Agustín Ubal conversó con Básquet Total desde Barcelona, contando cómo se vive la pandemia del coronavirus desde el viejo continente, además de algo sobre su presente y futuro cercano.

El joven blaugrana resumió cómo ha vivido el último tiempo: “Fue un mes muy difícil, más que nada porque se cortaron las clases y los entrenamientos, cerraron la residencia por prevención ya que había mucha probabilidad de contagio. Sigue siendo todo complicado porque la pandemia sigue creciendo”.

Viviendo en un hotel desde el cierre de La Masia el joven de 16 años habló de la importancia de la familia en este período: “Por suerte estuve todo el mes anterior con mi padre y este con mi madre, ellos fueron fundamentales para contenerme y quedarme con alguien porque en estos momentos siempre está bueno tener algún familiar cerca”.

Agustín nos contó cómo ve una ciudad muy distinta a la habitual: “Barcelona en estos momentos está bastante despoblado, no porque no haya gente sino porque están cumpliendo la cuarentena a rajatabla. El gobierno y la policía son muy estrictos con esto, y se sabe que si no se cumple se va a contagiar cada vez más gente”.

“Por más que nosotros seamos jóvenes y parezca que la cuarentena no sirve de nada porque no nos va a pasar nada, hay que pensar en nuestros abuelos, en los abuelos de otras familias, en gente con patologías. Es un tema muy difícil, hay que tomar cuidados y seguir las indicaciones que dan los ministerios de salud para poder vencer al virus” continuó diciendo Ubal, una vez más demostrando la madurez que lo caracteriza no sólo dentro sino también fuera de la cancha.

Una de las mayores dificultades es la imposibilidad de poder entrenar, y a eso también se refirió el base: “Fueron días muy difíciles porque a mí me gusta entrenar mucho, a veces me pongo muy obsesivo con eso, y se me hizo difícil entrenar en la habitación como estuve haciendo. Los preparadores físicos del Barcelona nos armaron rutinas que se adaptaran a una habitación o una casa común, sin pesas, sin instalaciones para entrenar”.

“La venimos llevando bien, lo importante es no perder la forma física que se logró en todos estos meses, por eso intento hacer lo máximo posible para que cuando vuelva la actividad esté al 100%”. También le consultamos cómo está ocupando el tiempo libre hoy día: “Netflix me tiene atrapado, me consume muchas horas. Es lindo también poder despejar un poco la cabeza”.

Agustín está viajando hoy hacia Montevideo, especialmente considerando que los hoteles están cerrando sus puertas también. Nos habló sobre la expectativa que hay para las próximas semanas: “Sabemos que no va a llevar 15 días, hay que tener paciencia, lleve un mes o dos, o incluso se puede suspender la temporada. Todo puede pasar. La ACB se estiró a mayo, otras ligas no se sabe si se van a jugar, mismo la NBA. Acá es igual, no sabemos cuándo vamos a retomar los entrenamientos. Se fijó un plazo de 15 días, pero ya se sabe que en ese tiempo no va a volver la actividad normal”.

Para terminar, nos dejó un mensaje sobre cómo encara él toda esta situación: “Con optimismo y ganas de estar de nuevo en cancha, que lo extraño muchísimo y es lo que más me gusta”.