Invertir en mejorar la estructura edilicia siempre es importante y está vez le tocó a Auriblanco, quien en medio de toda la incertidumbre nos dio una buena noticia.

El nuevo piso del papal ya es una realidad, tras mucho esfuerzo la gente del barrio Bella Vista podrá disfrutar de un lujoso piso flotante.

Tras años de esfuerzo la gente del Auri tomó la decisión de poner manos a la obra y cambiar ese clásico hormigón por bonitas tablas, continuando con las mejoras que venían haciendo a su gimnasio en los últimos años.

El equipo tendrá que acostumbrarse a no tener esa “ventaja” del piso duro, pero sin dudas el orgullo del barrio es mucho mayor y -no bien se pueda- lo estrenará de la forma que merece.