España es uno de los paises más afectados por la pandemia COVID-19. Los clubes que integran la Liga ACB se han visto perjudicados por la paralización del torneo, sufriendo un profundo daño en el aspecto económico.

La Liga ACB española es sin lugar a dudas la más importante del territorio europeo y luego de la NBA, la mejor del mundo. La aparición del Coronavirus en el territorio ibérico ha obligado a las autoridades a suspender el torneo, cuando restaban once jornadas para el cierre de la temporada regular. Al no tener una fecha precisa de reanudación de la actividad, varios de los equipos participantes han comenzado a tomar decisiones, sobre todo en el aspecto económico, mientras que otros estudian los pasos a seguir.

Clubes importantes como por ejemplo, Barcelona y Baskonia, han solicitado un ERTE, para que la crisis financiera no afecte tanto las arcas monetarias de la institución. El Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) es un procedimiento administrativo por el que un empresario puede suspender o reducir el contrato de trabajo de sus trabajadores de forma temporal. Los empleados cuya empresa haya realizado un ERTE, no seguirán cobrando su nómina sino que accederán a la prestación de desempleo.

Los catalanes anunciaron el pasado jueves que tanto las plantillas de fútbol y baloncesto, como las del resto de las secciones profesionales del club y el personal no deportivo, habían sido incluidas en la solicitud de ERTE que la junta directiva envió al Departamento de Trabajo de la Generalitat de Catalunya. En varios medios de la ciudad condal se destacaba que algunos de los referentes de las dos principales ramas del club no estaban de acuerdo con dicha medida. Sin embargo, desde el seno de la institución desmienten enfáticamente dicha versión.

Por su parte, Baskonia, club en donde milita nuestra compatriota Jayson Granger, también ha decidido aplicar el ERTE para todos sus empleados. Cabe marcar, que los de Vitoria-Gasteiz integran un grupo al cual también pertenece el Deportivo Alavés, equipo de la primera división del fútbol español. Dicha empresa tiene un total de 766 empleados, siendo por lo tanto una fuente de trabajo muy importante en el territorio vasco. “Debido a la situación excepcional en la que nos encontramos derivada del estado de alarma decretado por el Gobierno, se ha visto obligado a aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo por causa de fuerza mayor para minimizar el impacto económico de esta crisis”. Señaló el comunicado emitido por las altas esferas del grupo Baskonia.

Los otros clubes de la liga española que decidieron solicitar un ERTE son Zaragoza, Fuenlabrada, Manresa y Estudiantes de Madrid. Seguramente, en las próximas horas más instituciones opten por tomar el mismo camino, ya que al no tener los ingresos que tenían pensados y teniendo en cuenta la incertidumbre de cara al futuro, tarde o temprano los problemas financieron van a ir apareciendo. Para cerrar, vale ponderar la actitud de clubes como Valencia o Unicaja Málaga, que le han asegurado a sus empleados que cobrarán lo acordado en sus contratos.