La BUA volvió con fuerza, buscando que los jugadores sean más respetados y tenidos en cuenta a la hora de las grandes decisiones de nuestro básquetbol. En una extensa charla con Mateo Sarni hablamos sobre este resurgimiento, sus propuestas y expectativas, los jóvenes en el básquetbol uruguayo y mucho más.

¿Cómo estás viviendo el parate por el coronavirus?

Es un momento duro pero completamente entendible. Creo que lo más bravo para nosotros en Aguada es que habíamos salido de lo que fue la quita de puntos, pelear la reclasificación y en un momento estar complicados para entrar a Playoffs y justo cuando lo logramos y podemos disfrutar de eso para lo que nos preparamos y trabajamos todo el año, que pase todo esto no te deja disfrutar mucho. Sin embargo se entienden perfectamente las medidas, estamos todos de acuerdo en lo que fue parar el campeonato así que debemos tomar las precauciones y seguir los pasos que nos dan desde el Ministerio de Salud Pública.

¿Ves la chance de que se siga o no la Liga?

La verdad que es difícil de saber porque hay que ver como evoluciona, creo que las medidas que se tomaron hasta ahora fueron buenas, el dar un poco de tiempo para ver cómo evoluciona esto acá que creo que va a depender de los cuidados que tengamos todos. Pero lo que nosotros queremos como jugadores obviamente es tratar de agotar todas las posibilidades para que se vuelva a jugar y se termine el campeonato, que sería lo ideal. También entendemos que es una situación que excede al control de todos y que los clubes también quedan un poco de rehenes, así que esperamos a lo que se decida y confiando en que siempre va a primar la salud pero que se van a tomar todas las medidas para tratar de jugar.

¿Cómo te sentiste con el equipo de Aguada esta temporada?

Me sentí bien. Fue un año difícil para nosotros por el tema de la quita de puntos, creo que nos sacó de la situación deportiva en la que debíamos haber estado. Pero personalmente fue un lindo año, logré acomodarme en este Aguada, hubo momentos en los que jugué más otros en los que menos pero creo que en líneas generales lo hice bien. Traté de sumarle lo mío al equipo y también se logró un objetivo, ya que dentro de la situación que pasó entramos a Playoffs, así que estamos muy expectantes por jugar la parte más linda del torneo.

¿Cómo fue el este resurgimiento de la BUA?

Cuando pasó lo de Atenas había un grupo de whatsapp de jugadores de la BUA que no se usaba mucho, y Leandro (Taboada) escribió un poco en ese grupo y no tuvo mucha respuesta. Yo hice una relación de amistad con Leandro cuando jugamos juntos en Nacional, así que decidí sumarme a ayudarlo. Logramos juntarnos en lo de Martín Mayora, estaban los jugadores de Atenas, Pablo Macanskas y Federico Pereiras, además de nosotros. Lo que tratamos de hacer fue hablar con ellos, ver que querían y comunicárselo a la FUBB, que la verdad tuvo una respuesta espectacular. Ricardo (Vairo) nos ayudó en todo y logramos conseguir lo que ellos querían por lo que ahora todos pueden continuar su carrera deportiva en El Metro. Ahí fue la primera parte y de ahí vimos ciertas cosas estructurales que había que hacer, que son las que estamos haciendo ahora, las cuales van a ayudar a que el gremio se consolide un poco más, pero esa situación de Atenas fue el arranque de lo que es la nueva directiva.

Parece ser una BUA mucho más representativa ya que a las fichas nacionales se sumó la representación de los jóvenes justamente contigo, así como la representación del Femenino.

Fue una de las primeras cosas que hablamos con Leandro, creo que era un debe que teníamos. La Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales también tiene vinculado el fútbol femenino. Así que decidí hablar con Sabina (Bello) con la cual tenía un conocido en común que me pasó el teléfono, y la verdad que se copó con la idea al igual que Josefina (Rivera). Ambas nos ayudan un montón, siendo de lo más importante del gremio hoy en día, hicimos un par de reuniones y ahora ya estamos en contacto con la presidente de la Liga Femenina de Básquetbol (Gloria Daners) para plantearle algunos temas, al igual que pasa en el masculino y desde nuestro rol tratar de dar ciertas ideas que creemos pueden hacer mejor a la gestión de la ligas.

Además la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales les brindó un gran apoyo en este arranque…

Ya había habido reuniones entre la BUA y la MUFP, pero ahora con la directiva nueva nosotros nos juntamos y la verdad que el apoyo fue increíble. Nos guiaron, nos prestarnos el lugar, el abogado y escribano, creo que a ellos también les gustó ver un gremio que estaba emergiendo, que venía de abajo así como también les pasó a ellos. Además de todo lo que pasó en la Mutual, hoy están ellos y están haciendo un trabajo magnífico. Así que el agradecimiento por la ayuda que nos dieron para acelerar los procesos es imposible de poner en palabras.

Siempre se habló de que a la BUA le faltaban referentes, pero hoy por hoy ya no parece ser tan así, incluso contando con uno de los referentes de la selección como lo es Bruno Fitipaldo.

Creo que ese era otro de los debes, necesitábamos grandes referentes. Como también tenemos a Federico Martínez, el dejó de jugar pero sigue yendo a las reuniones, habla con la FUBB todo desde el lugar de un ex-jugador y creo que eso también es importante. Creo que hoy tenemos a casi todos los jugadores de Liga asociados e interesados también en lo que estamos haciendo, pero el caso de Bruno (Fitipaldo) es excepcional. Desde el primer momento, estando incluso en otro país, se interesó, nos comunica cosas, todo el tiempo nos está pasando información de allá, hablando por el tema de la Selección que le interesa mucho y que seguro en este año y en el próximo cuando nosotros estemos más estables vamos a tratar de gestionar un poco mejor algunas cosas. Bruno es un fenómeno, es un crack que está a otro nivel pero primero es una gran persona, un ejemplo y un verdadero referente para todos.

Fueron unos meses de mucha actividad, sobre todo con lo que fue el tema de aquel conflicto en Nacional y también el tema del Metro que cambió sus fichas.

Lo de Nacional fue tratar de solucionar desde la comunicación, la verdad que el presidente de Nacional tuvo una actitud perfecta, nos planteó la situación nos dijo que él estaba tratando de solucionarla pero creo que nosotros además de apoyo a los jugadores les dimos el sentir que alguien estaba ahí para ellos y preocupado por ellos. Se terminó dando que se fijaron plazos para pagar los sueldos y hoy creo que ya están al día y está lindo porque te sentís útil. En lo del Metro aún no se han votado las cosas que pedimos, se cambió muy drásticamente el campeonato dejando afuera muchos jugadores y también limitando un montón algo que todavía queda por votarse, y ojalá salga, que es la posibilidad de que los Sub 21 puedan jugar sin ocupar ficha en el Metro. Porque es muy difícil conseguir tu primer Metro como ficha cuando recién salís de juveniles y no te podés mostrar porque en primera tenés muy poco lugar. Hoy por hoy no hay ningún jugador de esas características contratado. Además de que limita un montón tu crecimiento, porque si no jugás el Metro es casi imposible que el cuadro de Liga te tenga en cuenta para el próximo año. Por ejemplo Manuel (Mayora) no hubiera arreglado en 25 de Agosto con este formato y hoy es un jugador de Liga que está siendo titular por lo que creo que no está acaparando lo mejor para el básquetbol y también está dejando afuera muchos jugadores de Metro y DTA porque el límite de fichas es muy chico.

¿Cómo vez la posibilidad de que se juegue Liga, Metro y DTA en simultáneo?

Sería lo ideal, porque abriría el abanico para más jugadores, además de que haría un campeonato de Metro más largo. Pero igualmente creo que hay que entender los dos lados. Creo que hoy, teniendo más conocimiento de lo que pasa, también hay que ver la situación que están los otros clubes. Por poner un ejemplo la nueva ficha innominada nacional hace que jugadores jueguen los 12 meses, creo que no está bien deportivamente ni es lo mejor para el básquetbol, porque el rol y el dinero sigue yendo para los mismos jugadores, pero a la vez ayuda y levanta el nivel del torneo. Por ejemplo, el Enano Martínez haría que Colón venda el doble de entradas seguramente. Entonces hay que evaluar todo y gestionar algo para que sea viable para todos los equipos, no es que nosotros seamos los buenos y los otros los malos pero si dar el espacio. Más que nada lo de los jugadores jóvenes creo yo que los casos de los jugadores que terminan formativas y no pueden jugar el Metro porque no tienen nombre ni espacio por ende los cuadros no los contratan limita un montón las posibilidades de seguir, porque vos seguís jugando el sub 23 pero no jugás ni el Liga ni en Metro entonces terminás priorizando otras cosas porque tenés que seguir viviendo y nunca te podes ver a vos como un profesional que es lo que todos queremos.

¿No puede ser útil armar una Liga Sub 23 poderosa donde los jugadores se puedan mostrar?

Sería lo ideal, pero es difícil en el sentido que si este año haces esa liga los grandes jugadores van a estar en el Metro. Entonces es difícil compensar, porque puede haber un jugador que haga 35 puntos en todos los partidos de Sub 23 pero en los demás cuadros no van a estar los mejores jugadores por lo que no va a tener la chance de competir, mejorar y crecer contra jugadores que sean de un nivel similar o superior a él y tampoco va a destacar tanto porque se va a decir que en el otro cuadro faltaban los mejores. Yo creo que habría que hacer una reestructuración de toda la temporada, teniendo en cuenta todas las variantes y eso es lo que queremos hace con la Federación, hacer una comisión entre todos para generar este calendario y buscar el mejor posible, el cual no creo que sea con el formato que tiene ahora.

¿Puede ser una opción el calendario de Argentina?

Sin lugar a dudas creo que hay varias cosas para copiar ahí. También buscar acoplar al básquetbol del interior, la Liga de Mercedes por ejemplo es una liga muy fuerte, por lo que habría que buscar la forma de meter a todo el interior en un formato que quizá primero se juegue por regiones y luego se hagan instancias definitorias donde se ayude a los equipo a viajar y tratar de así integrar a todo el país. Cuando nos reunimos con algunos entrenadores, Pablo López planteó una idea de este estilo. Son de las cosas que tenemos que hablar, y lo más importantes es que desde la Federación nos están dando el espacio para hacerlo.

Básicamente lo que planteas es que el básquetbol uruguayo pase a ser verdaderamente uruguayo…

Sería lo ideal. Argentina es mucho más grande que nosotros y lo hace, obviamente hay que gestionar todo lo que sean viajes y demás pero se podría. Ya sea con el sistema regional o por ejemplo hacer un viaje y jugar días consecutivos ahí. Pero hay que buscarle la forma para abrir el básquet a todo el país y ampliar las posibilidades para más equipo y jugadores.

Se los ve muy activos en redes sociales, cerrando convenios y otro tipo de acciones. ¿Qué se viene en la BUA?

Ahora que tenemos este parate estamos tratando de terminar todo lo que es estructura. Estamos cerrando varios convenios, los cuales tienen como finalidad darle facilidades a los jugadores puedan tener espacio donde desarrollarse profesionalmente. Y la verdad que las empresas y demás fueron siempre súper generosas, solidarias, abriéndonos espacios y creo que va por ese lado, encontrar la solidaridad de todos y ver que lo nuestro va más allá de las decisiones tomadas con el caso Nacional o Atenas y lo que nos va a dar más espacio y más fuerza a largo plazo va a ser la estructura para soportar los momentos en los que no pase nada y la gente siga viendo al gremio como algo importante y cambie la cultura del gremio. También estamos trabajando en la página web que va a salir de dentro de poco, donde Nicolás Castrillón -el hermano de Diego- no dio una mano tremenda, facilitándonos un montón. Y lo último es el tema entradas, ya que le pedimos a la Federación que cada jugador tenga una entrada gratuita para el partido en que compite, la cual puede ser entregada a la persona que elija. Primero que nada porque es un derecho básico para los jugadores, mismo pasa para los partidos que son sin hinchada visitante, que capaz que un familiar no puede ir. Además facilitaría mucho el tema de cobro de la cuota social, que hoy por hoy es necesaria para que la BUA pueda funcionar.

Hiciste un camino distinto al habitual, ya que te destacaste en Larrañaga jugando DTA y luego Metro desde muy joven. Pero desde tu visión, ¿Por qué los jóvenes no tienen espacio en la Liga?

Creo que pasó en muchísimo casos que cuando se da el espacio, los jóvenes demuestran estar prontos, pero también se limita ese espacio por momentos. Yo creo que este año, por poner un ejemplo, el caso de Facundo (Terra) es un caso especial, porque es el base titular sin que haya una ficha que lo tape, e hizo un Liga notable, así como Manuel (Mayora) también incluso teniendo una ficha en su posición. Es algo que pasa seguido, y no sólo con los clubes sino hasta con los árbitros. Por ejemplo en el clásico quizá recuerdan una jugada en que le robo un pelota al Enano Martínez y el me hace un foul, pero no lo cobraron. Capaz si se cobraba esa falta y yo metía los dos libres jugaba cinco minutos más, pero no fue así y como a mí le pasa a la gran mayoría que nos “botijean” en jugadas. Es una suma de cosas que hace que a los jóvenes se nos haga difícil, pero yo creo que a la larga -lamentablemente a la larga- y con trabajo se terminan dando las oportunidades y si uno está pronto le va a ir bien. También pasa que hay jugadores que acá juegan poco, se van y son titulares en Argentina porque ahí no los tapan y tienen confianza en ellos. Es difícil viéndolo de nuestro lado porque a veces te chocas con cosas que te limitan, pero lo importante es seguir entrenando, seguir mejorando, porque la oportunidad va a llegar en un momento y hay que estar preparado.

Algo muy similar nos dijo Germán Fernández y una frase importante fue “Si no juegan nunca están prontos y siempre van a ser promesas”…

Es una gran verdad. A mí me pasó el año pasado en Nacional que supe tener una buena temporada, con muchos minutos. Justo el base titular (Germán Silvarrey) se lesiona el primer partido y juego en los primeros cinco partidos 40 minutos y ganamos los cinco. Me acuerdo que en el sexto entré de titular, jugué cuatro minutos y salí, ese partido perdemos y al otro vuelvo al banco. ¡Y eso fue con un DT que me conoce y me tiene muchísima confianza! Entonces se termina haciendo más difícil, porque si te dejan jugar y rendís está todo bien, pero también sabes a la mínima te sacan y eso lo hace complicado. Es como algo cultural donde no se da el espacio para hacer cosas, pero creo que también está en nosotros el entrenar y seguir demostrando en los espacios que tengamos.