Básquet Total sigue charlando con diferentes jugadores a la espera de que regrese el básquetbol, en esta oportunidad le tocó a una de las uruguayas que está en el exterior, en la NCAA norteamericana, Natasha Dolinsky.

De lo primero que habló la jugadora de la Universidad de Lincoln fue de su apresurada vuelta al país tras enterarse de la pandemia: “Llegué el jueves pasado. El martes en mi universidad nos comunicaron que se iba a seguir con la parte académica online así como en la mayoría de las universidades. El mismo día también me enteré que iban a restringir la entrada al aeropuerto en Uruguay, entonces prácticamente que decidí ahí de un día para otro y me volví. Llegué y me fui directo para el interior, voy a pasar la cuarentena fuera y después volveré a mi casa en Montevideo”.

Luego la base hizo un pequeño repaso de lo que fue su temporada en Estados Unidos: “La verdad que en cuanto a resultados no fue buena, quizá la peor en lo que voy estando allá. Pero rescato mucho positivo en lo personal, puedo decir con seguridad que disfruté y me sentí cómoda en cada partido. La pretemporada allá es larga y es un tiempo clave para afianzarte en el equipo, encontrar tu rol y de qué manera podes sumarle, pude encontrarme en ese sentido y entender que se esperaba de mi exactamente. Con eso fui creciendo mucho en confianza en el correr de la temporada, parte de esto por el apoyo de la entrenadora y mis compañeras siempre”.

“Mi temporada anterior había tenido una lesión en el tobillo que me sacó por tres meses, que como funciona la temporada allá, es mucho tiempo. Me sentía un poco en el debe conmigo misma y este año pude dejar todo eso atrás y me sentí muy bien con eso” dijo Nati con respecto a sus más que correctas actuaciones con la casaca de las Blue Tigers.

También nos contó lo pendiente que está de la Liga Femenina: “Estoy al tanto del básquet acá, más que nada por lo que me cuentan amigas que juegan. Sé que viene creciendo en los últimos años y también hay cada vez más chicas queriendo jugar y clubes apostando a sumarse al femenino, como Marne, club donde yo comencé y noticia que me llenó mucho cuando estaba en Estados Unidos”.

“En cuanto a jugadoras que se están yendo, me parece genial, me alegra mucho saber que más chicas se han permitido esa oportunidad de irse, demuestra la importancia con que ven el básquet y es muy valorable. No es fácil pasar la transición de irse a vivir fuera y todo lo que eso conlleva, principalmente por el hecho de salir de la comodidad, de la costumbre y lo conocido de estar en casa” continuó Dolinsky en relación a la buena cantidad de jugadoras uruguayas que han decidido continuar su carrera fuera de fronteras.

También habló un poco acerca de su futuro, una posible vuelta a la LFB y la Selección: “Volví un poco de improvisto, en principio ahora estaré un tiempo acá en Uruguay y después me volveré para allá. La idea era volver a Uruguay a fines de abril para jugar con Malvín la ventana de Liga Sudamericana y enseguida después sumarme al grupo de la preselección. Ahora que todo es tan incierto, y que no hay seguridad en cuanto a ningún torneo, todavía no he parado a plantearme que haré estando aquí, lo que sí es seguro que estaré entrenado para volver de la mejor manera cuando eso me toque, en algunos meses”.

"No es fácil la situación que el mundo está atravesando, pero es un reto de conciencia y responsabilidad en cada uno. Vi a muchos compañeros sin poder volver a sus casas, más allá de pensar tanto en la cuarentena, valoremos los que tenemos la posibilidad de estar en casa, de estar cerca de los nuestros"  dejó como reflexión Natasha.