. Respondiendo la pregunta creo que sí, pero más que nada en esta parte final que está bien que demos la cara las fichas y los extranjeros.

Se te notó muy cómodo cada vez que te tocó jugar en la doble base con Alejandro Acosta, la cual por cierto le dio muy buenos resultado al equipo.

Para un base siempre está bueno jugar con otro base al lado, porque son dos cabezas pensando lo mismo, te da la posibilidad que uno se suelte un poco más, o al repartirse la generación te da un “descanso” que te hace sentir cómodo y te aclara el panorama. La verdad que con Ale (Acosta) me siento muy cómodo, me encanta jugar con él así como con cada uno de mis compañeros. Además creo que está bueno que el equipo tenga tantas variables, puede jugar con Ale de base, conmigo de base, con los dos juntos, con un equipo más alto con Jeyson (Agustín Da Costa) de alero o sino más baja con Isaac (Sosa) de "3", habíamos empezado a encontrar todo ese tipo de variantes dependiendo del rival y de la noche de cada uno. Está bueno tenerlas sobre todo en Playoffs, donde tenés que ir ajustando partido a partido o por ahí si ajustán con un jugador necesitán que aparezca otro ycreo que estábamos encontrando esas variantes que un buen equipo precisa.

¿Cuál es tu visión acerca de que tiene que tener un base?

El base tiene que ser un jugador completo, el conocimiento del juego y la mentalidad la tiene que tener para poder adaptarse siempre al personal que tiene. No es lo mismo generar juego para tiradores que generar para el juego interno, por eso el base debe identificar en todo momento con quien está en la cancha y así tomar la mejor decisión para el equipo. Además al ser un deporte cada vez más dinámico y físico tiene que ser muy intenso, sobre todo en defensa y adelante tener ese juego dinámico de empujar la pelota constantemente. Y también tiene que ser agresivo siempre y tener una triple amenaza real, ya sea para generar, romper o lanzar. El tiro además es muy importante porque si no lo tenés te empiezan a pasar por atrás en las cortinas y cuesta más romper, por eso creo que hoy tenés que ser una amenaza siempre.

¿Qué buenos proyectos de bases ves en la Liga?

Vienen apareciendo muchos bases jóvenes a los cuales obviamente queremos ver más en cancha para ver dónde está ese potencial. Yo comparto plantel con Nico Pereyra y me gustaría verlo jugar mucho más porque considero que tiene un talento ofensivo distinto, obviamente le falta pulir detalles que son propios de la edad. Manuel Mayora tuvo un año bárbaro, muestra mucha personalidad al jugar, es muy intenso. Facu Terra también está teniendo un año bárbaro tomando la titularidad en Hebraica y haciéndolo bien. Creo que hay muy buenos bases y está en ellos el seguir trabajando y seguir consolidándose para nutir la Liga del recambio del cual tanto se habla, está bueno que aparezcan estos jugadores jóvenes, y que también se les de pista para que demuestren.

¿Qué partido hasta el día de hoy te ha marcado?

Hay muchos partidos. A mi me gustan mucho los Playoffs porque son los partidos más importantes y los que te marcan, el tema es que tuve la suerte de jugar muchos en mi corta carrera. Por traer algún pasaje en Aguada seguramente que el partido que la gente más se acuerda es aquel de semifinales contra Nacional donde puse los cuatro triples seguidos, también el año anterior las finales contra Hebraica algún partido especial. Creo que cada partido es un aprendizaje y cómo que uno se los va guardando, me acuerdo también un partido de Liga Sudamericana con Pinheiros que íbamos perdiendo por 20 con Aguada y lo dimos vuelta. Este año también hubo partidos especiales como el de Goes que también estábamos atrás y lo ganamos.

Me acuerdo uno en Defensor, en mi anterior pasaje, que terminé con un 11/12 de cancha y 10 asistencias para lo que creo que fue el partido más redondo de mi carrera. Otro con Defensor, una semifinal contra Bohemios que íbamos perdiendo por 15, en tres minutos hice 13 puntos y lo dimos vuelta. Obviamente está mi debut también que fue el año que estaba David Jackson en Sporting, también hay muchos del año que salimos campeones con Defensor, si bien no jugaba tanto tengo grabadas esas finales y el cómo jugaba ese equipo. Ni que hablar de selecciones formativas.

También hay algún partido en el Metro, ¿no?

Tanto el Metro con Verdirrojo como el de Atenas. Obviamente el de Atenas tuvo un sabor un tanto especial por lo que pasó con mi padre, fue un torneo muy especial para mí y encima lo coronamos con el campeonato y el ascenso. Yo ahí era un base joven que quería jugar, tomé la apuesta de ir a Atenas con mucho jugador de nombre y la presión de subir y fue como un desafío cumplido. Creo que después de ese Metro tuve mi despegue donde maduré mucho, porque además enseguida después de ese Metro llegamos a las finales contra Aguada, fue una seguidilla que ayudó a que me asentara en primera.

Hablas de lo importante que fue el Metro para vos, ¿qué pensás de esta nueva estructuración que limita las chances de los jóvenes de jugarlo?

Creo que es fundamental que los jóvenes puedan hacer sus armas en el Metro. En mi caso me dio la posibilidad de mostrarme, yo con 18 años venía siendo el tercer base de Defensor detrás de Diego González y Marcos Cabot y trataba de pedir pista. Yo me sentía pronto por lo que ese año me fui a Verdirrojo y creo que demostré que podía estar a la altura de un equipo de primera y ahí apostaron a mí para jugar la Liga. Después llegó el Metro con Atenas que me dio otro tipo de desafíos y confianza, creo que es fundamental para que los jóvenes pongan en práctica ese ensayo y error, que vayan probando de lo que son capaces para ir formándose como jugadores. Creo que debemos cuidar eso, con la ficha innominada se saca un poco de espacio, ya que al fin y al cabo es donde tienen los más jóvenes la posibilidad de mostrarse, no hay que olvidarse de eso.

Ojalá salga todo de la mejor manera y podamos llegar finalmente a disfrutar esos Playoffs...

Es lo que todos queremos. Sabemos que lo más importante hoy es la salud pero creo que para todos nosotros lo segundo más importante es el básquetbol y lo disfrutamos muchísimo, así que ojalá que pueda volver para disfrutar del deporte que amamos y de la parte final que es lo que más nos gusta a todos.